LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

MARCIA SCHVARTZ, UNA PINTORA QUE NO SE CALLA NADA

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 9, 2006

Un cuadro puede tener mucho valor o ser un cacho de tela”

Presenta obras de su período 75-84. Y dice que en el arte abunda el facilismo.

MARCIA, DE BARRACAS. Schvartz en su taller. Desde hoy sus viscerales obras se ven en el museo Sivori. (P. Mateos)

 

Un cuadro puede tener un gran valor o puede ser tan sólo cacho de tela. Una vez, en Barcelona, encontré un cuadro mío tirado en la calle”, dice sin rencores Marcia Schvartz desde su taller poblado de retratos. Hoy se inaugura en el Museo Sívori una muestra que recogen algunas de las pinturas que realizó entre 1975 y 1984, entre Buenos Aires y Barcelona. Obras que, dirá Schvartz, ” son las tripas de mi arte” y que ilustran el flamante libro Pintora joven.

“Discépolo la hubiera amado”, ha dicho Carlos Gorriarena. Pavada de definición que termina de definir Laura Malosetti Costa: “la mirada de Marcia Schvartz se fija en los bordes, su atención privilegia a los habitantes de los márgenes de la sociedad”.

—¿Cómo fue pintar en ese contexto social y político?

—La pintura fue mi soga, yo intentaba desesperadamente reflejar lo que estaba pasando, porque entiendo que esa es la tarea de un artista. En esa época toda mi investigación pictórica estaba orientada a ver dónde estaba parada, pintaba todo tratando de entender. Las primeras pinturas son salvajes y luego hay toda una autodisciplina. Eso fue lo que me salvó de los momentos duros, del exilio y de la muerte de mis amigos.

—¿Fue difícil rastrear los cuadros de esa época?

—Fue rarísimo porque me puse en contacto con gente que había dejado de ver, gente que pensaba que tenía obras mías y que de repente no la tenían más. Pasan cosas extrañas con las pinturas, por un lado tienen un valor enorme y al mismo tiempo pueden no tener ninguno. Algunas obras aparecían casi solas, como si hicieran fuerza para volver. Muchas estaban guardadas en una planera que para mi era un enorme agujero negro, en mi cabeza la planera tenía el tamaño de toda la casa porque en ella estaba toda mi vida, un período que me marcó fundamentalmente.

—¿Qué sensaciones le dio, a su regreso, una Argentina que estaba saliendo de un largo silencio?

—Fue raro y fue lento. Artísticamente pasaron cosas interesantes. Nosotros empezamos a trabajar en el Recoleta. Teníamos ese espacio. El Bellas Artes era de Glusberg, pero el Recoleta era tierra de nadie y se estaba gestando así que nos dejaron entrar para que el lugar funcionara. Cuando empezó a funcionar, claro, nos mandaron a la mierda.

—¿Cómo ve la pintura joven actual? ¿Cree que hay un ámbito para su desarrollo?

—Creo que hay un salto generacional enorme. Yo tengo una visión muy definida de la pintura, mi pintura es lo que soy. Ahora la visión de los jóvenes es otra, por eso dejé de enseñar, porque sentía que de alguna manera estaba condenando a mi alumnos. Yo creo que uno tiene que trabajar con las vísceras, pero los pibes ahora tienen la cabeza en el mercado. Algunos de mis alumnos terminaron haciendo pompas de jabón, videoarte. Y yo me preguntaba, ¿para esto les enseñé a dibujar? El otro día el escuché decir a alguien que el dibujo ya fue. Es increíble, el dibujo es la base, es el alma del artista, es el soplo. Lo que pasa es que ahora hay toda una estética que pasa por otro lado, que pasa más por el uso de la tecnología.

—¿Cree que eso influye en que la Argentina no envíe pintura a las Bienales?

—Claro, es porque se persigue una idea de arte muy internacionalista, conceptual, dicen. Hay que entender que el arte es trabajo, mucho trabajo. Ahora eso pasa por un costado y hay cierto facilismo al que se le llama democratización.

Schvartz básico

BUENOS AIRES 1955. PINTORA

Estudió dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano”. Pasó por los talleres de Ricardo Carreira, Aída Carballo y Luis Felipe Noé. Sus obras se exhibieron en los grandes museos y galería de la Argentina. Ganó, entre otros, el Premio a la Creación Artística del Fondo Nacional de las Artes (1999).

2 comentarios to “MARCIA SCHVARTZ, UNA PINTORA QUE NO SE CALLA NADA”

  1. Genial!!!!la obra de Marcia es genial.Me encanta y lo que dice es asi.es una maesta.
    un beso grande para ella.!!!!!
    anibal

    ADMINISTRADOR: Gracias Anibal por tu comentario y participación, es como tú dices una verdadera maestra. Saludos

  2. julieta buscetti said

    la vi en una nota en la tele… esta mujer es una grande de la vida… una grande

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores

%d personas les gusta esto: