LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

De Angeloz a De la Sota, ¿se repite la historia?

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en mayo 6, 2006

GRISELDA A. BALDATA

Dirigente ARI CORDOBA

Cuando José Manuel de La Sota, después de una militante y reconocida perseverancia logró alcanzar el tan anhelado resultado electoral que le permitió conducir, a partir de 1999 los destinos de Córdoba, era imposible aventurar cómo transcurrirían sus últimos meses de gobierno, aunque las primeras medidas de gestión, fundamentalmente el modo de su relación con los cordobeses permitían ya visualizar que caminaría tranquilo hacia un segundo período.
Demostró inmediatamente una clara obsesión de diferenciarse en un todo de su antecesor, Ramón Mestre. Sentado cómodamente en un sillón que le dejó como herencia un equilibrado estado financiero con un importante margen para el adeudamiento, y sabiendo cuánto rédito podría traer una relación muy diferenciada a la tensa y traumática que mantenía el caudillo radical con los cordobeses, no escatimó esfuerzo ni recursos en diseñar una impresionante política marketinera, (capaz de despertar envidia de cualquier gobierno demagogo y populista), donde la facturación de las agencias de imagen, publicistas, consultoras y especialistas en el tema, no sólo fueron y son escandalosas, sino imposibles de determinar.
Y si bien es cuestionable desde donde se lo mire, a De la Sota le dio muy buen resultado.
A pocos meses de haber comenzado a conducir los destinos de la provincia, el gobernador tenía una imagen positiva altísima y quienes tenían la valentía de ser críticos de su estilo y gestión, sentían la incómoda sensación de no estar ubicados correctamente en el escenario político cordobés.
Apegado a las peores prácticas del clientelismo político, supo diseñar para su implementación, una refinada estrategia que confundía y seducía a la mayoría. Ensayó una línea discursiva de transparencia y renovación de la política creando dos instrumentos interesantes (si hubieran funcionado correctamente) como el ERSEP y la Fiscalía Anticorrupción.
El primero nunca cumplió con su rol. Integraron el directorio amigos del poder o dirigentes de sus filas y desde su creación funciona con un representante menos de la minoría claramente opositora al gobierno, el lugar que le correspondió en su momento al Frepaso y hoy al Juecismo nunca fueron cubiertos, y la fiscalía anticorrupción, cuando quiso investigar en serio, lisa y llanamente desapareció.
Pero el impresionante y costoso despliegue propagandístico lograba desviar la atención hacia otro lado…. Eran, por cierto otros tiempos… Hoy, a pocos meses de entregar la provincia a un sucesor que nada garantiza sea de su entono político, son insuficientes los esfuerzos para seguir ocultando los fracasos de una gestión que comienza a transitar su últimos tramos sujeta a una fuerte dependencia de los recursos nacionales, y dependerá de los humores e intereses de Kirchner el seguir recibiendo mensualmente los jugosos subsidios que vienen del Estado nacional.
Sobran las razones para reprocharle a De la Sota que ha demostrado incapacidad de generar políticas de estado claras y definidas, capaces de afianzarse en los ocho años de gobierno y que garanticen a los cordobeses la solución de sus problemas estructurales. Fue extremadamente hábil para producir hechos impactantes y gestuales y durante los primeros años de su gobierno manejó con soltura la agenda política de la provincia, favorecido por la inexistencia de una fuerza opositora que ejerciera un control de gestión creíble y con alternativas superadoras a las pobres y mediocres medidas diseñadas por ministros que, salvo escasas excepciones, ocuparon cartera por ser fieles amigos de políticas y negocios pero que en la gran mayoría de los casos se caracterizaron por la falta de idoneidad, jerarquía profesional o reconocido prestigio dentro de las áreas que les tocó o toca gestionar.
Fueron varias las medidas que provocaron un fuerte impacto y que le garantizaron transitar buena parte de sus primeros años sin sobresaltos y disfrutando con tranquilidad de ese romance que le permitió disimular los aspectos negativos de su gestión, y que, aún cuando obvios, pasaran desapercibido para el colectivo social, o incomprensiblemente, éste asumiera una notoria actitud de indiferencia.
Es imposible olvidar con que descaro publicitaba la ley del “estado transparente”, y simultáneamente se acumulaban denuncias por actos de corrupción, o al menos por una clara y manifiesta falta de transparencia protagonizadas por su entorno más íntimo, que se contradecían en un todo con el demagogo articulado de aquella ley.
¿Cuál sería hoy, la reacción de la gente frente a aquel vergonzoso episodio protagonizado por la esposa del gobernador y secretaria general de la gobernación ingresando ilegalmente los Lecop de Chile, demorada incluso por las autoridades del vecino país?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: