LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ARI CÓRDOBA

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en julio 8, 2006

UN LEGADO DE HONRADEZ QUE TRASCIENDE LO PARTIDARIO Seguramente llamará mucho la atención que al haberse cumplido 40 años del golpe militar que derrocó a Don Arturo Illia, quien escribe esta nota y pretende homenajear aquella enorme figura de honradez, aunque militante política, no sea precisamente una persona enrolada en las filas del centenario partido. No obstante ello, quienes creemos mucho más en las conductas de las personas que en sus camisetas partidarias no podemos dejar pasar la oportunidad de rendir un homenaje a quien fuera uno de los presidentes más lúcidos, más honestos y más progresistas de los últimos años en nuestro país. Razones estas por las cuales, a mi humilde entender, se decide pergeñar el golpe y definir su estrategia, comenzando por crear “las condiciones” que le dieran sustento social al mismo. No debemos olvidar que, paradójicamente, el golpe tuvo un amplio consenso social, no sólo fue apoyado por las minorías más reaccionarias de la comunidad sino por los sectores empresarios, por la mayoría de los partidos políticos e incluso por grupos de extrema izquierda. Debemos alguna vez hacernos cargo como sociedad de estos errores. No pretendo hacer aquí un análisis del escenario político, económico y social de aquel momento. Sólo para situarnos en ese tiempo, recordar que a Illia le tocó gestionar en un país donde las internas en las FFAA habían arrojado como resultado la preeminencia de los grupos más duros y menos democráticos que no tardaron en manifestar una indisimulable antipatía por el Presidente. En los sectores sindicales, dirigidos mayoritariamente por peronistas, las peleas por espacios de poder y por atribuirse la representación de su líder exiliado en España, llevaron a situaciones de extrema conflictividad en el sector como quedó registrado con las violentas disputas entre Augusto Vandor y José Alonso, (con muertes de por medio) generando irresponsablemente un enrarecido clima de protestas generalizadas, donde, por supuesto, lo que menos estaba en juego era la defensa de los trabajadores. Sumado a esto, algunos atentados de la incipiente actividad guerrillera y las marcadas discrepancias hacia el interior de su partido (recordemos las profundas diferencias ideológicas que mantenía con la línea conservadora representada por Balbín y Zavala Ortiz, con muchos de sus dirigentes ocupando lugares estratégicos dentro de la heterogénea composición de su gabinete) fueron factores que no operaron precisamente a su favor. Acuerdo, en términos generales con los principales lineamientos de su gestión: las medidas tomadas en defensa de los recursos naturales estratégicos, su concepción nacionalista, el respeto irrestricto por las instituciones democráticas, el rechazo a las imposiciones del FMI., y por supuesto el concepto que tenía el Dr. Illia de la escuela pública y de su defensa frente a la “innovadora” corriente que sostenía la “libertad de enseñanza” que con el correr de los años se materializó en un marcado retiro del estado nacional en educación. Pero no es precisamente hacer un análisis de su gestión lo que me motiva a escribir este artículo, ni tampoco reflexionar sobre lo que significa el quiebre del orden constitucional producto de los golpes de estado en Argentina y la adhesión que estos encontraban en vastos sectores de la sociedad. Lo que pretendo es rescatar la conducta no sólo en su vida particular sino y fundamentalmente de su practica en el ejercicio de la Función Pública. Su compromiso permanente con la verdad. La conducta como actitud rectora de su vida, y su traslado a la gestión como funcionario. Illia no necesitaba exteriorizar en el discurso su comportamiento ético, “La honestidad no se predica, se practica”, solía decir. Hoy, al momento de hacer una valoración política de un dirigente, generalmente se apela a las “capacidades” que demuestra para la “negociación”, para los “acuerdos”, para la cooptación de dirigentes de otros partidos, se valora la eficiencia que manifiestan para “borocotizar” a diputados flanes cuando se necesitan votos. La sociedad no se cuestiona ni se pregunta de donde salen los recursos utilizados para estar permanentemente en campaña, para las interminables y costosas propagandas políticas, hoy no nos preguntamos quien financia las escandalosos cifras que se gastan en la instalación de candidatos. Hoy, azorados, escuchamos a muchos politólogos, analistas, consultores referirse a estas prácticas y asociarlas a una “extraordinaria manera de ejercer el poder”. Y, en el postergado debate sobre la Reforma Política, (se instala unos meses antes de cada elección y pasadas las mismas se lo archiva hasta la próxima) no se habla de La Ética Política, de la Ética como instrumento director de todas las acciones en la gestión pública. Y ha quedado tan materializada la actividad política, es tan fuerte la asociación de la política a los negocios que aparece como lógico considerar como “utópica” o “testimonial” toda acción de militancia orientada con aquel fin. Por supuesto que ser honesto no es suficiente al momento de gestionar, es necesario hacerlo con eficiencia, eficacia y compromiso, pero debemos recordar, las expresiones de un periodista cordobés radicado en Bs.As. desde hace ya tiempo que, reivindicando aquella gestión decía: “El Golpe contra Illia vino por lo que hacia, no por lo había dejado de hacer” Quienes militamos en política y pretendemos hacer de ella una realización personal que dignifique y no avergüence tenemos que asumir el compromiso de rescatar figuras como la de Don Arturo Illia, independientemente del espacio político en el que nos encontremos. Seguramente este humilde médico cordobés no es el único que ha hecho de la función pública un ejemplo de conducta a imitar, seguramente hay muchos hombres y mujeres que han sido probos y honestos en su gestión, pero la verdad que recordarlo es un bálsamo de frescura y esperanza del que sería un absurdo privarnos. Prof. Griselda Baldata Ex senadora pcial-Dirigente del ARI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: