LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Escribe Roxana Sanda

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en agosto 13, 2006

Brasil

Por un servicio de salud pedagogico

Fátima Oliveira, escritora y dirigente feminista brasileña, autora de la novela La hora del Angelus –que recrudeció el año pasado su histórico enfrentamiento con la jerarquía católica–, hace foco en la violencia que el juicio moral impone: “Para la mujer que quiere abortar es muy difícil andar con la cabeza erguida en su medio, sobre todo en culturas sociales con un discurso religioso muy fuerte, que sobrevaloran la maternidad”.

–¿Qué ocurre con el acceso al aborto en los servicios especializados de los hospitales de Brasil?

–El aborto constituye una importante causa de discriminación y violencia institucional contra las mujeres en los servicios de salud, que se traduce en las demoras en su atención, la falta de interés por escucharlas y la discriminación explícita en palabras y actitudes condenatorias. El Hospital de Clínicas de Minas Gerais, donde trabajo, atiende los abortos previstos por ley, como en casi todos los países de América latina, en caso de estupro o si está en riesgo la salud de la gestante. Sin embargo, siempre digo que la mujer que llega al hospital debe estar acompañada para garantizar que reciba un trato humanizado, porque la discriminación contra ella va desde los porteros hasta el médico que vaya a atenderla.

–¿Esta violencia está asociada a algún caso en particular?

–Ocurre tanto con víctimas de violencia sexual como en casos de aborto incompleto. Porque no basta con tener el servicio correspondiente o la presencia de profesionales dispuestos a realizar la intervención. Para que las prácticas abortivas previstas en la legislación funcionen es necesario bregar por un servicio de salud de carácter pedagógico, educativo, que desmoralice los planteos de la Iglesia católica.

–¿Cuál es la realidad de los servicios de aborto que funcionan en los hospitales brasileños?

–Recién avanzados los setenta, los movimientos feministas lograron que el tema involucrara a la sociedad, hasta que en 1985 la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro aprobó el proyecto de ley que aseguraba una red pública de salud de acceso al aborto. Pero esto se concretó cuatro años después, con la creación del primer servicio público para atender casos de aborto no punibles en el Hospital de Jabaquara, en San Pablo. En la actualidad funcionan unos sesenta, y si bien la Iglesia no puede impedir que existan, dentro de las maternidades los médicos del equipo de aborto son llamados aborteros y discriminados por sus colegas. Son muchos los casos de médicos que llaman a la policía para denunciar a mujeres que llegan con abortos mal hechos o recurren a la Justicia para consultar por casos que se encuadran perfectamente en la ley.

–¿Cómo se plantean los escenarios de debate social y legislativos sobre todo este año, a meses de las elecciones presidenciales?

–En Brasil hay un debate muy polarizado y escasa conciencia desde los sectores de decisión, teniendo en cuenta que la mortalidad materna es de 260 por cada 100.000 nacimientos. Se calcula que de 1995 a 2000 fueron efectuados 10 millones de abortos, la mitad de los partos del mismo período. La criminalización del aborto encuentra adhesiones multitudinarias en celebraciones como el día del no nacido, una estrategia mundial de la Iglesia. Pero tambiéntiene sus arietes en el Congreso, con un centenar de legisladores conocidos como “la bancada de Dios”. La frutilla de la torta es la principal candidata presidencial de la oposición, feminista de izquierda, fundadora del Partido de los Trabajadores (PT), expulsada por oponerse a la política económica conservadora de Lula y antiabortista declarada: la senadora Heloísa Helena Lima de Moraes, del Partido Socialista y de la Libertad (PSOL). En un debate por la despenalización del aborto dijo que “no hay nada más primitivo que el aborto”. Aunque cueste creerlo, los más activos oponentes contra el derecho al aborto son los “petistas” ligados a la Iglesia. Ese es el escenario actual.

–¿Cómo están parados los movimientos de mujeres y la intelectualidad feminista de Brasil frente a esta circunstancia?

–Con arrogancia. La cuestión del aborto se está convirtiendo en una discusión entre nosotras. Todas esas ideas de avanzada no logran acercarse a la sociedad. Es necesario evaluar otras formas de acercamiento y alianzas

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: