LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ARI RABINOVICH: TEMA ANTENAS

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en agosto 24, 2006

Preocupación de ciudadanos, Defensoría y legisladores por radiaciones de antenas

Las radiaciones de antenas instaladas en esta ciudad, muchas de ellas utilizadas para telefonía celular, se transformaron en una de las principales preocupaciones de ciudadanos, diputados y defensores porteños, que reclamaron mayor control ante posibles riesgos en la salud.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad recibió reclamos de 33 vecinos que alertaron sobre la instalación de antenas en sus barrios, por lo que reclamó al gobierno porteño un «estudio epidemiológico extenso» en la población y registrar la fecha de apariciones y afecciones oncológicas.

«En la Ciudad de Buenos Aires existe polución ambiental electromagnética originada por Radiaciones no Ionizantes (RNI)», concluyó la Defensoría en la resolución del último mes.

A diferencia de las ionizantes, las RNI son radiaciones del espectro electromagnético que carecen de energía suficiente para ionizar la materia, es decir, modificar la estructura celular.

Sin embargo, la preocupación se basa en que algunos estudios privados mostraron que las RNI ejercen efectos biológicos sobre el cuerpo humano, aunque resulta controvertido afirmar que sean agentes cancerígenos directos.

Fuentes médicas sostienen que la emisión de radiación puede producir cambios eléctricos en la membrana de las células del cuerpo, alterando los flujos de iones, sobre todo el calcio, lo que puede tener efectos biológicos importantes.

Por eso, en una resolución firmada semanas atrás y a cuyo texto tuvo acceso DyN, la titular de la Defensoría local, Alicia Pierini, cursó una serie de exigencias a la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y al jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, a quien pidió informar a la población sobre el tema.

Las denuncias recibidas por el organismo se resumen en la preocupación de los vecinos por la velocidad con la que se erigen las estructuras, la falta de datos acerca de sus responsables y la información vaga y contradictoria que se posee sobre el riesgo para la salud de las personas.

Por eso, la Defensoría y legisladores porteños de tres partidos políticos consideraron que debe aplicarse el principio precautorio del artículo 4 de la ley General del Ambiente (25.675), especialmente sobre dos variables: la densidad de energía y el tiempo de exposición a las radiaciones.

El diputado de la Ciudad por el ARI, Alejandro Rabinovich, que integra la Comisión de Salud del Legislativo local, ratificó en diálogo con DyN que si bien «se trata de un tema altamente controvertido», deben tomarse medidas preventivas.

«Frente a la posibilidad de un daño grave o irreversible, la ausencia de datos científicos no debe ser empleada para evitar la adopción de medidas que frenen la contaminación ambiental», recomendó Rabinovich, al parafrasear el texto de la ley 25.675.

Con similar argumento la Defensoría del Pueblo local pidió a la CNC un «relevamiento exhaustivo de las instalaciones radioeléctricas» del país, pero particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, a fin de detectar la presencia de emisoras clandestinas y ordenar su clausura y desmantelamiento.

Y solicitó a Telerman que «promueva la revisión y actualización del Código de Planeamiento Urbano (CPU) en lo que se refiere a la contaminación del medio ambiente de la Ciudad originado por Radiaciones», según el texto.

El reclamo es coincidente con la petición del diputado macrista Daniel Amoroso, vocal en la Comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Legislatura porteña, quien afirmó a DyN que «es absolutamente necesario realizar un relevamiento sobre la instalación de las antenas».

«Por lo pronto, en la Ciudad debemos obligar a remover las ya colocadas en cercanías de escuelas, clubes u hospitales, si es que no cuentan con la autorización pertinente», dijo Amoroso.

Las recomendaciones de la Defensoría también encontraron eco en el diputado socialista Norberto La Porta, quien opinó que «las antenas por las que circulan grandes volúmenes de ondas de cualquier longitud del espectro electromagnético producen alteraciones nerviosas y otras derivaciones para la salud».

El integrante de la Comisión de Legislación General y del Trabajo de la Legislatura porteña aseguró a DyN que presentó un proyecto «para solicitar el retiro de una antena de telefonía celular que la empresa Telecom Personal tiene instalada, nada menos, que en el predio del Hospital Bernardino Rivadavia».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: