LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Discurso del presidente del bloque, Eduardo Macaluse, en la sesión informativa del Jefe de Gabinete

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 7, 2006

Sr. Macaluse.- Señora presidenta: en realidad no le encuentro sentido a todo esto. Hace varios años que venimos planteando la necesidad de modificar el reglamento de la Cámara para que las visitas del jefe de Gabinete –cuando se cumplen‑ sean efectivas, para que podamos enterarnos de las políticas del Gobierno, preguntar y repreguntar y para que nos contesten lo que preguntamos.

Lo que ocurre es que viene el señor jefe de Gabinete de Ministros, hace un discurso sobre lo que legítimamente le parece, después se abre una catarata de discursos, donde hablamos de lo que legítimamente nos parece –que no tiene nada que ver con lo que le parecía legítimamente al ministro‑, y después contesta lo que legítimamente le parece a él, que no tiene nada que ver con lo que nosotros le preguntamos.
Es así que nos vamos conformes, pero luego de dar un espectáculo que considero lamentable. A veces hay chicanas, que también son legítimas, discutimos la historia de cada uno, que también es legítimo porque cada uno de nosotros tiene que hacerse cargo de su historia, pero todo esto no nos sirve a nosotros y, por sobre todas las cosas, no le sirve al ciudadano.

La señora o el señor que enciende el televisor porque el jefe de Gabinete concurre al Congreso y quiere saber sobre qué va a informar, escucha discursos aburridos y opiniones genéricas. Parece que se tratara de Polémica en el fútbol, pero más aburrido porque se abordan temas que a lo mejor a la gente no les interesan tanto.
Por otra parte, debemos tener en cuenta que hemos hecho seiscientas preguntas. ¿Un ser humano puede contestar efectiva y precisamente seiscientas preguntas? Es imposible.
¿No sería mejor acordar dos o tres temas y circunscribirnos a ellos? Podríamos hacer por escrito todas las preguntas que queramos sobre cualquier tema y nos podrían responder por escrito, pero esas dos o tres cuestiones acordadas deberíamos discutirlas seriamente y hacer preguntas precisas en lugar de discursos, para que nos respondan con absoluta precisión, no sólo para que sepamos qué está haciendo el Gobierno y lo controlemos sino también para que la gente lo sepa.

Si no procedemos así es como si existiera una especie de muro detrás de las espaldas del señor jefe de Gabinete de Ministros y sobre la pared que da hacia donde está él se despliega un póster a todo color de la realidad que el Gobierno ve, que no es la que se ve en la calle. Nos habla de todo ese espectáculo rozagante que consiste en ver la Argentina que ellos ven, y por nuestra parte hablamos de un montón de cosas y damos nuestras opiniones.

De ese modo no brindamos información precisa, que es lo que el ciudadano necesita y lo que corresponde para mejorar la calidad institucional.
He escuchado respetuosamente al señor jefe de Gabinete, pero hay algo que quiero comentar. A veces vengo a la Cámara en auto y otras en tren y en subte, y no veo la misma realidad según el medio de transporte que utilice
.

A veces veo pibes revolviendo tachos de basura y mujeres mendigando; veo personas que caminan 70 u 80 cuadras porque no pueden pagar los 70 centavos o el peso que cuesta el colectivo. También veo gente que antes venía en colectivo o que tomaba el tren y ahora lo hace en bicicleta para poder llegar a fin de mes o poder comer; veo al taxista o a gente que viaja en tren que comenta que no llega a fin de mes.
No podemos atribuir al Gobierno toda esa realidad y pedirle en los años que gobernó la solución de los desaguisados que hicieron en los años anteriores la Alianza, el PJ, etcétera. Pero sí podemos sentarnos y preguntarles si ven a toda esa gente como la vemos nosotros. ¿O necesitan viajar en tren para hacerlo? Y si la ven, ¿vamos a hacer algo por ellos, o no vamos a hacer nada?

No podemos decirle a la población que las cuentas dan bien. Este no es un estado de bienestar; es un estado de bien contable. Mientras las cuentas den bien, estamos bárbaros, aunque tengan que revolver la basura o estén sin trabajo. Esto es así porque debemos contar con 30 mil millones de dólares de reservas, ya que el presidente ha dicho que este es un buen número.

Tuvimos que pagar 30 mil millones de pesos al Fondo Monetario Internacional, porque este organismo entendía que estaba sobreexpuesto en la Argentina. Entonces, para que el Fondo no quede sobreexpuesto, está bien que quedemos expuestos nosotros, y consigamos el trabajo otro día y la comida otro año.

Debemos tener un tipo de cambio alto para poder exportar y para que estén mejor los exportadores. Entonces, la población tendrá un salario bajo. No se va a discutir la política salarial ni qué haremos con el excedente de 20 mil millones de pesos que presenta el presupuesto de este año.

No se discutió si en vez de pagar la deuda al Fondo, había alguna posibilidad de redistribuir ese dinero. Estas cosas no se debaten porque si no, las cuentas darán mal.
Entonces, además de la realidad que observamos en la calle, vemos las cifras de las prestaciones de seguridad social. Según la Secretaría de Hacienda, el porcentaje del gasto primario, en 1993 era del 29 por ciento; en 1994, 31 por ciento; en 1995, 27,7 por ciento; en 1996, 25,8 por ciento; en 1997, 27 por ciento; y en 1998, 27,4 por ciento. Estamos hablando de Menem y no de Perón.

En el 2000, 27,7; en 2001, 28. Aquí hablamos de de la Rúa y de Santibáñez. En 2002, 25,8, y en 2003, 25,6. Este año será del 23,7 por ciento, lo que es menor al porcentaje de la época de de la Rúa y de Menem.

Por eso no tiene que sorprendernos que la Cámara de Seguridad Social haga una fuerte crítica a la decisión administrativa del jefe de Gabinete, que lleva el número 199/04, y que quita 710 millones a la ANSeS para reasignárselos a Yacyretá. Es decir que les sacamos a los pobres para darles a los ricos.

Esto es lo que se está haciendo hoy. No son cifras del ARI, sino de la Secretaría de Hacienda y de la Cámara de Seguridad Social. Por ejemplo, tenemos a María América González reclamando que se pague lo que se le debe a los viejos. Todavía estamos en veremos y ni siquiera nos hemos sentado a analizar cómo hacerlo.
El desempleo era del 11,4 por ciento en 1994, mientras que el subempleo era de 10,3 por ciento. Hoy estamos igual que en pleno menemismo.

En cuanto a la distribución del ingreso, el decil que recibía más en 1980, percibía el 29,2 por ciento; en 1994, el 33; en 2005, el 35,8. Los que tienen más están recibiendo más.
Con respecto a los que poseen menos, el decil más bajo recibía en 1980 el 2,6 por ciento; y en pleno menemismo, en 1994, 1,6. Ahora estamos en 1,3, lo que significa que nos encontramos peor, sobre todo teniendo en cuenta que este año habrá excedentes por 20 mil millones de pesos.

Así podemos pasar revista a distintos cuadros. Este año, además de tener el excedente mencionado, hemos otorgado 25 mil millones de pesos en subsidios. La tercera parte de esos subsidios se destinan a las grandes empresas: a Madanes –representado por Aluar y FATE‑ van 712 millones; a Techint, 126 millones; al grupo de Aceitera General Deheza, 55 millones; a la cerealera Cargill, 42 millones, y a Dreyfuss, 32 millones.

¿Este es el combate contra los grupos concentrados del campo, que parecería estar constituido por los chacareros? El dinero se otorga a Cargill, mientras hay gente revolviendo tachos de basura.

En cuanto a la política de subsidios, ellos se otorgan a las mineras para que extraigan los minerales y los exporten. Mientras tanto, no subsidiamos a los pequeños productores que están alrededor de las mineras, que a su vez les están pudriendo los campos.
También se subsidia a las petroleras y a los hidrocarburos. Hoy se discutió en la Comisión de Presupuesto y Hacienda una iniciativa vinculada con la cuestión. Se subsidia a las grandes petroleras para que extraigan un recurso estratégico y se lo lleven del país y no se les paga a los trabajadores de YPF el subsidio que les corresponde y la propiedad participada. Mientras tanto estamos discutiendo la caída de las reservas. Estamos subsidiando para que se lleven el petróleo, y tenemos una gravísima caída de reservas en la Argentina. Se subsidia a la banca extranjera para que administre el ahorro de los argentinos y no queremos subsidiar a los deudores hipotecarios, que no saben cómo hacer para pagar sus viviendas, porque no quieren que se las regalen. Marta Maffei está harta de llamar, al igual que María América González, para ver si vamos a sancionar una ley para resolver el problema de los deudores hipotecarios. Y el festival de subsidios no termina con eso: está la amortización acelerada, la reducción anticipada del IVA, la promoción industrial y los fondos fiduciarios, porque también se subsidia a través de ellos, y no podemos saber con cuánto dinero ni cómo ni a quién ni en qué momento ni si cuentan con el nivel de desagregación adecuado.

En la pregunta número 178, ítem g), el señor diputado Adrián Pérez planteó una cuestión de sentido común al jefe de Gabinete en su anterior visita. Solicitó un informe detallado sobre la aplicación de los recursos emergentes de los fondos fiduciarios vigentes explicitando en cada caso el monto asignado a cada beneficiario y le contestaron de acuerdo con lo que la SIGEN había revisado, que era del año anterior, de modo que no obtuvo respuesta a lo que él pedía.

Es decir que tenemos un país injusto, pero además –y por eso en parte es injusto‑ contamos con una calidad institucional muy baja, muy pobre, porque no podemos controlar lo que debemos controlar y venimos aquí a hacernos discursos entre nosotros. Hablamos de las renegociaciones con las empresas de servicios públicos y de los ATN.
Una pregunta que nos hacíamos, como también se la hacía el señor diputado Adrián Pérez, es sobre la decisión administrativa número 515/05: ¿cuáles son los elementos considerados como respaldatorios del informe técnico para decidir otorgar a Buenos Aires un incremento de fondos de ATN por 60 millones de pesos, que significan el 30 por ciento del total asignado al recurso, cuando históricamente la provincia de Buenos Aires obtuvo el 12 por ciento? Era un año electoral. Muchos dirán que la provincia tiene mucha pobreza y necesita a los pobres.

Voy a dar un ejemplo: Mar del Plata, con un “intendente K” –esto no lo digo yo sino que lo ha expresado el presidente de la Nación‑ tuvo un ATN de 302 mil pesos que se destinaron al desarrollo de desfiles de modelos. Era un objeto altruista, porque le iban a dar el producido al Inareps, que es el Instituto Nacional de Rehabilitación. De los 302 mil pesos que se otorgaron, entregaron 10 mil a la institución. El resto lo puedo desagregar y después entregarles fotocopias, si lo desean. Así, a un gran hotel le correspondieron 10.575 pesos; a una empresa de modelos, 6 mil; a un modelo relativamente conocido, 950 –no digo los nombres porque los pibes no tienen la culpa; ellos hacen su trabajo, la porquería la hacen los que entregan así los ATN‑; a otro modelo más reconocido a nivel internacional, 6.362; a una empresa de supermodelos, 16.385; a una agencia de modelos, 13.600; a una agencia de gerenciamiento de modelos, 2.400; a otra agencia de modelos, 1.270; a Aerolíneas Argentinas, 4.300; a otro estudio de modelos, 5.262; y a la producción, escenografía, luz y sonido, 242 mil pesos.
Ese es el uso que tienen los ATN. Nosotros pescamos éste porque no hay un nivel de desagregación del destino de los ATN que podamos ver sin encontrarnos con alguna clave o con algún empleado fiel que diga “Miren lo que están haciendo”. Tengo en mi poder la respectiva copia del municipio al que pertenece Mar del Plata que atestigua lo que estoy diciendo.

Justamente en el momento en que le llegaban los ATN el intendente descubre que tenía enormes coincidencias con el gobierno nacional y empieza a trabajar electoralmente con él. Este es el uso espurio de los fondos públicos de las instituciones para hacer campaña electoral mientras la gente se está muriendo de hambre. Si la gente la pasara mal y el país estuviera mal, tal vez podría ser entendible que se pidieran sacrificios, pero se están pidiendo sacrificios cuando sobra dinero. Lo que ocurre es que ese dinero no se da a la gente y se entrega de esta forma espuria.

Por otra parte, quiero decir lo siguiente. En el poco tiempo que tuvimos para revisar las respuestas a las preguntas que oportunamente hizo el ARI pudimos observar que la mayoría no fue contestada o se respondió evasivamente.

A modo de ejemplo puedo citar las siguientes: la 273, sobre política de derechos humanos, fue contestada evasivamente; la 274, relativa al Código Penal, también fue contestada evasivamente; y con la 275, referida a perspectiva de género y educación, ocurre exactamente lo mismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: