LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

EXCLUSIVO: «MADE IN ARGENTINA», DE ANDRES CALAMARO

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 10, 2006

Mañana sale a la venta un DVD con su show en Obras en diciembre pasado. Hay joyas de siempre y Vicentico y Nebbia de invitados.

var ii = 0; var mm = Array(); var mmNro = Array(); mm[ii] = ‘mm_IMAGEN_RED1’; mmNro[ii++] = 10; mmFotos = false; mmFotos = true; mmVideos = false; mmInfos = false; fotosrc = new Array( ‘/diario/2006/09/10/thumb/1.jpg’ ); var epigrafe = new Array( » ); var idfoto = new Array( ‘610100’ ); mmOn = «fotos»;

Tras la edición de El regreso —el disco en vivo con temas de distintos momentos de su carrera— y poco antes de que aparezca un nuevo CD producido por Litto Nebbia —anunciado para noviembre—, llega un DVD que continúa sacándole jugo a los recitales que marcaron la vuelta de Andrés Calamaro a los escenarios.

Puede que el demoledor efecto Calamaro sea hoy todavía más agobiante que con aquella obra inaccesible llamada El salmón. Si al momento de conocerse ese disco quíntuple sobrevoló la impresión de necesitar dos vidas y media para entender de qué trataba, ahora habita un espíritu bastante parecido/abrumador (en algunos casos, muy a pesar de Calamaro). Veamos: Tinta roja, ese homenaje en vida que es el álbum doble Querido Calamaro, el Indio Solari sumándose a los tributos y su (cada vez más) identificable huella compositiva en el abanico que va del pop al rock chabón. Todo esto sin hablar de su romance y su paternidad.

Este es el contexto del DVD Made in Argentina 2005 —viene acompañado de un CD de seis canciones grabadas en shows que hizo en España— que no hace más que reflejar lo ocurrido en Obras el 17/12/05. Allí están muchas de las canciones que supo idear con su terapia clasicista de estrofa, puente y estribillo, las mismas que vienen trajinándose en las radios desde hace tanto tiempo que bien cabría preguntarse cómo era la versión original. Un interrogante posible con temas como Tuyo siempre, que aquí suena en clave de cumbia. En la era del cantautor, poco importarán algunos malogrados falsetes, porque la secuencia de Made in Argentina es un caldo de cultivo de emociones y masividad. Ningún backstage, ningún testimonio: 122 minutos de música y un Calamaro icónico -flaco, de rulos- que canta, dice y satura el aire con esos ademanes de torero porteño.

Para quienes recuerdan los shows de Cosquín y la histórica

serie de recitales en el Luna Park —aquellos que determinaron El Regreso— el tiempo ha transcurrido: adiós al personaje introvertido que debía leer sus propias letras de fogón. En Obras es otra cosa: nuestro ex músico de clausura —¿recuerdan que se refugió en los Pirineos y faltó seis años de los escenarios?— ocupa el centro de la escena rodeado de la Bersuit, su banda de amarre, y se muestra resuelto a considerarse un líder magnánimo capaz de rescatar del anonimato al Cuino Scornik —autor de letras como Estadio Azteca— o de desgranar un panegírico sobre Litto Nebbia. También, en su propia Plaza de Mayo, se comparará con Perón: «Llevo en mis oídos la más maravillosa música, que es la palabra del pueblo argentino», dice. (Bueno, ya lo advertía en uno de sus himnos: «Si el día me despierta presumido/déjame quedarme un poco en las alturas»).

Tratándose de Calamaro, nadie duda de que el DVD, el recital, podría haber tenido una lista distinta e igualmente efectiva. Para el juego de las diferencias con el El regreso —grabado en abril/05—, Made in Argentina nos ahorra su impresión acerca del tango y nos regala una versión de Mil horas que se parece —por suerte— a la de una de sus Grabaciones encontradas.

El programa incluye ese hit inesperado que es Paloma, el encantador cinismo de oraciones tales como «Dame la mano y vení, que te enseño a perder», el desahogo pegadizo de Crímenes perfectos, Vicentico en El cantante y en Vasos vacíos, la zapada que nos devuelve a Nebbia en Yo no permito, el tachín de Maradona y ese clásico del futuro que es Ok perdón. Para el final, una brochete resistente: Mi enfermedad y Sin documentos.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: