LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Por Elisa Carrió, Diputada Nacional ARI

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 11, 2006

La educación del porvenir

Acaba de publicar el libro La educación como política central del porvenir.
agosto 2006

El Ministerio de Educación propuso un debate para establecer una nueva Ley Federal con un documento base al que hay que calificar de políticamente correcto y, como tal, vacío de sentido. Plantea un escenario del pasado, sin permitir la discusión de cuestiones que puedan darnos como salida un salto al futuro.

Es el modelo neoliberal con cirugía estética, que utiliza una construcción pretérita exitosa, como la escuela primaria y secundaria, que de no revisarse cumpliría el único rol de desempolvar un mito para legitimar la anomia presente.

Cambiar la cultura es someter a refutación los viejos paradigmas: pensar lo nuevo y accionar en consecuencia.

Los viejos paradigmas

Los paradigmas políticos sobre los que funcionaron la Educación en los siglos XIX y el XX es un Estado Nación, un sujeto y una ciudadanía atados a él; una laicidad como negación de lo religioso; una jerarquía del saber científico tecnológico sobre el resto de los saberes.

La crisis de estos paradigmas ponen en crisis el sujeto. Repensar nuevos paradigmas es la cuestión central de la educación del porvenir.

El documento o lo ignora o lo oculta en forma deliberada. El poder consiste en eso: disciplinar sacando de la discusión las cuestiones centrales. Es allí donde se percibe la profunda continuidad con la Ley Federal de los ‘90, que el Ministro Filmus ayudó a redactar.

Los nuevos paradigmas

Los nuevos paradigmas son un sujeto hacia sí mismo que se reapropia de su tiempo enajenado, que tiene un lenguaje para la libertad. Una emancipación a través de una ciudadanía y un sujeto que en vez de estar atado al Estado Nación este adscripto a un nuevo contrato moral de la humanidad. Con una mayor responsabilidad no sólo individual y personal, sino sustantiva, por el ambiente y por los otros, que sea preconstitutiva de la individual.

Se trata de la ruptura de la jerarquía de los saberes que vienen de la modernidad y en el diálogo entre todos ellos. Sólo rompiendo el estatuto de omnipotencia del saber científico tecnológico y, a partir de un redimensionamiento de todas las creencias, culturas y saberes y de la devolución de la palabra como nudo central de la libertad estaremos construyendo una nueva humanidad.

Deseos demagógicos.

La garantía del acceso y permanencia en la educación depende de una variable central que no está contenida en los ejes de debate: un ingreso universal garantizado a la niñez atado a la permanencia en la Escuela. Si no hay posibilidad por ingreso, la obligatoriedad por Ley es sólo una expresión de deseos demagógica.

No podemos estar en desacuerdo con el derecho de las familias a participar en la educación de los chicos. Pero, ¿Qué cultura promovemos en la sociedad, y que ingresos le garantizamos para que esa cultura sea posible? ¿Desde qué cultura hacemos participar a los padres? ¿Desde la cultura de los planes asistenciales, clientelísticos y de comedor escolar? O, por el contrario, restituimos la dignidad de las familias por ingreso, por derechos y por trabajo, que es la forma como se garantiza esa participación.

Filmus habla de buena calidad de la educación, ¿Qué significa una educación de calidad? ¿Recursos tecnológicos para una educación del pasado? Sólo hay una respuesta: una Escuela abierta al porvenir de la humanidad, con nuevos paradigmas y, en consecuencia, un camino de emancipación del sujeto.

Y en cuanto al docente, ¿Quien podría estar en desacuerdo con su dignidad? El problema radica en identificar a los responsables de la caída en la indignidad de la docencia. ¿Quién, con el presentismo, obligó a docentes en estado de enfermedad terminal a dar clases, sino la provincia de Santa Cruz, durante el gobierno de Kirchner?

La dignidad, vuelve a pasar por el ingreso y los derechos, pero también por un profundo diálogo y formación acerca de los nuevos paradigmas, de modo tal que el maestro sepa para que educa y de que epopeya puede participar en común con la sociedad.

Señala el Gobierno la necesidad de Escuelas en condiciones materiales dignas, como si esto fuera parte de un debate y no de un deber del Estado irrenunciable. Porque la educación es también su escenario, hemos virado de la vieja Escuela en sus construcciones del siglo XX y, aún, en la misma década en la que gobernó Perón, a la Escuela galpón hija de la complicidad entre empresas constructoras y gobiernos, que permite advertir, en la escenografía, como lo simbólico construye lo real.

En síntesis: surge en forma dramática que los ejes planteados parecen moldeados por un encuestador para que el cien por ciento de los argentinos este de acuerdo con la propuesta del ministro Filmus, que en realidad no es ninguna propuesta. Y, mucho menos, un camino al porvenir

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: