LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Un amor con fondo de guerra

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 16, 2006

Natasha Richardson y Ralph Fiennes, actores eficaces.

La asociación artística entre el escritor Kazuo Ishiguro y el director James Ivory ha dado como resultado una película a la altura de esas firmas. El guión del escritor que puede mirar atrás sin perder la perspectiva contemporánea plantea una historia de amor en medio de la gran historia. Shangai, 1936. Japón espera el momento para invadir China. Todd Jackson (Ralph Fiennes), ex diplomático norteamericano, ciego, desencantado con la paz, sueña con un club nocturno, un pequeño fresco social, un cabaret en medio de la tormenta. En el mismo lugar y tiempo, una familia rusa, nobles desclasados por la Revolución, esperan la oportunidad de huir a Hong-Kong. Mientras tanto, viven de la bella condesa Sofía Belinskya (Natasha Richardson). Viuda del hijo de la familia y madre de la pequeña Katya, la mujer trabaja en un cabaret y soporta las miserias de la nueva vida. El cruce entre Todd y la condesa es el justo equilibrio entre erotismo y tragedia. La frase es de Ishiguro, puesta en boca del diplomático ciego y referida a las característica del lugar que instala.

La película de Ivory, la última que filmó junto a su socio Ismail Merchant (falleció en mayo del año pasado) lleva el sello de la productora que ha dejado joyas como Lo que queda del día (también según la obra de Ishiguro). Ivory es refinado, obsesivo en los detalles de la reconstrucción de época, en el diseño de arte y las atmósferas, sea un burdel de mala muerte, el puerto, una pensión o La condesa blanca, el negocio próspero del señor Jackson. Allí monta además un espectáculo de cabaret exquisito con cancionistas chinas, un cantor maquillado como mimo, bailarinas y músicos en vivo.

Ralph Fiennes conmueve en el rol de Todd, detrás del escudo de la ceguera y los gestos de aparente indiferencia. El hombre solitario, deliberadamente ausente, carga con su propia historia y ve más allá de lo que su amigo Matsuda (Hiroyuki Sanada) supone. Natasha Richardson es una dama frágil, triste y abnegada, víctima de su familia política. Intervenciones como las de Vanessa Redgrave,

Allan Corduner y la pequeña Madeleine Daly destacan la calidad de unos intérpretes puestos ahí por un artista que supo pintar el gran fresco de la historia, sin pronunciar un solo discurso político

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: