LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Ovaciones para Paloma Herrera en el Colón.

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 17, 2006

La bailarina argentina deslumbró en su presentación, no sólo por lo estrictamente técnico, que ya por sí sólo impacta, sino también por la emoción y el vuelo que imprime a sus interpretaciones. El viernes mostró con autenticidad, su brillo.

Elegida por Dance magazine como una de las diez figuras máximas del ballet del siglo XX, y estrella del American Ballet Theatre de Nueva York, Paloma Herrera fue ovacionada en el Teatro Colón por su doble rol del Cisne blanco y el Cisne negro de «El Lago de los Cisnes», de Piotr Tchaikowsky. Con su impactante actuación, Herrera se convirtió en la etérea bailerina atrapante con la que alguna vez soñó el maravilloso coreógrafo ruso Georges Balanchine.

La bailarina fue ovacionada en el Colón


Esta magnífica artista argentina de la danza no pocas veces transitó con «permiso» de su compañía por las filas de la «ortodoxia balanchiniana» del legendario «New York City Ballet».
Pero el viernes y en las aristas de la soberbia versión que realizó el maestro colonista Mario Galizzi sobre la obra de Tchaikowsky y Marius Petipá, Herrera deslumbró: no sólo por lo estrictamente técnico, que ya por sí sólo impacta, sino también por la emoción y el vuelo que imprime a sus interpretaciones. Primer bailarín del National Ballet of Canada, Guillaume Coté mostró, en la sala frente a la plaza Lavalle, su «pasta» y su «carne viva» de partenaire absoluto para hacer brillar -más allá de sus propias impresionantes levitaciones y jetés- a esta sublime y «ballanchiniana» que surgió del consejo de esa grande entre las grandes que fue la argentina Olga Ferri.
Otro de los ovacionados de la noche fue el colosal piruetista y acrobático-volátil del Colón, Leonardo Reale en su rol del bufón que está en todas partes y en esta concepción de Galizzi, tan oportunamente en «los momentos clásicos menos esperados» con su cuota de humor sin palabras -qué proeza ésto del ballet–, fuerza, dinámica, gracia y entrega de esta figura que invariablemente integra los staffs colonistas cuando de la danza se trata. Luego, vienen Miriam Barroso -Danza española–, Lila Flores -napolitana–, y Silvina Juárez en las Czardas; para abrir el segundo acto y final, cuarta escena del potente diagrama colonista de Galizzi en dos actos, con el dramático desenlace del siniestro hechicero al que da vida Leandro Tolosa. En el fantástico «ballet blanc» del segundo acto, el coreógrafo Galizzi procede sutilmente, nó a un aggiornamento sino a aligerar el original de Petipá que Jack Carter hizo para el Colón en los ’60, conservando de alguna manera el impactante final «metafísico» romántico del amor más allá de la muerte y donde hace actuar al cuerpo de baile colonista en hermosísimas estructuras de simetría y asimetría fuertemente asociadas al dramatismo del pentagrama de Tchaikowsky: un lujo en la noche del Cisne con Paloma en el Colón. Por el resto y nó de poca importancia, el maestro Javier Logioia al frente de la Filarmónica de Buenos Aires, entregó una soberbia versión del pentagrama de Tchaikowsky obteniendo de sus dirigidos los densos climas sonoros que reclama la obra, como ocurre con el solo de viola que en el segundo acto tiene como soporte a la fantástica violista Marcela Magín: otro de los lujos de esta puesta 2006 del ballet colonista que dirige Aráiz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: