LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

En la calle Corrientes, un recital con estilo oriental

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 21, 2006

Ayer por la tarde, la pianistas japonesa Junko Ueno Garret llegó hasta la calle Corrientes para participar del ciclo 2006 de la Temporada de Conciertos del Mediodía del Mozarteum Argentino. El concierto se inició con Variaciones “La luna sobre el castillo en ruinas” (1914), del impresionante compositor Kousaku Yamada (1886-1965) y cerró con “Sakura-Sakura” de Kouzaburo Hirai (1910-2002).

Junko Ueno Garret trajo su música a la calle Corrientes.

Exitosa embajadora de la música clásica de su país, la pianista japonesa Junko Ueno Garret se presentó ayer por la tarde en la sala del Gran Rex, con un cautivante recital para el ciclo 2006 de la 47ma. Temporada de los Conciertos del Mediodía del Mozarteum Argentino. Intérprete de admirable técnica y elegante fraseo, la artista radicada en Estados Unidos y participante de los ciclos de cámara de la Filarmónica de Los Angeles, ofreció el programa titulado “Cien años de música japonesa para piano” con el que actualmente realiza su segunda gira sudamericana y que se integra con obras que seis emblemáticos compositores nipones dedicaron al teclado.
El concierto se inició con Variaciones “La luna sobre el castillo en ruinas” (1914), del impresionante compositor Kousaku Yamada (1886-1965), y en la que el músico que había recibido fuerte influencia del ruso Alexander Scriabin, muestra una paleta de arrobadora ternura, emoción y un romanticismo de profunda melancolía que la pianista volcó con exquisito toque y sensibilidad.
Luego y de otro emblemático maestro japonés del siglo XX, llegaron tres piezas de la Suite para piano de Fumio Hayasaka, y en las que la intérprete puede transitar con refinada sensualidad, desde el elegante y cortesano Nro.5, las fantasías del hermosísmo Nro.8, hasta el muy poético Nro.14, en el que el autor de la música de los filmes “Rashuomon” y “Los siete samurai”, evoca un solemne himno japonés: el Kimigayo.
Después vendrían otros dos temas impactantes como el lírico y virtuosístico “En una noche de lluvia” (1948), y las fantásticas Variaciones (sobre las homónimas de Yamada), de Yoshinao Nakada (1923-2000): otro de los lujos que trajo al Mozarteum argentino, la asombrosa pianista e incansable difusora de la música de su país.
A continuación y para mostrar otro aspecto de la fascinante creación japonesa para este instrumento, vinieron con todo el encanto de la niñez, con sus juguetonas armonías y el deleite sonoro, “Tres canciones de Shima-kodomo-uta”, de Hikaru Hayashi (Canciones de Okinawa para niños), de Hikaru Hayashi (1931-).
Y siempre bajo los dedos de la virtuosa Junko Ueno, llegó el deslumbrante “Esbozo de un árbol de lluvia” (1992), del legendario Toru Takemitsu (1930-1996), y al final, la colosal Fantasía para piano “Sakura-Sakura” de Kouzaburo Hirai (1910-2002): todo un acierto de convocatoria de Conciertos del Mediodía del Mozarteum 200

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: