LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA A RAFAEL FERRO

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en octubre 8, 2006

«A uno le gusta el límite»


Hombre de contrastes, el actor de «El tiempo no para» habla de su etapa más riesgosa, cuando vivía en Alemania.

CERCA DE LOS 40. Ferro dice que la actuación lo estaba aburriendo pero que volvió a entusiasmarse y va por la dirección

Rondando los cuarenta, ya todos estamos locos. En vos está la posibilidad de irte por un buen camino, un camino creativo, o irte a la mierda.» Asi que, podemos asumir que el autor de esa frase, Rafael Ferro (en tele, El tiempo no para, por Canal 9, martes a viernes a las 22.15); en cine, Agua), está loco, pero eligió el camino creativo. «Con el paso del tiempo, los fracasos, las frustraciones te liman», completa. Repasemos durante esta nota, entonces, por las razones por las que puede estar limado. O no.

Jugó al squash profesionalmente hasta los 25. Fue campeón, vivía (no super holgadamente, claro) del deporte, en Alemania, hasta que se hartó. Explica: «El cambio fue una cosa dramática. Cada tanto, uno tiene la necesidad de reinventarse porque te empezás a aburrir. Ese es un giro que tengo planeado volver a hacer en algún momento, pasar a otra cosa. A mí me gustaba mucho el teatro, nunca fue una pasión, pero de golpe… «. ¿Mente limada en cuerpo sano? Nah. «El ámbito deportivo no me interesaba mucho, entonces yo me descarrilaba a la Europa más marginal y que me parecía más interesante. Y eso no se llevaba bien con el deporte».

¿Y qué hacías?

Y… por ahí tenía una final y seguía de largo. Me ha pasado. Pero prefería perder esa final. Yo lo veo literariamente. Son historias que ves, conocés gente, mundo. Eso me interesaba más que, en el momento, lo otro. Eso era una victoria, por más que perdiera.

Es que Ferro parece fascinado por los bordes. Y de tanto bordear, la joda loca lo llevó a la adicción a las drogas. Aunque prefiere ser cauto en ese tema. «Fue muy general, igual. General no significa que no haya sido intenso. Siempre me pareció que para poder descartar hay que probar todo. Y a veces te excedés. Pero bueno, con el tiempo uno va sabiendo. Esto me hace mal, esto no. Me reventé bastante.» Pero su exploración del morbo no se limita a haber llevado la fiesta hasta límites insalubres: también está obsesionado por la locura y el suicidio. No es para menos, dos amigos suyos se suicidaron, al igual que la madre de sus hijos.

Perdiste cosas importantes.

Mirá, debo de haber estado a punto de perder la vida. Mi mejor amigo era el campeón alemán, un chico que se suicidó, así que fijate que estábamos bastante al filo. Me gustaba mucho eso de los límites. Nos íbamos dejando llevar por la noche y nos atraía eso oscuro, marginal. Te agarran los turcos y te dicen: vamos a tal fiesta y cada vez los barrios más oscuros. Después ir a jugar la final es un contraste.

¿Te costó adaptarte una vez que volviste a la Argentina o te sacaste todo de encima y ya?

No, no me costó nada. Bueno, mirá, sí tuve una transición, en realidad. Yo estaba jugando en un club, en Alemania, y tenía una novia que era de acá. En un momento dijimos basta, agarramos un auto y nos fuimos a Grecia. Estuve ocho meses. Vendíamos artesanías, ella cantaba muy bien y yo tocaba la guitarra y le hacia más bardo. Vivimos de eso. Esa fue la transición. Una isla, Ios, reviente, fiesta, joda, tatatatá. Cuando vine a la Argentina ya está, dejé.

Justamente, de los contrastes que él antes mencionaba se trata. En Grecia, viviendo por monedas, sí, pero mucho antes: «Tuve una infancia pseudo rica. No rica, rica. Acomodada, bien. Eso de ir a Disneyworld dos, tres veces. Miami. Una cosa consumista», dice y agrega: «Tenés que ensuciarte un poco para buscar la verdad». Tal vez ensuciarse también sea exponerse. Y sí que se expuso: hace unos años protagonizó Squash (Edgardo Cozarinsky), una obra sobre su propia vida que no dejaba bien parado a nadie. «A mis viejos les prohibí verla», afirma.

Ahora dice que volvió a entusiasmarse con la actuación, que lo estaba aburriendo un poco. Aunque planea virar a la dirección en algún momento. Además de un anhelo de tirarse en paracaídas y de comenzar a tocar la trompeta. Pero, ¿para qué arriesgar? «Tiene que ver con eso de que a uno le gusta el límite».

Una respuesta hasta “ENTREVISTA A RAFAEL FERRO”

  1. hans said

    Foi legal a participação do Rafael ferro do seriado «Epitáfios» que passou aqui no Brasil pelo SBT,em seguida foi muito bom o trabalho dele na novela ‘LaLola’ tbm no SBT.Aqui no Brasil ele tá ficando muito conhecido.
    Parabenz! Abraços,Felicidades e Prosperidades.
    Hans

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: