LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

AEROPARQUE , FALTA DE RESPETO, UN MUERTO PERO YA ES OLVIDO, LA FIESTA SIGUE

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en octubre 20, 2006

Los vuelos debían salir de Ezeiza, por obras en el Newbery. Pero un problema burocrático lo impidió. Los reprogramaron y mucha gente no se enteró. Entre las protestas, un pasajero murió de un infarto.

PROTESTAS. QUEJAS EN AEROPARQUE, AYER A LA MAÑANA. HUBO GENTE QUE FUE A EZEIZA Y DEBIA VOLAR DESDE AEROPARQUE.

Mal humor, incertidumbre y una muerte. Más de 3.000 personas sufrieron ayer una jornada complicada en el Aeroparque Jorge Newbery, por las demoras producidas por la reprogramación de emergencia de 22 vuelos de Austral. En medio del caos, un anciano falleció de un infarto en pleno hall de la terminal.

Aerolíneas Argentinas había informado que 22 vuelos regulares de Austral, que habitualmente salen del Newbery, partirían desde Ezeiza, ya que en la pista del Aeroparque porteño se iban a realizar obras de ampliación (Las obras…). Pero en la noche del miércoles, un problema burocrático obligó a dar marcha atrás, lo que también forzó a suspender las obras que aún no se sabe cuándo serán retomadas (ver Nadie quiso…).

La aerolínea reprogramó sus vuelos otra vez a Aeroparque y les avisó del cambio de pista a los más de 3.000 pasajeros (un promedio de 150 por avión). Pero hubo unos 100 a los que no llegó a contactar, por lo que se fueron inútilmente hasta Ezeiza y luego tuvieron que ir a Newbery.

Así, el hall del Aeroparque fue escenario de cientos de reclamos. Pero a las 13.45 ocurrió lo peor. Un hombre de más de 70 años, de apellido Iglesias (no trascendió su nombre de pila) falleció en el hall del aeropuerto. Jorge Molina, vocero de Aerolíneas Argentinas, explicó: «Debía viajar a las 15.30 a Río Gallegos, y llegó una hora antes. Aunque el vuelo estaba reprogramado, ni siquiera se enteró, porque antes de llegar al mostrador se descompuso, se sentó en una balanza para pesar el equipaje y se desvaneció. Aunque médicos del Aeroparque lo atendieron, murió de un infarto. Su mujer nos dijo que sufría problemas de salud».

Si bien se rumoreó que la víctima había ido hasta Ezeiza y estaba muy nervioso por las demoras, Aerolíneas Argentinas sostuvo que la muerte no tuvo nada que ver con el conflicto. «La esposa nos aseguró que Iglesias había llegado en taxi desde Almagro», dijo Molina. Esta explicación fue confirmada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Lo cierto es que el panorama en el Newbery fue bastante desagradable. «Mi marido me avisó que había un hombre al que le estaban haciendo masajes cardíacos. Me acerqué después a preguntarle a un operario si había muerto. Cuando me dijo que sí no lo podía creer», contó Rosario Estrada, mientras esperaba para viajar a Ushuaia. El cadaver de Iglesias quedó en la balanza, tapado por dos carteles publicitarios, a manera de biombo. A pocos metros, en otros mostradores los empleados de Austral siguieron durante un buen rato despachando pasajeros, aunque después pararon. Recién dos horas después, a las 16, el cuerpo fue retirado por camilleros.

Fue el cierre de una día lleno de enojos. Desde la mañana, cientos de pasajeros colmaron las oficinas de atención al cliente de Aerolíneas Argentinas para reclamar. Es que mucha gente tuvo que pagar de su bolsillo el remís entre Ezeiza y el Newbery (los separan unos 40 kilómetros), más los gastos del almuerzo. Otros consiguieron que la aerolínea les abonara la estadía en un hotel, porque iban a volar hoy. Las caras de los empleados eran un reflejo de la cantidad de quejas que habían recibido.

«Ya habíamos perdido un vuelo de Madrid a Buenos Aires, por culpa de la aerolínea. Y cuando llegamos nos enteramos que nos habían cancelado las conexiones internas. Logramos volar a Iguazú, volvimos hoy y ahora debemos ir a Puerto Madryn, pero no sabemos a qué hora saldremos y si tendremos asientos. No podemos planificar nada», contaron Eugenio y Saida Urizar, dos vascos sorprendidos por la situación en plena luna de miel.

Bañados en resignación, otros españoles, Javier Araguez y Rosa Fernández, también relataban su odisea: «Debíamos salir del Newbery, y anoche nos dijeron que era en Ezeiza. Pero esta mañana nuestra agencia de turismo nos avisó que no, que viniéramos aquí. Llegamos a las 9 para volar a las 11.40 a Calafate, y ahora nos dicen que saldremos a las 16.10, pero que tampoco es seguro. Ya perdimos el día, y no sabemos a qué hora llegaremos». Clarín les preguntó: «¿Les recomendarían a sus amigos que visiten Argentina?». Los turistas respondieron: «Sí, porque es muy bonito. Pero les avisaríamos que estén preparados, porque en este país puede pasar cualquier cosa».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: