LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Por Alicia de Arteaga

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en octubre 20, 2006

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.lanacion.com.ar/opinion/Columnistas/imgs/f_1221.jpg” porque contiene errores.

Ya habría tres nuevas ofertas

 

El cuadro roto de Picasso se cotiza ahora a US$ 150 millones

La obra dañada por su dueño iba a venderse en US$ 139 millones

El codazo inoportuno que el millonario norteamericano Steve Wynn le propinó al óleo de Picasso que estaba a punto de convertirse en el cuadro más caro de la historia puede haber empinado aún más el valor de la pintura por la que el magnate norteamericano Steve Wynn había pagado US$ 48 millones en 1997.

Wynn, de 64 años, pensaba vender El sueño por US$ 139 millones, poco más que el récord de US$ 135 millones pagados en junio pasado por el retrato de Adele Bloch, de Gustav Klimt, propiedad de Ronald Lauder, hijo de la reina de la cosmética. Pero la retinitis pigmentosa, enfermedad gradual que destruye la retina y el nervio óptico, le jugó una mala pasada al millonario hotelero buen amigo de Donald Trump. Mientras recorría la sala de exposiciones con sus amigos, Steve Wynn dio un codazo al cuadro y dejó en la tela, a la altura del antebrazo de Dora Maar, modelo del retrato de Picasso, un hueco del tamaño de un dólar de plata.

Tres ofertas

Bastó que la noticia diera la vuelta al mundo y el cuadro ilustrara la portada de los principales matutinos internacionales para que El sueño , convertido ya en un icono, empinara su cotización hasta los US$ 150 millones. Según barajaban ayer los expertos internacionales, el hotelero de Las Vegas tiene ante sí tres ofertas firmes por la pintura dañada.

La saga del cuadro es increíble. Fue comprado por Victor y Sally Ganz, un joyero de Manhattan y una vendedora de la tienda Macy s, respectivamente, en 1941 por 7000 dólares. Estuvo colgado durante años en un departamento de la 5a Avenida con obras de Pollock y Rauschenberg, hasta que la hija de los Ganz mandó la colección a un remate de Christie s y el chairman Christopher Burge subastó por US$ 206 millones lo que a los Ganz les había costado US$ 2 millones.

El sueño fue el primer Picasso que compró Victor Ganz. Tenía 29 años. Hoy la pintura decora el hotel Bellagio, un resort de lujo decorado con obras de Renoir, Cézanne, Monet y un retrato de Van Gogh que estuvo durante años en el Metropolitan de Nueva York y que Wynn compró, aconsejado por el prestigioso galerista William Acquavella (60) en US$ 48,4 millones.

Steve Wynn tiene el aspecto de un playboy, luce un bronceado eterno y una sonrisa a lo George Hamilton, es golfista empedernido, esquiador de pistas negras y admirador de la buena arquitectura. Aunque perderá la visión irremediablemente, adora las obras de arte, especialmente la pintura impresionista y el expresionismo abstracto.

Meses atrás, pagó US$ 10 millones por un jarrón chino azul y blanco, que donó al museo de Macao, China, donde piensa abrir un hotel próximamente.

Comenzó a coleccionar arte con la intención de “elevar” el nivel cultural de Las Vegas, ciudad asociada al juego, a lo kitsch y a una estética bizarra.

“Las pizarras del hotel de Wynn suelen anunciar a Van Gogh y a Cézanne, como estrellas invitadas en lugar de Robbie Williams, Shakira o Rod Stewart”, escribió con gracia el australiano Robert Hughes en el Time . Pensaba el crítico, con razón, que suena casi a misión imposible un proyecto cultural en una ciudad donde la palabra art sólo se usa para identificar al chofer de una limusina.

Pero lo insólito y digno del Guiness es enterarse por los diarios y por el blog de una periodista famosa, que una obra de arte puede ser dañada por su dueño de manera involuntaria. La historia reciente está poblada de ejemplos al revés; de daños intencionales y lamentables a obras del arte universal, como sucedió con la Madonna de Leonardo, de la National Gallery, de Londres; con La Piedad , de Miguel Angel, en el Vaticano; con el David de la Academia, en Florencia y la nunca confirmada destrucción de las pinturas de Van Gogh y Renoir, récord de 1990, que el papelero nipón Rioei Saito habría quemado en un acto inexplicable antes de morir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: