LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Argentinos en el Líbano: una familia que vive entre los escombros de su aldea

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en octubre 22, 2006

Intentan salir adelante en Sadikkine, uno de los pueblos más castigados por la guerra. Aquí, el día a día de los hermanos Balhas, que dejaron Lomas del Mirador buscando una vida mejor.

Los chicos juegan entre los escombros de su casa en Sadikkine.

Durante el mundial de Alemania, los Balhas -hinchas fanáticos de la Selección- habían puesto la bandera argentina en el techo

La tela tiene el rastro de los bombardeos.

En medio de tanta destrucción, la vida sigue su curso. Los más chicos juegan al fútbol.

En el idioma árabe, “Sadikkine” quiere decir “amigos” y realmente ese significado se vuelve real si algún extranjero se pierde entre sus calles. Sólo 4.500 almas viven en este pequeño poblado libanés. Apretada entre las montañas –a 100 km de Beirut, camino al sudoeste–, esta gran aldea sufre el anonimato en desmedro de otra población cercana: Qana, la que se hizo famosa por el trágico bombardeo aéreo israelí, ocurrido en abril de 1996, a una base de Naciones Unidas, en el que murieron 102 personas, en su mayoría niños y mujeres.

Entre julio y agosto pasados, Sadikkine fue uno de los pueblos más atacados por el ejército israelí. Por eso, el panorama con que uno se encuentra en sus calles es desolador: muchas casas quedaron reducidas a escombros, las calles están repletas de cráteres y las vidas de sus habitantes, sumergidas en la desesperanza.

Allí, sobre el techo de una casa semiderruida,f lamea una bandera celeste y blanca, algo andrajosa y desgarrada por las esquirlas de las bombas. La trajo Alejandro Balhas, un argentino de 51 años que, al igual que sus cuatro hermanos, creció en Lomas del Mirador, el barrio bonaerense que se resguarda al costado de la Avenida General Paz.

Carlos, Daniel, Omar y Fátima completan el quinteto de los Balhas. Alejandro cuenta que sólo tres de los hermanos están en Sadikkine, ya que la búsqueda de una vida más holgada y segura se llevó lejos a otros dos integrantes del clan. Omar lleva cinco años en Estados Unidos, adonde se fue a buscar trabajo, dejando a sus hijos al cuidado de los suyos; Fátima hizo lo mismo, pero su destino fue más cercano: Bagdad.

La suerte de los Balhas cambió cuando sus padres –Rosa y Mohamed– emigraron al Líbano, en busca de mayor estabilidad económica. Ocurrió treinta años atrás, dice Alejandro: “Fue difícil porque no hablábamos árabe y pasamos un tiempo soñando con volver… Ahora me cuesta hablar en castellano, pero tengo los mejores recuerdos de mi país”, cuenta nostálgico.

EL ESTALLIDO DE LA GUERRA

Cuando comenzaron los bombardeos, a mediados de julio, Alejandro (49), Carlos (46), Daniel (42) y sus sobrinos –hijos de Omar– huyeron a la ciudad costera de Tiro, ubicada unos 20 kilómetros al norte de Sadikkine.

Se llevaron lo puesto; no podían demorarse armando valijas porque eran conscientes de que el pueblo donde se afincaron era objetivo principal de los ataques porque en las montañas que lo circundan operaba la milicia del grupo terrorista Hezbollah.

Antes de dar comienzo a los bombardeos, aviones israelíes panfleteaban la zona dando aviso de futuros ataques contra el pueblo y contra cualquier vehículo que se desplazara por la zona. Cuando comenzó el toque de queda impuesto por Israel, los habitantes de Sadikkine fueron llamados a buscar lugares seguros con el sonido agudo de las sirenas.

Lo que no esperaban los Balhas era que también Tiro –ciudad turística por sus famosas playas– fuera objetivo de las bombas. En la primera noche lejos de casa, el estruendo de una explosión sorprendió a toda la familia: “Me asomé a la ventana con mi hermano Mohamed a ver qué pasaba, y en ese momento una explosión fuertísima nos tiró atrás. Algo estallaba a unos 40 metros: el edificio de enfrente había sido impactado por un misil y la onda expansiva nos hizo volar varios metros… Fue terrible: mi madre entró en pánico y todos corrimos hacia la calle entre los escombros, esquivando cuerpos mutilados, heridos. Nos trepamos a un autobús que pasaba lentamente y nos resguardamos en una escuela en otro pueblo, todos en estado de shock”, relata Hussein, un adolescente que es hijo de Omar. Mientras habla, serio y pausado, expele un humo gris que tiene su origen en el narguile que fuma sin parar.

Cuenta Hussein que luego todo estuvo más tranquilo. Que el exilio fue temporario y tres semanas más tarde –cuando el cese al fuego parecía real– se atrevieron a regresar a su hogar (“mejor dicho, volvimos a ver qué había quedado de nuestras casas).

SIN AGUA, LUZ NI TRABAJO

La imagen, dicen, era desoladora: la Sadikkine de sus vivencias había quedado sepultada en un 60%; era toda escombros. Las casas de los hermanos Balhas prácticamente no existían. Lo habían perdido todo. A sus padres, Rosa y Mohamed, el destino les hizo un guiño; la casa de los abuelos no tenía un rasguño, y allí se resguardó la familia en pleno (30 personas, chicos en su mayoría).

Hoy, viven en condiciones más que precarias. No hay agua ni luz, y, según los funcionarios municipales, habrá que esperar un mes más para recuperar esos servicios básicos en todo el pueblo. Mientras tanto, los Balhas viven de la ayuda que reciben de organismos internacionales (UNICEF, ACNUR y Médicos Sin Fronteras, entre otros) aunque nada es suficiente.

“Algunas familias recibirán un porcentual de indemnización que dan el gobierno y Hezbollah a cuenta de los daños sufridos, pero para nuestras familias habrá muy poco dinero”, comenta desolado Alejandro, y se pregunta si la quita del beneficio se debe a su nacionalidad argentina.

El y su hermano Carlos, cuenta, eran empleados de una empresa constructora y se dedicaban a pavimentar calles, pero tras el conflicto se quedaron sin trabajo. Carlos ve complicado el futuro: “Ninguna empresa extranjera va a querer invertir en la zona hasta que no termine definitivamente el conflicto con Israel. La verdad es que acá todos le tenemos miedo a una segunda guerra”, explica.

OMAR,CANSADO DE GUERRA

Desde EE.UU., Omar –el mayor de los hermanos Balhas– sufre por la suerte de sus seis hijos. Llama un par de veces por día a los suyos, pero nada lo tranquiliza. Hassan –su hijo mayor– intenta darle tranquilidad y por eso le dice con voz calma que todos están bien. No le dice, por no preocuparlo más, que la casa familiar es un montón de escombros y en pocos días será demolida por las topadoras municipales. ¿Para qué hablarle de los agujeros en el techo, de las ventanas y puertas extirpadas de cuajo? ¿Para qué contarle que los seis viven amuchados en una pieza? “Estamos bien, papá”, enmascara la dura realidad.

Desde Michigan, Omar llora y jura que en unos meses pisará Sadikkine nuevamente. Les dice que se preparen, que la situación en el Líbano no da para más y que su idea es volver con todos a la Argentina, donde la vida es más segura. Basta de guerra, les dice. No entiende nada de política, pero sabe que la próxima explosión puede costarle la vida a uno de los suyos (“en diez años, ya perdí dos sobrinos por el conflicto, y no quiero llorar a mis propios hijos”).

Cuando Omar corta, Hussein se queda pensativo. Hay una cuota de esperanza puesta en las palabras de su padre y la idea de probar mejor suerte en otra tierra –como lo hicieron los abuelos Rosa y Mohamed tres décadas atrás– le dibuja una sonrisa que no hace juego con los escombros.

2 comentarios to “Argentinos en el Líbano: una familia que vive entre los escombros de su aldea”

  1. Referente a esta nota me emocionò mucho siento que nosotros, argentinos debemos hacer lo posible para que esta familia pueda regresar a la Argentina que segùn entendì ese es el deseo de ellos. Me gustarìa poder conectarme con Omar o Fàtima para ver como puedo ayudarlos y màs precisamente que es lo que necesitan.Un abrazo y felicitaciones al Señor Juan Pablo Ferrari por esta nota.

  2. Omar Balhas said

    Yo soy primo de esa familia, vivo en Australia y me gustaria contactarme con alguno de ellos.
    Omar Balhas
    ADMINISTRADOR: OMAR sólo publicamos la info recibida, no contamos con corroes o manera para poder ayudarte.
    Gracias x participar y saludos a todo Australia y en especial un abrazo para tí
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: