LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Oliveras: “La Tigresa Acuña no me dura parada”

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en octubre 25, 2006

Desafiante, admiradora de Tyson y musculosa de pies a cabeza, esta jujeña campeona mundial supergallo del Consejo Mundial de Boxeo le dijo a este diario : “Quiero que la gente sepa que la número uno soy yo y ella no le ganó a nadie”. Y fue más allá: “Si peleamos, el Luna Park no va a alcanzar”.

EN ASCENSO. Le dicen Locomotora porque siempre va para adelante. Así se la vio después de la primera defensa del título, victoriosa y con los brazos en alto.

Alejandra Oliveras tiene, además de 28 años, dos hijos y una profesión bastante atípica: boxeadora. Se subió a un ring por primera vez hace cuatro años, porque quería ser como su ídolo y amor platónico, nada menos que Mike Tyson, y hoy es campeona mundial supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Venció, de visitante diría un relator futbolero, a la mexicana Jackie Nava y, en Rosario, defendió el cinturón ante la colombiana Anays Gutiérrez Carrillo.

Como sucede en el deporte de las narices chatas, Alejandra carga de un apodo: Locomotora. Porque va para adelante, no se detiene ante nada. Otra cosa importante para triunfar en la disciplina es tener algún rival, a quien tirarle algunos darditos, y en su caso, ese objetivo se llama Marcela Acuña, LaTigresa, campeona AMB de la misma categoría, y con la que se quiere enfrentar ya. “Si peleamos, no creo que ella termine parada“, advierte la rubia, de músculos trabajados y en los ratos libres… personal trainner.

La anécdota sobre sus inicios es pintoresca: “Me acercó al deporte un entrenador. Yo trabajaba como movilera en una radio y leí al aire una nota en la que Tyson salía de la cárcel. Yo decía: ‘Cómo me gustaría poder pelear como él’. Y me escuchó un entrenador de boxeo que salió corriendo a la radio y me fue a buscar. ‘¿Vos querés pelear?, yo te voy a hacer pelear’, me dijo. Y así empecé. A los 20 días ya estaba haciendo mi primera pelea, fue un sueño”, recuerda Oliveras, que nació en Jujuy, pero está radicada en Córdoba, donde vive actualmente.

Es coqueta y no lo oculta. Su andar en los pasillos del Luna Park, el sábado en que Narváez defendió por novena vez la corona, desató alaridos del ring side y también del gallinero. Lejos de preocuparse por los golpes en la cara, y negando los rumores que apuntaban a que se había puestoencantan las tortas, los postres, los helados, los chocolates; y no podés disfrutar de todo eso cuando estás cerca de una pelea, porque tenés que dar el peso”.

Si la cosa se pone áspera, tanto arriba del ring como abajo, Alejandra tiene un lugar donde apoyarse con seguridad: sus padres, ambos la contienen, pero de diferente modo. En su segunda pelea como amateur su papá le dijo que iba a ser campeona del mundo. “Yo me reía y le decía, ‘¡vos estas loco!’, pero tenía razón”, recuerda. Su mamá, en cambio, nunca fue a verla pelear: “Ella me dice que sufre mucho, que le duelen a ella los golpes que me pegan a mí. Y la entiendo, porque me pasaría lo mismo a mí si mis hijos (Carlos de 13 años y Alexis de 9) quisieran boxear. El boxeo les encanta, ya no los llevo a verme porque les gusta tanto que enseguida están buscando a cualquier chico por ahí para pelearse”.

Hecha ya la carta de presentación, Oliveras entra en el terreno más jugoso: “Quiero que la gente sepa que la número uno soy yo y que la Tigresa Acuña no le ganó a nadie, porque cada vez que peleó en el exterior perdió. Cuando lo hizo con una rival buena como Christy Martín, perdió por nocaut y en cambio yo gané mi título, como lo hace un genuino campeón, en el exterior, en México, ante una mexicana y una campeona mundial. En cambio, la Tigresa no peleó con nadie”.

La idea de que Oliveras–Acuña se convierta en el clásico del boxeo femenino argentino la entusiasma: “Te puedo asegurar que el Luna Park no va a alcanzar, no va a haber lugar si yo peleo con ella”, y no duda: “Pienso que la pelea va a ser por nocaut, no la voy a ganar por puntos. No te puedo decir en qué round porque no soy de ese estilo. Pero no creo que termine parada la Tigresa. No te digo que la tiro en el primero, pero no termina por puntos”. Un clásico que promete y que está todo dado para que se realice. Un clásico sin antecedentes, tal vez sólo comparable con un Susana-Moria, otro par de Divas; aunque de otra índole, claro.

“Para mí el boxeo es lo mas emocionante que me puede pasar, así que yo vivo una vida con adrenalina permanente y lo más maravilloso que me pudo pasar fue ser campeona del mundo”, resume Alejandra y aclara en un gesto generoso que su título “es de todos los argentinos“. Ella quiere “revindicar al boxeo femenino y ser un ejemplo para que muchas chicas se acerquen al deporte y le digan que no a las drogas, el alcohol y al cigarrillo”. Va por buen camino…
siliconas en el busto, Alejandra se entrena rigurosamente para estar en forma: “Lo que me mata es hacer dieta, porque me

ampliar tamañoreducir tamaño  Enviar   Imprimir


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: