LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Patti Smith,Rock, poesía e iluminaciones

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 3, 2006

La cantante y poeta norteamericana actuará hoy en la apertura del festival BUE, donde también estarán Daft Punk, Yeah Yeah Yeahs y Beastie Boys


“Misión cumplida. Lo que queda es el futuro.” Esas palabras fueron las elegidas por Patti Smith para despedir, en su página web, al CBGB, al club neoyorquino que acaba de cerrar sus puertas luego de haber sido durante años sede y cuna de mucho de lo mejor que ha dado el rock.

Allí fue donde, en los años 70, esta mujer que adoraba a Rimbaud y Baudelaire tanto como a Jim Morrison y Jimi Hendrix comenzó a leer sus poemas, sus palabras que eran como bombas molotov acompañadas por la guitarra de Lenny Kaye. Pronto esa combinación fue comunión: así surgieron las canciones de Horses , el álbum en el que su voz desesperada cantaba y susurraba, pero también, imperativa, proponía la conquista de territorios impensados, instaba a crear lo nuevo, el porvenir.

Pero el futuro, o algo de él, ha llegado a estas tierras, y hoy actuará por primera vez en el país esta artista que abrió el camino para el punk rock; la de belleza andrógina que inventó otra forma de ser mujer/poeta/cantante/musa; aquella que con sus palabras-estallidos acercó la poesía al rock para renombrar y alumbrar la vida. Pero también la mujer-madre-esposa que se retiró de la actuación y de Nueva York cuando se casó con Fred Sonic Smith, el guitarrista de los MC5, y que, ya viuda, regresó nada menos que de la mano y por el impulso de Allen Ginsberg y Bob Dylan.

Patti Smith sigue hablando del futuro. Hay preocupación en su voz, sorprendentemente dulce en el teléfono, primero, desde su casa neoyorquina unos días antes de viajar al Sur, y anteayer, ya en Buenos Aires, unida por fin a su imagen tan peculiar, en una conferencia de prensa que desafió el mismo concepto de conferencia de prensa y en la que bromeó y tocó, sola con su guitarra y sin micrófono, “My Blakean Year”. “Creo que el futuro va a ser muy difícil; ya lo es este presente. Nuestros gobiernos son corruptos, las grandes corporaciones manejan al mundo asociadas con los gobiernos, suceden demasiadas atrocidades, como lo de Qana [un pueblo del Líbano atacado por Israel sobre el que escribió una canción que puede escucharse en su página]. No puedo entender por qué han bombardeado Qana, por qué tuvieron que matar a sus niños. No entiendo por qué los Estados Unidos fueron a Irak, y éstas son sólo algunas de las cosas que suceden. Hay muchas sobre las que tendríamos que abrir los ojos, pero la principal es tal vez la destrucción del medio ambiente.”

Aunque hable del futuro, aunque su libro Babel diga claramente “este libro está dedicado al futuro”, Patti Smith no pierde contacto con el pasado. Con lo que fue, con los que fueron. De allí su amor-admiración por los artistas muertos en su juventud, por los poetas en general (aquí, en Buenos Aires, citó a Borges, claro, pero también a T.S. Elliot, a Lorca, a Verlaine, a Baudelaire, a Rimbaud, mientras caminaba, botas pesadas en sus pies, sombrero en su cabeza) y por aquellos que amó. Su marido, su hermano y Robert Mapplethorpe, aquel fotógrafo que fue su “amigo, novio, compañero”, con quien compartió los primeros años de su vida neoyorquina, incentivándose mutuamente, aquel que la vio mejor que nadie para retratarla en la tapa de Horses . “Estoy escribiendo un libro sobre él, sobre aquellos años en Nueva York. También estuve, hace apenas unas semanas, en Londres, en la inauguración de una muestra sobre su obra. Estuvo Kevin Shields [de My Bloody Valentine], que improvisó música mientras yo leía una larga pieza que escribí para Robert. Mucha de la gente que amé ha muerto, por eso mucho de mi trabajo ha sido hecho para recordarlos a ellos y a su obra”, contó por teléfono. “El domingo Robert cumpliría 60 años, y es también la fecha en que murió mi amado marido -completó aquí, en el hotel de la Plaza de Mayo-, así que saldrá a andar a caballo para recordarlos.”

Ese pasado y ese futuro se unen de alguna manera, dice, en el disco que está grabando. “Es nuevo y viejo a la vez, porque es un álbum nuevo, pero donde hago versiones de otra gente; de Nirvana, Bob Dylan, Jimi Hendrix, la música que me gusta, la que me ha inspirado.”

No quiere dar muchas precisiones. Sólo consiente en decir que de Dylan no será una de sus canciones más populares, sino una que “en general nadie hace, una canción desafiante”. Sí revela que estará “Gimme Shelter”, de los Rolling Stones, “grabada con Flea, de los Red Hot Chili Peppers, y Tom Verlaine”.

Epica rockera

“El rock es el cuerpo sólido de un sueño”, escribió hace años la Smith en su libro Babel . Y sigue hoy sintiendo que es una gran arma, el gran canal. “Para mí el rock and roll es un arte y a la vez una voz crítica que pertenece a la gente, que no puede separarse de la gente. No creo que el rock and roll les pertenezca a las estrellas rockeras ni a los ricos ni a los glamorosos, pienso que es del pueblo. Es una voz cultural global, fuerte, sensual y revolucionaria que pertenece a todo el mundo y que sirve para transmitir ideas, formas de vida, pensamientos, pasiones. Pero hay que saber usarla. Depende de si uno se hace cargo de esa posibilidad, y sobre todo de cuáles son los objetivos. Si tus aspiraciones son ser rico y famoso, tu música probablemente refleje eso. Seguramente ahora alguien está creando algo potente; ya nos enseñó T. S. Elliot que cada generación tiene su manera nueva de ver el mundo. Y yo tengo mucha fe en las generaciones futuras. Es lo que pienso respecto del CBGB: se cerró para que otros lugares nuevos se abran.”

Otra vez la poesía. Otra vez esta mujer que conecta mundos y espacios eleva la posibilidad de ser en el rock, sin dejar de ocupar un lugar en el mundillo de la poesía. Dos lenguajes o al menos dos maneras de intentar “vivir en un tiempo iluminado”, como le dijo a William Burroughs cuando la entrevistó para la revista High Times, hace ya muchos años.

“La poesía es a veces un lenguaje muy personal y muy complejo, y por ello no es un buen canal de comunicación con las masas. Cuando escribo canciones estoy más consciente de ello, de la comunicación. Si necesito responder a algo como lo que sucedió en Qana, es más efectivo escribir una canción porque puede alcanzar a más gente. En cambio, con la poesía en lo que estás ocupado es en comunicarte con tu musa, o con tu dios. Pero ya sabés que a muchos el lenguaje poético les parece una lengua extranjera. Pero en verdad no hay mucha diferencia, sólo se trata de una cuestión de necesidad o de en qué frecuencia estoy, cuál es mi estado de ánimo.” Lo importante es, en fin, que ella esté allí, para que, como pedía Rimbaud, la música sabia no falte a nuestros deseos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: