LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Ganó Ortega y el sandinismo vuelve al poder en Nicaragua

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 8, 2006

El líder sandinista lograba el 38,5% de los votos, según un conteo rápido. Son 9 puntos sobre su principal competidor, el derechista Montealegre, quien hasta anoche no había aceptado la derrota.

Dieciséis años después de haberle entregado el gobierno a Violeta Chamorro y a 27 de haber llegado al poder tras derrocar a Anastasio Somoza, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y Daniel Ortega vuelven a gobernar Nicaragua, al haberse impuesto de manera clara en las elecciones presidenciales del último domingo. Su principal rival, Eduardo Montealegre, aún no había aceptado la derrota anoche, cuando aseguró que quiere que se cuente “hasta la última casilla, hasta el último voto” para reconocer a Ortega como el presidente electo por los próximos cinco años, a partir del 10 de enero cuando suceda a Enrique Bolaños.

Petardos que estremecían la madrugada de Managua, aquellos viejos himnos de la Revolución Sandinista bailados y cantados hasta la afonía, banderas rojas y negras flameando en el cielo oscuro de esta capital marcaron el inicio del festejo del FSLN, cerca de la una de la mañana de ayer, lunes, (las cuatro de Buenos Aires) cuando el Consejo Superior Electoral dio los primeros datos oficiales.

Anoche, el sandinismo organizó una masiva demostración de fuerza, con una enorme movilización popular. Tras reunirse con el ex presidente de los EE.UU. Jimmy Carter, un Ortega sonriente y sereno dijo: “Voy a respetar el silencio que impone la Ley Electoral, pero gane quien gane esta elección debemos trabajar juntos para erradicar la pobreza. Todos debemos tratar de que la reconciliación siga uniendo al pueblo”. Y agregó “el conteo va bien encaminado“.

Los resultados oficiales —que demoraron una eternidad en darse a conocer— le otorgan a Ortega un 38,59% de los votos, contra un 30,94 del aspirante de la Alianza Liberal Nicaragüense, Eduardo Montealegre, escrutados el 61,8% de los casi 2,8 millones de votos, más del 70% del padrón electoral. Los conteos rápidos —hechos sobre muestras estadísticas de mesas y que son muy confiables— ratifican esos datos. La ONG Etica y Transparencia le da al ex comandante sandinista el 38,5%, seguido de Montealegre con el 29,5%. Una diferencia que va del 8 al 9% que ya es irreversible.

Para imponerse en primera vuelta y evitar el ballottage, Ortega necesitaba llegar al 40% o al 35, pero con una diferencia superior a los 5 puntos. Luego, de Ortega y Montealegre, quedaron el candidato del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), José Rizo con el 22,93%, el aspirante del disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, con el 7,25% y el carismático ex Comandante Cero, Edén Pastora, con menos del 1%. Los resultados para la elección de 90 diputados seguían la tendencia de la elección presidencial.

Tanto Rizo, como Jarquín y Pastora reconocieron el triunfo de “Daniel”, aunque los dos primeros denunciaron irregularidades, pero no fraude. Incluso, voceros del PLC dijeron que ellos están en segundo lugar por encima de Montealegre, en una “interna” aparte entre las dos alianzas liberales. Luego de cantar el himno nacional, solemnes, el presidente del organismo lanzó la primera cifra con el 7% de los votos escrutados: el ex presidente sandinista tenía entonces 8 puntos de diferencia sobre el liberal disidente, Eduardo Montealegre.

La casa nacional del FSLN y sus alrededores, en el barrio El Carmen, era una verdadera fiesta. Esas oficinas están pegadas a la vivienda de Ortega, aquella casona que fuera expropiada en julio de 1979 al empresario Jaime Morales Carazo, hoy su virtual vice presidente electo por esas vueltas de la vida y de la política.

Envuelto en una bandera rosa —un símbolo de esta versión “amor y paz” del FSLN, tan lejos de Lenín y tan cerca de Lennon, como dicen aquí con malicia—, John Carillo da rienda suelta a su alegría, contenida desde 1990. “Dieciséis años esperando esto, para terminar con tanta pobreza y desempleo”, dijo a Clarín.

“¿Y qué van a decir los gringos? ¿que hicimos fraude? Ahí están los resultados y los van a tener que aceptar”, arenga Ronald, que dice haber sido guerrillero sandinista antes del triunfo de la Revolución en julio de 1979.

Del otro lado, en aquellos sectores acomodados que se volcaron hacia Montealegre, todo era tristeza y desesperanza. Y también un exagerado temor por lo que podría venir con el regreso de Ortega al poder. “Mi miedo es que volvamos al desastre económico de los años 80”, dice a Clarín Clara, una mujer más que cincuentona que pasea por el mall (shopping) Metrocentro buscando algún regalito para su nieto. La referencia, claro, es a los tiempos de hiperinflación del 39.000% anual de aquellos años, sacudidos por la guerra civil apoyada y financiada por EE.UU. y el bloqueo impuesto por Washington.

En algunas radios, oyentes llamaban para anunciar que se volverían a vivir a Miami y muchos decían llorando: “¿Será que deberemos empuñar las armas otra vez contra los sandinistas?”. Un despropósito, propio de una sociedad dividida hasta la intolerancia entre pro y antiorteguistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: