LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Juventud, ¿peligroso tesoro?

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 10, 2006

En Inglaterra, un estudio revela que un millón y medio de adultos se mudaría de sus casas por miedo a los adolescentes del barrio. En Argentina habría más tolerancia.

INCOMUNICACION. La falta de diálogo entre las diferentes generaciones podría generar desconfianza y temor.

Una investigación  recientemente publicada en Inglaterra desató la pregunta, que hasta ahora podía sonar algo extraña: ¿Debería agregarse, a la lista de las ya clásicas fobias, la paedofobia, traducida coloquialmente como «fobia a los adolescentes«? ¿Está creciendo, en el mundo de los adultos, el miedo exacerbado hacia la juventud?

El sorprendente estudio británico, en el que se le planteó a los encuestados algunos casos hipotéticos de acercamiento a los jóvenes y se les preguntó cómo los resolverían, invitó a reflexionar sobre el (¿injustificado?) alejamiento que sienten los mayores hacia los adolescentes de su comunidad.

Una de las preguntas cuyo resultado sorprendió, planteaba a los encuestados: «Si viera un grupo de chicos destrozando una parada de colectivo, ¿les pediría que dejen de hacerlo?» La respuesta reveló que sólo un 39% de los adultos ingleses se animaría a enfrentarlos (un promedio considerablemente más bajo que en el resto de Europa, teniendo en cuenta que un 65% de los alemanes, un 52% de los españoles y un 50% de los italianos sí les pediría que dejaran de hacerlo).

Otro alarmante descubrimiento del trabajo fue que aproximadamente un millón y medio de adultos habría pensado en mudarse de sus barrios por miedo a los adolescentes que acostumbraban a juntarse en las esquinas de la zona, mientras que casi dos millones admitían tener miedo de salir de sus casas de noche por temor a cruzarse con grupos de jóvenes. El estudio dio que hablar y hoy todos comentan que nadie está exento de sufrir de «paedofobia» (del griego paedo –niño-).

Pero los miedos no quedan sólo en el ámbito de las situaciones hipotéticas sino que se traducen en la vida diaria. Es el caso de un shopping center en el sur de Inglaterra que dispuso ciertas reglas de conducta que levantaron las quejas de los adolescentes. Una de las normas prohibía la entrada de personas vistiendo buzos con capuchas (conocidos como hoodies), por considerar que quienes los usan, esconden su identidad para cometer actos delictivos. La medida generó una gran polémica en el Reino Unido y los jóvenes se hicieron eco para dar pelea contra una medida considerada como «prejuiciosa».

Y por casa, ¿cómo andamos?

«Creo que en Inglaterra le tienen miedo a los jóvenes porque no hay tanta delincuencia como acá. Los grandes focalizan su miedo en determinados grupos violentos o posibles delincuentes, pero no le tienen miedo a todos los pibes. Yo, por ejemplo, nunca vi que un adulto se cruzara de vereda cuando salgo del colegio», analiza un alumno del secundario Mariano Acosta. Coincide otro compañero: «Alguna vez nos ha pasado que alguna viejita se cruzara la calle cuando estamos en masa, pero no se puede decir que sentimos discriminación constante. Puede ser que los adolescentes estemos más barderos, pero la sociedad entera está más violenta«.

Gustavo Bustamante, doctor en Psicoanálisis de la Fundación Fobia Club, reniega del uso de la palabra fobia para ilustrar este nuevo fenómeno: «La fobia es un miedo totalmente desmedido e irracional. En este caso en particular, los que padecen este tipo de ansiedad, vinculan a los adolescentes con lugares de riesgo, consumo de alcohol y drogas y conductas agresivas en general. Es decir, hacen una asociación racional entre una cosa y otra».

Ana Miranda, socióloga de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), también discute el término: «No es del todo correcto atribuir categorías psicoanalíticas a conductas sociológicas», explica.

Pero, más allá de su nombre, ¿cómo se explica este miedo desmedido a la juventud? Miranda: «La sociedad actual teje cada vez menos puentes entre sus generaciones, probablemente por el modelo social polarizado en el que estamos inmersos. Cuando estos grupos -que por lo general están aislados- se encuentran, surge entre ellos una gran incomunicación«.

Miranda se muestra preocupada por la estigmatización que sufren los jóvenes por parte de los adultos. «Sobre todo», explica, «lo sufren aquellos adolescentes de clases más bajas: estos chicos aparecen como ‘los que no tienen futuro’ y hay mucho desconcierto sobre qué es lo que pasará con ellos, qué hacen en su tiempo de ocio, cómo viven. Y ese miedo hacia ellos ya forma parte de la lógica general de la sociedad».

¿Una consecuencia directa de la incomunicación y de la violencia? ¿Moda pasajera que responde al hábito de rotular hasta las mínimas tendencias? Como siempre, en estos casos: el tiempo determinará.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: