LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Entrevista a Elisa Carrió en el programa El juego limpio

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 11, 2006

Estamos en un momento histórico muy importante para decidir qué queremos ser para adelante, o volvemos a la tragedia o fundamos la paz”

 NELSON CASTRO: Doctora Elisa Carrió ¿cómo le va?

ELISA CARRIÓ, diputada nacional – ARI: Muy bien.

NC: Queríamos compartir con usted alguna reflexión de esto que ha pasado esta semana (incidentes de san Vicente)

EC: En realidad no es lo que ha pasado esta semana, es lo que viene sucediendo desde hace un año y medio sin que la sociedad registre claramente hasta el punto de lo brutal. Hay una secuencia muy larga de fuerzas de choque, de desencadenamiento de la violencia. Lo vengo diciendo hace tanto que ahora ya no lo quiero decir más. La lógica de la violencia es imparable, es decir, cuando el poder habilita la violencia cree que lo controla; pasó en los setenta y después es incontrolable. Esa es una parte del proceso. Y esto va a ser imparable, yo quiero ser clara en esto, pero esto no es lo importante ahora, porque en otros momentos de la historia también fue imparable. Lo que no es imparable es cómo respondemos como sociedad, esto no es imparable, esto es evitable, yo sé que en general no se me escucha pero hoy a la sociedad le pido que me escuche. Primero tenemos que darle un sentido, un sentido y un significado a esto.

NC: Sí, son dos cosas distintas.

EC: Son dos cosas distintas. A mí me da la impresión en primer lugar que es como si alguien, un gran maestro, un pedagogo, o Dios, nos estuviera mostrando en la televisión la vuelta del pasado, en términos paródicos, todavía no trágicos, como una gran tragicomedia que tiene que tener un sentido, que es, nosotros estamos en un momento histórico muy importante para decidir qué queremos ser para adelante, o volvemos a la tragedia o fundamos la paz, es así de simple, es así de sencillo. Ahora ¿qué es lo que hay que definir primero en este aspecto? Los que estaban ahí, los que promueven la violencia, los que se enriquecieron, los que usaron al pueblo no son los que aman a Evita y a Perón, porque si no volvemos a la antinomia peronismo-antiperonismo. Hay mucha gente que está en su casa, que amó a Evita por la máquina de coser y que no tiene nada que ver ni con los setenta, ni con la generación de violencia de este momento. Lo segundo es que quizás le tendríamos que explicar a nuestros hijos cuántas veces por indeferencia, por miedo, fuimos cómplices de la violencia generada por los violentos que como bien dice el Presidente después se sienten víctimas porque de la violencia también son víctimas los violentos, las primeras grandes víctimas de los violentos son los violentos, ellos son los máximos perjudicados pero también dañan a una Nación. ¿Qué hace una señora o un señor que está en su casa? Primero decide interiormente nunca más la violencia; segundo le explica a sus hijos lo que vivimos, como en el Pesaj judío, en la pascua judía, para que nunca más se repita. Y tercero, yo los invito a hacerse un juramento en el corazón, es decir, trabajar por la paz, trabajar por la no-violencia, trabajar por una República en serio, registrar, porque a veces el bolsillo está lleno pero de repente se nos mueren los hijos en la calle.

NC: En este contexto… porque usted marca bien, acá estamos en dos planos diferentes, uno es el de la disputa por el poder que es licito y genera las controversias de cualquier sociedad pluralista. El tema de la violencia ya es algo que trasciende lo partidario. Hoy la dirigencia política toda, la opositora, oficialista ¿qué capacidad de diálogo tiene para darse cuenta de este problema y para decir en conjunto «a esto no»?

EC: El problema es que el gobierno es el principal violento, las fuerzas de choque son habilitadas por el gobierno, es el poder el que genera violencia, es desde la presidencia que la violencia nace, ahí tenemos un problema mayor. Si usted mira la oposición estamos todos de acuerdo en esto pero lo cierto es que acá hay un poder, un gobierno y ministros que habilitan las fuerzas de choque.

NC: Cuando Kirchner dice en su discurso de hoy «no a la violencia» ¿a usted le genera algún sentimiento de contradicción?

EC: Me hace acordar a «La Caída», es una película sobre el final de Alemania donde finalmente tanto Goebbels como Hitler dicen el pueblo es culpable porque nos votó. Entonces lo primero que tiene que hacer alguien que promueve la no-violencia es no tener fuerzas de choque. Si la semana pasada en el Hospital Francés mandó las fuerzas de choque, si en la contramarcha de la seguridad había fuerzas de choque, cuando uno habilita la violencia, el mismo discurso violento desde una presidencia habilita la violencia. Por eso viajé a Sudáfrica, porque si usted recuerda yo desde el principio estoy diciendo que vamos a la violencia, vamos al fascismo, y la verdad es que todo el mundo me decía que exageramos, y ahora no quiero que me digan que tengo razón porque nuevamente es tarde como cuando se llevaron los ahorros. Lo único que sí quiero es una salida para adelante. Yo tengo una fuerte esperanza si la sociedad no se presta a ésta violencia, si los peronistas que amaron a Evita se dan cuenta del uso que están haciendo de ellos; si la oposición no se vuelve gorila por esto, porque hay que mantener la calma, hay mucha gente que hoy dice «son los de siempre»,  los violentos son los de siempre, pero los peronistas no son todos violentos, porque no podemos volver a la autonomía de los cincuenta, porque si tratamos de reconciliar, si tratamos de fundar la no-violencia, si tratamos de prepararnos para la construcción republicana que va a tener que venir, esta República está perdida, a ver si se entiende, esto está claro, la República está perdida, el Estado de derecho está perdido, muchos recursos naturales están perdidos, ya está perdido, entonces ¿qué podemos hacer frente a esto? Que mientras se desenvuelva la lógica violenta al interior del poder y ya ahora en el seno interior del propio peronismo tenemos que ir armando la reconstrucción republicana, esto es lo que hay que hacer, y tener mucha serenidad ¿Qué pasó en los setenta? La sociedad se compró la violencia y estuvo de un lado o del otro, ahora lo que la sociedad tiene que hacer, y yo le ruego, es correrse.

NC: Eso se observa, afortunadamente eso se observa…

EC: Pero tiene que correrse más decididamente, y darle legitimidad a un presidente, tiene que correrse de modo que si la sociedad se corre esto no va a tener grave daño a la nación. Toda la vida me ha tocado un servicio difícil a la Nación que es decir las peores cosas en los peores momentos, es decir, dar malas noticias, yo creo que ahora tengo buenas noticias en el mejor sentido de la palabra, que si nos corremos, que si ese conflicto se resuelve finalmente como ellos decidan resolverlo, pero nosotros vamos camino a esa República, a esa reconciliación nacional, a esa verdad, a esa justicia, a esa sociedad de paz, a esa nueva confianza, creo que esta sociedad tiene una capacidad enorme y no va a haber daño ni económico… y quizás sea una gran oportunidad histórica porque ¿se podrá gobernar con este sindicalismo? Es una oportunidad histórica, los juicios de Dios son muy particulares, la gente se auto-ejecuta, lo que vemos son auto-ejecuciones, la gente se auto-daña y se muestra. San Pablo en una de las epístolas decía «Dios los vuelve insensatos antes de llevárselos»; o vuelven a la sensatez o en todo caso es algo que debemos pasar como aprendizaje histórico. Lo que no puede pasar es que de nuevo digamos «estamos hartos, son los mismos de siempre» y no mostremos en nuestra casa a nuestros hijos que ésta fue la violencia que mató generaciones, que ésta fue la violencia que nos llevó a chicos fuera del país, y entonces prometernos todos que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos tengan un país de paz.

NC: Debo ser honesto, Kunkel acá más temprano yo le señalé esto y él reconoció que era un error aprovechar y fomentar grupos de choque. Dos preguntas finales ¿no hay ningún diálogo entre estructuras de la oposición suyos o de otros, con ningún nivel del gobierno?

EC: No.

NC: ¿No lo ve posible en un futuro?

EC: El problema es que solo hay cooptación, solo hay compra, solo hay humillación, solo hay destrato, pero hay muy buena relación entre dirigentes de la oposición, sobre todo aquellos que no tienen especulación política y que no quieren sacarse fotos.

EC: Si hoy el Presidente la llamara…

EC: Yo no iría, y se los digo sinceramente, no por no confrontar sino porque no le creo. Él es un ser demasiado violento, sería casi como formar parte de nuevo de una gran mentira para el uso de ellos, ellos usan todo, si usan el cuerpo del muerto más querido por el peronismo, si usan el cuerpo de Evita ¿cómo no van a usar a un enemigo? Para ellos somos enemigos. Entonces, en esto hay que tener mucha serenidad, lo de ellos va a decantar solo, viene un tiempo que se llama el adviento que es un tiempo de separación de la paja y el trigo, quizás alguien esté separando y se esté llevando la paja, ojalá que seamos trigo.

NC: Doctora Carrió, muchas gracias.

EC: No, al contrario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: