LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

TURISMO AVENTURA: ARGENTINA

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 12, 2006

Al trotecito, por todo el país

MONUMENTO NATURAL. EN EL NORTE DEL PAIS, LAS CABALGATAS ATRAVIESAN LOS DESERTICOS Y COLORIDOS PAISAJES DE LOS VALLES CALCHAQUIES

De la Cordillera y los Valles Calchaquíes a la Patagonia, los mejores circuitos para recorrer a caballo. Datos útiles y precios.

El país se hizo a caballo, como dice el refrán. Y, a caballo también, es posible recorrerlo, reviviendo las sensaciones de aquellos pioneros que desandaban kilómetros al paso, al trote o al galope, entre cerrados bosques, pampas, serranías o picos con nieves eternas.
En la Argentina, la oferta de cabalgatas es muy amplia y variada, y la temporada acaba de comenzar. Las propuestas incluyen desde recorridos de un día hasta travesías de más de una semana. Y desde las que se basan en la contemplación de paisajes, flora y fauna, hasta aquellas que se sumergen en la historia y desandan antiguas sendas gauchas o cruzan los Andes tras las huellas de San Martín.
En esta nota, un informe con algunas de las más interesantes travesías a caballo, a cargo de agencias de turismo o guías especializados. De las sendas gauchas de Jujuy a los glaciares de Santa Cruz, o de los troperos correntinos al ejército de los Andes en Mendoza y San Juan, la propuesta es conocer el país a caballo.


ALTAS CUMBRES. EN LA PROVINCIA DE MENDOZA, ALGUNOS RECORRIDOS DE VARIOS DIAS PROPONEN LLEGAR HASTA EL CORAZON DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES. 

El tiempo de la naturaleza

Recorrer grandes distancias a caballo es ir entrando, poco a poco, en otro ritmo, tan encantadoramente distinto al ajetreo de las grandes ciudades. Es dejarse llevar por el tiempo de la naturaleza: ver pasar las nubes y caer la lluvia; contemplar la puesta del sol; disfrutar del silencio que sólo quiebra el acompasado chasquido de las herraduras, el silbido del viento o la cadencia de una charla.
«El caballo y la montaña permiten alcanzar un estado espiritual muy especial. Algo que se logra con varios días de cabalgata, ante paisajes deslumbrantes, y lejos de la rutina», dice Hernán «Papá Noel» Uriburu, un gaucho salteño que hace más de 30 años anda guiando jinetes por su provincia. La variedad geográfica de Salta permite pasar en un rato de la selva húmeda del Valle de Lerma a los desérticos y coloridos Valles Calchaquíes.
Ríos cristalinos, cerros multicolores, enormes cardones y la majestuosa presencia de cóndores, a 3.000 metros de altura, son el escenario de trayectos como los que hilvanan Uriburu, la agencia Pioneros o el guía Fernando Escudero. También visitan el pueblo andino de Amblayo —famoso por sus quesos de cabra—, proponen dormir en puestos de montaña y atravesar la asombrosa Quebrada de las Conchas, entre Salta y Cafayate. No faltan los fogones, las guitarreadas y las rondas de mate bajo las estrellas.
Tampoco falta el mate en las travesías patagónicas, que atraviesan mágicos senderos en medio de bosques de lengas, coihues o araucarias, y muy cerca de glaciares. Y qué mejor que un caballo, dice Luciano Cuenca desde El Calafate, para acercarse en silencio al majestuoso glaciar Perito Moreno, en el sur de Santa Cruz.

De la estepa patagónica a los bosques magallánicos a través de valles y cuestas, los recorridos —de uno a cinco días— que organizan Luciano o Gustavo Holzmann permiten disfrutar de todas las vistas imaginables del Perito Moreno, o de las panorámicas de Torres del Paine, en Chile. La interpretación de la flora y la fauna autóctonas es sólo uno de los atractivos que se suman a la inolvidable experiencia de ascender al Cordón de los Cristales o cruzar la estancia Nibepo-Aike para llegar al camping Lago Roca, en busca de la ansiada ducha caliente.
En Bariloche, la agencia Diversidad, propone «La cabalgata a los hielos». Se parte desde un mallín entre los lagos Gutiérrez y Mascardi y se llega hasta Pampa Linda, al pie de los glaciares colgantes del cerro Tronador, transitando una huella de unos cien años. Se hace noche en un campamento y se alcanza el punto más alto en el refugio Otto Meiling, en medio de dos lenguas glaciarias y con una imponente vista del Pico Internacional, de más de 3.500 metros.
Y si de naturaleza y nieves eternas se trata, al sur de Mendoza la empresa Feeling Turismo comienza, el 29 de diciembre, su temporada de la «Cabalgata por los Andes»: ocho días partiendo de Los Molles, entre cascadas y ríos rápidos, hasta la frontera con Chile.


PAISAJES CORDOBESES. EN LA ZONA SERRANA DE ONGAMIRA, LAS TRAVESIAS LLEGAN HASTA SITIOS DONDE SOLO SE PUEDE ARRIBAR A CABALLO, PARA ACAMPAR ALLI DURANTE LA NOCHE

Huellas de la historia

«Lo que no me deja dormir es, no la oposición que puedan hacerme los enemigos, sino atravesar estos inmensos montes», le escribió el general San Martín, el 14 de junio de 1816, a Guido. Si hay travesías que tienen a la naturaleza como principal protagonista, otras, en cambio, se meten de lleno en la historia del país.
Hay pocos escenarios más atractivos para cabalgar la historia que las alturas de la Cordillera de los Andes, aquellas que en 1817 recorriera el Ejército Libertador. Desde hace más de 20 años, el sanjuanino Ramón Ossa recorre estas escarpadas geografías siguiendo aquellas huellas, en una cabalgata que se interna en el corazón de la cordillera, en San Juan, cruza a Chile por el legendario Paso de los Patos y visita el escenario de la batalla de Chacabuco.
Además del valor simbólico y la emoción de seguir los pasos del Libertador, otros premios aguardan a los jinetes: llegar, por ejemplo, a la cumbre del Cordón del Espinacito —4.500 metros—, con sus placas conmemorativas del cruce sanmartiniano. O ascender la Cuesta de la Honda —4.300 metros—, con su espectacular mirador de la cara norte del cerro Aconcagua y la cordillera de la Ramada.
«El armado de monturas y car gas por la mañana en plena montaña, y la relación que cada jinete establece con su caballo luego de varios días de marchar juntos, son sensaciones difíciles de transmitir; hay que vivirlas», apunta Eduardo Finkel, de la agencia Pioneros, quien propone un recorrido similar entre Mendoza y Santiago, Chile.
También son difíciles de describir las intensas sensaciones que provocan el cenar o dormir bajo las estrellas, en el techo del continente.
Escenario de las guerrillas gauchas, fundamentales en las luchas por la independencia, la frondosa selva de yungas de Jujuy es territorio que el jujeño Santos Suruguay conoce como la palma de su mano.


POR LAS SENDAS DEL TAFI. EN TUCUMAN, LAS CABALGATAS ATRAVIESAN CERROS Y SELVAS HASTA LLEGAR A LA ‘CIUDACITA’.

Su travesía «A Caballo por la Huella Gaucha», de dos días y una noche de duración, desanda un antiguo camino de chasquis, que hoy sirve de base para una propuesta de turismo rural que permite saborear platos típicos y compartir las costumbres de la zona.
Otro itinerario es la «Marcha evocativa a Humahuaca»: una monumental cabalgata de diez días que recorre la Quebrada de Humahuaca, para rendir homenaje a los gauchos y la virgen patrona. Del 25 de enero al 2 de febrero, permite visitar todos los pueblos de la Quebrada —Patrimonio Cultural de la Humanidad—, reconocer sitios de batallas entre gauchos y realistas, y hasta participar en un simulacro de combate.


EN LA PATAGONIA. UN ESCENARIO ENCANTADO, IDEAL PARA LAS TRAVESIAS A CABALLO, ENTRE RIOS CRISTALINOS Y EXUBERANTES BOSQUES DE LENGAS, COIHUES Y ARAUCARIAS.

En la provincia de Chubut, partiendo desde Esquel y atravesando bosques de lengas y bordeando los cristalinos ríos Gualjaina y Chubut, Miguel Torres propone revivir la epopeya de los primeros colonos galeses, que arribaron a la Patagonia hace ya más de cien años.

De indios y cóndores

Por las sendas del Tafí, como cantaba don Atahualpa. En un antiguo puesto de Tafí del Valle, en Tucumán, Jerónimo Critto comienza su «Travesía a las Ruinas de La Ciudacita», que se aconseja sólo para iniciados por su cierto grado de dificultad.
A lomo de mula por la catamarqueña El Tesoro, pasa por Las Pirquitas e ingresa al Parque Nacional Los Alisos, exponente de bosque montano y bioma altoandino. Tras superar los 4.500 metros en Abra del Inca —foto obligada, con la verde llanura tucumana allá abajo—, se llega hasta los antiguos restos de monumentales construcciones, sobre los faldeos orientales de los Nevados del Aconquija, a 4.300 metros de altura.

Luego, bajando por Las Cuevas y bordeando el río de Las Pavas, se recorre el Parque Nacional para finalizar en la Administración. Una serie de experiencias únicas nutren estas travesías a caballo. Como pasar junto a las condoreras y ser testigos, al atardecer, de su regreso a los nidos. O visitar un cementerio indígena e interminables pircas y corrales de piedras entre las montañas, para adentrarse en la cultura comechingona. O en la zona serrana de Ongamira, en la provincia de Córdoba, con el guía Fernando Escudero, acampar en lugares a los que sólo se puede llegar a caballo, junto a ríos transparentes. También la propuesta del grupo de turismo alternativo Intihuasi con su «Cabalgata a la Gruta de Inti Huasi», de tres días, por el Valle de Pancanta, San Luis. En esta travesía se recorren cañadas, ríos y valles, se visitan sitios aborígenes como Casa de Piedra Pintada y la propia gruta —habitada hace más de 8.000 años—, y se prueba suerte buscando pepitas en una antigua mina de oro.

Tierra de gauchos

La provincia de Buenos Aires, tradicional zona de gauchos y caballos, tiene varios baquianos en la organización de cabalgatas. Como Pancho Peña, cuyas travesías buscan recrear las sensaciones de aquellos pioneros que hicieron los caminos del país con largos viajes en caballos y sulkys.
De dos días, los trayectos se inician en la estancia Los Dos Hermanos, cerca de Zárate, y transitan caminos vecinales para hacer noche en un campamento en la estancia Arroyo Hondo, donde —además del mate y las exquisitas tortas fritas— descolla el cordero al asador.

«Sí, hay que traer bolsa de dormir, poncho, botas y una maleta con una muda de ropa. Pero lo indispensable es traer muy buena onda», dice Pancho, que para el primer fin de semana de diciembre planea una salida, a la luz de la luna llena, por las orillas del Paraná.
Y si de gauchos que no les vayan en zaga a los bonaerenses se trata, allí están los correntinos. En la Estancia La Rosita, a 18 kilómetros de Esquina, Corrientes, se propone recorrer 130 kilómetros entre llanuras, lagunas, esteros, montes y forestaciones, siguiendo el trayecto que años atrás realizaban los troperos que arreaban el ganado hasta la feria.
Entonces, el caballo era la «herramienta» de trabajo más importante y las estancias ofrecían resguardo y un buen plato caliente. Igual que en esta cabalgata, sólo que ahora con gastronomía y servicios de primer nivel. Durante el trayecto, vale tanto cabalgar como detenerse para observar los yacarés.

Al trote o al galope, por llanuras, selvas o desiertos, las cabalgatas proponen una forma distinta de conocer y disfrutar la geografía y las costumbres autóctonas del país.

 

 

Una respuesta hasta “TURISMO AVENTURA: ARGENTINA”

  1. mirta said

    “Muchas pequeñas cosas hechas por muchas pequeñas personas en muchos pequeños lugares, son los que van a cambiar el mundo”. (María Teresa de Calcuta)
    Muy bueno lo tuyo de las cabalgatas, no he hablado de ellas en mi humilde blog, pero si de muchos lugares de nuestra linda ARGENTINA.
    Un besote lleno de paisajes Argentinos.
    ADMINISTRADOR: No hay duda alguna que bellas palabras sólo puedens er dichas por bellas personas. Gracias por participar y por el comentario MIRTA, muy interesante tu blog, ya subiremos noticias de tu blog.
    Besotes llenos de mil paisajes de la ARGENTINIDAD ..AL PALO
    Gracias Mirta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: