LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

: NEW ORDER, UNA LEYENDA QUE TOCA EL SABADO EN EL PERSONAL FEST

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 17, 2006

El honor de un oscuro pasado en el presente


La banda, pionera del tecno pop (y antes del dark, como Joy Division), toca por primera vez en la Argentina. Aquí, la grilla completa de lo que se verá mañana y pasado en el Club Ciudad de Buenos Aires.

EN VIVO. Reconciliados con su pasado, New Order también toca antiguos temas de Joy Division. Promete ser uno de los shows del añoTarea difícil la de remontar una leyenda. Eso fue lo que tuvieron que hacer los miembros de Joy Division en 1980, luego del suicidio de su cantante Ian Curtis. Pero, aunque siguieron tocando con el nombre de New Order por más de veinte años, el fantasma de Joy Division todavía sigue acechándolos desde las sombras. Sin duda el número más interesante de la nueva edición del Personal Fest, New Order toca este sábado en el Club Ciudad, pero antes vale la pena hacer un repaso de su historia.

Surgidos en la efervescente escena de Manchester de fines de los ’70 y comienzos de los ’80 (ver Madchester: Recuerdo…), Joy Division arrancó siendo una banda punk luego de ver en el ’76 un show de los Sex Pistols que incendió las cabezas de los jóvenes mancunianos. Con el nombre The Stiff Kittens primero y Warsaw después, pronto Bernard Albrecht (guitarra), Peter Hook (bajo), Stephen Morris (batería) e Ian Curtis (voz) se cambiaron el nombre por el de Joy Division. Lo cual les trajo sus problemitas: en los campos de concentración nazis, la “división de la alegría” era un grupo de prisioneras judías obligadas a prostituirse para solaz de la tropa alemana. Para cuando grabaron su primer disco, los cuatro habían cambiado la rabia punk por una música melancólica e introspectiva. Como casi todas las bandas de Manchester, Joy Division fue editada por Factory Records, la compañía del periodista y visionario Tony Wilson.

Epiléptico y con tendencia a la depresión, Curtis siempre había sido un personaje emocionalmente inestable. Obsesionado con los llamados poetas malditos, abrazaba con ferocidad el romanticismo de Rimbaud y Baudelaire. Las tapas de Unknown Pleasures (1979) y Closer (1980) estaban ilustradas con fotos de tumbas italianas. Su visión de las cosas (pesimista es decir poco) fue la base para lo que luego se llamó dark. El 18 de mayo de 1980 su esposa Deborah lo encontró muerto en su departamento. Se había ahorcado después de ver Stroszek (Werner Herzog, 1977) y mientras escuchaba el disco de Iggy Pop The Idiot. Tenía 23 años.

Albrecht, Hook y Morris, al igual que la gente de Factory, estaban shockeados. Un tiempo desopués, los supervivientes de Joy Division decidieron seguir adelante con un nombre que también los ligaba a la imaginería nazi: New Order, igual que la efímera banda del ex Stooges Ron Asheton. Para entonces, Albrecht había cambiado su apellido a Sumner y asumido la responsabilidad vocal, y la novia de Morris, Gillian Gilbert, había entrado para aportar teclados. Aunque al comienzo sonaban como Joy Division, pronto se profundizaron las diferencias. Comenzaron por los títulos: su primer álbum se llamó Movement, como oposición a Still, el último de Joy Division. En cuanto al sonido, enfatizaron el uso de teclados y secuencias, convirtiéndose en pioneros del tecno pop. También cultivaron el misterio: en los discos no aparecía información sobre la banda, mucho menos fotos (todo cortesía del fotógrafo y diseñador minimalista Peter Saville). Las letras de Sumner también son, por decir lo menos, crípticas. El tema Touched by the Hand of God, dedicado a Maradona, es lo menos futbolero que se pueda concebir.

Luego de editar Republic (1993), New Order quedó en stand-by y sus miembros se dedicaron a otros propios proyectos: Sumner formó el dúo Electronic con el guitarrista de los Smiths, Johnny Marr; Hook armó un proyecto llamado Monaco; mientras Morris y Gilbert trabajaban bajo el apropiado nombre de The Other Two. En el ’98 se reunieron para dar un show en el festival de Reading, y todo anduvo lo suficientemente bien como para que en 2001 saliera Get Ready, un disco que volvía a un sonido más guitarrero pero sin abandonar la sensibilidad pop.

Además de reconciliarse entre ellos, en este regreso hicieron también las paces con su pasado y volvieron a incluir temas de Joy Division en sus conciertos. De hecho, en octubre encabezaron un homenaje al venerado DJ de la BBC John Peel con un set compuesto exclusivamente por material de Joy Division. “Sin John no hubiéramos llegado a ningún lado, y seguramente él lo hubiera querido así”, se ¿justificó? Hook. Casualmente o no, este cambio de actitud llega en medio de un virtual “año Ian Curtis”: el fotógrafo Anton Corbijn ya terminó de filmar Control, una biografía del cantante; Hook está escribiendo How Not to Run a Club, sobre los días (y noches) de The Hacienda (ver Madchester…), y también hay agendados no sólo reediciones de los discos de Joy Division, sino también un DVD documental sobre el grupo.

El sábado, entonces, estaremos ante pioneros de los de verdad. Y si a la historia se le agrega un presente más que saludable, esto permite intuir que New Order dará uno de los shows del año.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: