LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

A los 81, murió Robert Altman

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 22, 2006

EL DIRECTOR DE «M.A.S.H.» Y «CIUDAD DE ANGELES» FUE NOMINADO CINCO VECES AL OSCAR

Considerado uno de los grandes del cine norteamericano, Altman se había forjado una reputación como un cineasta rebelde e inconformista.

EL LARGO ADIOS. Llevaba varios años enfermo pero continuaba filmando. En Berlín había presentado su última película en silla de ruedas.

Fue uno de los nombres clave del cine norteamericano de las últimas cuatro décadas, teniendo su época de esplendor en los agitados años ’70. Sin embargo, los orígenes de Robert Altman —que murió el lunes a los 81 años, en los Angeles— no son los mismos de los de la generación que triunfaba por entonces (nombres como Scorsese, Coppola, Bogdanovich o Friedkin). Para la época de sus éxitos con M.A.S.H. y Nashville, Altman llevaba ya una larga carrera como realizador de publicidades, películas industriales, educativas y series de televisión. Y fue esa cruzada experiencia la que generó uno de los estilos más particulares y personales del cine.

El director de Ciudad de ángeles había nacido el 20 de febrero de 1925 en Kansas City, Missouri. Estudió en una escuela católica y luego pasó por una Academia Militar. En 1945 llegó a ser piloto de la Fuerza Aérea, pero al culminar esa etapa, se casó con su primer mujer (tuvo tres, oficiales), se mudó a Los Angeles y probó suerte en la industria del espectáculo como actor, compositor y guionista. Sin suerte, decidió volver a Kansas.

Curiosamente descubrió allí sus talentos como realizador trabajando en documentales industriales, publicidades, filmes de entrenamiento y educativos hasta completar 65 películas en los años ’50. Vinieron luego comerciales y, tras retornar a Hollywood, se consolidó como director de series de televisión. En 1957 hizo un largo (The Delinquents), un documental (The James Dean Story) y luego dirigió capítulos de famosas series como Alfred Hitchcock Presenta, Peter Gunn, Maverick, Bonanza y Combate.

A fines de los años 60 logró ser aceptado en el mundo del cine y, tras rodar Aquel frío día en el parque, logró su primer gran éxito con M.A.S.H. (1970), sátira sobre un grupo de médicos en la guerra de Corea que luego se convirtió en una exitosa serie de TV. Su mejor película de entonces es el oscuro western McCabe y Mrs. Miller, con Warren Beatty y Julie Christie. Títulos como El volar es para los pájaros y la adaptación de la novela de Raymond Chandler, El largo adiós, con Elliot Gould como Philip Marlowe, le siguieron hasta llegar a Nashville, fresco sobre la música country norteamericana que se convirtió en un filme modélico de la época y el que terminaría por definir su estilo.

Allí, Altman empezó a explorar una serie de recursos formales y temáticos que lo distinguirían de sus pares. Por un lado, se especializó en narraciones corales, con docenas de personajes e historias entrelazadas y sin protagónicos claros. A esas historias cruzadas, que generalmente se desarrollaban en un ámbito específico (una ciudad, un casa miento, una convención, una compañía de danza, los ejecutivos de Hollywood o el mundo de la moda, etc.), Altman le agregó un uso del sonido único. En sus películas era habitual escuchar varias conversaciones a la vez, y personajes hablando al mismo tiempo, algo que era casi tabú en el Hollywood clásico.

A esos rasgos estilísticos inusuales (que sorprendieron en los ’70 pero luego perdieron originalidad), Altman le agregó una mirada bastante cínica y descarnada sobre el mundo y sobre los personajes que poblaban sus películas, al punto de hacer de esa extraña forma de misantropía una de sus características más discutidas y criticadas de su cine. Lo más raro del asunto es que su fama personal era la de ser un hombre amable, generoso y dueño de extraordinario humor y sentido del compañerismo, según manifestaron los cientos de actores que trabajaron con él.

Pero su mirada cínica sobre el poder, sobre Hollywood y su lugar como ícono rebelde, «contestatario» y crítico durante los años ’70 le sirvieron para ganar popularidad. Películas como Buffalo Bill y los indios, Tres mujeres y Una boda redondearon la década hasta que se topó, en 1980, con el fracaso de su versión de Popeye, con Robin Williams, y entró en un largo pozo creativo que duró, con pequeñas excepciones, casi una década, en la que hizo filmes como Terapia de grupo y la serie Tanner ’88.

Con Vincent & Theo (sobre la relación entre los hermanos Van Gogh), The Player: Las reglas del juego y Ciudad de ángeles, Altman regresó con todo a principios de los ’90. Le siguieron películas como Pret-a-porter, Kansas City, Hasta que la muerte nos separe, El doctor y las mujeres y The Company. De su última etapa, acaso el filme suyo con mayor repercusión fue Gosford Park (2001) en la que mantenía su formato de relato coral pero trasladado a la campiña británica.

Altman estuvo nominado cinco veces al premio Oscar al mejor director pero nunca lo ganó hasta que, en la pasada ceremonia, le otorgaron una estatuilla a su extensa carrera. Su última película fue Noches mágicas de radio, que compitió en el pasado festival de Berlín y se estrenará el 4 de enero en la Argentina.

Información

«Noches mágicas de radio», su última película, acaso sea la más interesante de su última etapa. El filme, que se desarrolla en la última transmisión de un programa de radio de música country, es un tierno y divertido homenaje a la cultura popular de su país. En el filme actúan Meryl Streep, Lily Tomlin, Tommy Lee Jones y Woody Harrelson, entre otros.

Sus películas


M.A.S.H. (1970)

Su primer éxito fue esta ácida comedia sobre un campamento de médicos que atiende a heridos en la Guerra de Corea. Con Donald Sutherland y Elliott Gould.

Nashville (1975)

Su película prototípica de su época dorada fue esta comedia dramática coral sobre una convención política en la capital de la música country. Con Keith Carradine y Shelley Duvall.

Las reglas del juego (1992)

Acida mirada sobre el mundo de los guionistas, productores y directores de Hollywood, con Tim Robbins como un poderoso ejecutivo de la industria amenazado de muerte.

Ciudad de ángeles (1993)

Basado en textos de Raymond Carver, el filme cuenta las desventuras paralelas de varios habitantes de Los Angeles. Con Andie MacDowell, Jack Lemmon, Tim Robbins y Tom Waits.

Gosford Park (2001)

Las diferencias sociales entre los millonarios y los empleados en un caserón de la campiña inglesa salen a la luz tras un crimen. Con Maggie Smith y Kristin Scott-Thomas.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: