LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Dibujos de “El Roto”, una patada en el corazón de la realidad

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 22, 2006

ABRIO EN BUENOS AIRES UNA MUESTRA DEL RECONOCIDO CARICATURISTA ESPAÑOL

Con trazo austero y pocas palabras hace una crítica aguda de nuestro tiempo.

SINTESIS. “El Roto”  dijo que busca mostrar las cosas “como son, pero sin ensañarse en ellas”.

ANDRES RABAGO. El nombre real.

Dentro de un rato dirá que no, que él no es cruel, que el trazo de su pluma no es cruel, que las palabras que rasgan el blanco del papel no son crueles, que hay “un amor” en lo que hace, que la crueldad en todo caso estará en la mirada del que mira.

Qué va.

El hombre se llama Andrés Rábago pero hace años que su nombre está detrás, casi tapado por su seudónimo: “El Roto”. Porque hace años que “El Roto” comenta —con esa “no-crueldad”— la realidad de su tierra y del mundo entero con dibujos que se publican en el diario español El País. Hasta el 10 de febrero, una muestra de los últimos años de su trabajo se puede ver en el Centro Cultural de España en Buenos Aires, Paraná 1159. Buena oportunidad para conversar —por teléfono— con este hombre que supo hablar de la inmigración, de la explotación, de la guerra, del medio ambiente, del cinismo, de la violencia contra las mujeres, en fin. El Roto gusta recalcar que no es un humorista. Ni que lo diga.

Un ejemplo: una camioneta en el camino. “¡Qué maravilla de desierto!”, dice alguien. “Tenías que haberlo visto hace un par de años, cuando todavía era un bosque.”

Otro. Una señora mira a un nenito de pañales: “Farmaquín, ven, que te van a sacar unas celulitas para curar a tu hermanito.”

—Se ve que no piensa ponerle mermelada a nada…

—Lógicamente. No es cuestión de quitarles dureza a las cosas sino de mostrarlas como son sin ensañarse en ellas.

El Roto nació en 1947 en Madrid, es decir que le tocó empezar su carrera —como su vida— bajo el franquismo. En esa época usaba el seudónimo de “Ops”. Que fue coexistiendo con el actual. “Hacía un dibujo roto, deshilvanado, mal hecho, y tenía personajes desastrados; por eso surgió este nombre”, dice parco, parco como su trazo.

Dice que no, entonces. Que no es cruel. Que no es humorista sino que hace sátira. Que no es un editorialista, aunque dé opiniones políticas punzantes, porque “no sigo ninguna línea editorial”.

—¿Cómo elige los temas?

—Me dejo llevar por mi intuición, por cosas que me interesa decir, nunca sigo los temas políticos de actualidad, trato temas de mediano plazo, de largo plazo, problemas que sé que van a estar ahí cierto tiempo.

—Y trata de tomar el punto de vista de gente de la calle.

—Así es. No me interesan los personajes públicos: ya tienen sus vehículos y dicen lo que piensan.

—¿Usted es un vocero de los ciudadanos de la calle?

—No. Tampoco se trata de usurpar su opinión; de algún modo formas parte de esa opinión. No eres su portavoz, eres uno de ellos.

—¿Recoge opiniones, escucha lo que habla la calle?

—Pues no, me muevo poco del estudio, soy una persona bastante solitaria, lo que procuro es tener mucho silencio alrededor. No tengo televisión, apenas oigo la radio, mantengo en mi entorno un silencio que me permite escuchar lo que está en el aire. Sería algo así como guardar silencio para poder oír.

—¿Es un formador de opinión?

—Más que formar opinión yo creo que expreso opinión. Me parece útil ayudar a que la opinión que ya está formada en una persona cristalice y tome forma. No estás formando opinión, estás ayudando a que salga a la luz.

—Tiene un trazo amargo…

—Una de mis zozobras sobre la sátira actual es la baja calidad gráfica. Cuando conoces el trabajo plástico de los grandes dibujantes de otros tiempos te das cuenta de que ha habido gente con una importante formación como pintor. Salvo excepciones, el trabajo que hace ahora es demasiado infantilizado, hay cierto facilismo. Tenemos la obligación de elevar el lenguaje plástico por lo menos a niveles decentes.

—¿Por qué?

—Porque en sí es un gozo, es algo valioso. El dibujo no es un mero excipiente donde va la medicina, en sí es una medicina.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: