LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

La desigualdad entre hombres y mujeres

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 29, 2006

La letra de la ley dispone la igualdad entre hombres y mujeres, pero las prácticas sociales abren una brecha profunda entre los sexos, que todavía se siente con fuerza en el mundo del trabajo y en el ámbito doméstico.
Así lo consideran organizaciones de la sociedad civil y funcionarios, que impulsan una batería de medidas para nivelar una situación que, a principios del siglo XXI, sufre una gran cantidad de mujeres en la Argentina.
“Hay un abismo entre la legislación y la realidad. Si bien se habla de igualdad, hay una realidad con respecto al rol social que cumple la mujer en la familia que la deja en situación de desigualdad. Por ejemplo, no hay ningún convenio que reconozca la enfermedad de un hijo como razón válida para ausentarse y así muchas mujeres pierden sus premios por presentismo”, explicó María Conti, de la Asociación Amas de Casa del País.
La dirigente remarcó que “un embarazo todavía hoy es causal de despido” ya que “la ley puede hablar de protección pero después hay una práctica concreta en la que la flexibilización laboral recae sobre las mujeres con desventaja muy grande”.
Algunas de estas causas explican el mal desempeño —puesto 82 sobre 115 países— de la Argentina en un ránking sobre brecha salarial entre géneros que difundió hace unos días el Foro Económico Mundial.
Para la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), María José Lubertino, “las diferencias salariales entre varones y mujeres son sólo un aspecto de la discriminación en el ámbito del trabajo” y todavía hay puntos para apuntalar desde el Estado.
“Los otros temas graves son que la mayoría de las mujeres está en situación de precariedad labroral, en un trabajo ilegal o informal, con lo que a las consecuencias salariales se suma una mayor vulnerabilidad en cuanto a cobertura de salud y seguridad social”, explicó.
Lubertino destacó la problemática de las mujeres que no pueden acceder a una jubilación por haber trabajado “en negro” y advirtió que incluso para aquellas que tienen el beneficio “es muy grosera la diferencia” en los haberes.
“El otro tema grave es la diferente distribucion entre varones y mujeres de lo que es el trabajo doméstico, cuidado de niños, niñas, adultos mayores y personas con enfermedad. Según las encuestas con las que contamos, las mujeres en Argentina seguimos realizando el 90 % de este tipo de trabajos”, advirtió.
Lubertino sostuvo que el Instituto que encabeza tendrá “como primera prioridad de, en conjunto con el Ministerio de Trabajo, el lograr la paridad en el mundo laboral para mujeres y varones”.
Adelantó que ahora su área pasará a “integrar el equipo que monitorea las condiciones laborales” y precisó que esta semana se lanzará un “foro contra la discriminación laboral” que incluirá las cuestiones de género.
Y destacó que se promoverán “planes de igualdad en el ámbito de las empresas acordando metas para lograr la equiparación”.
“Vamos a mostrarle a las empresas cuáles son las ventajas de tener una planta equiparada de varones y mujeres, removiendo los prejucios que tienen. Está demostrado que el prejuicio de un mayor ausentismo de la mujer es falso, y que también lo es creer que es más caro contratar mujeres porque hay que otorgarles licencias por maternidad”, señaló.
Otro ámbito de desigualdad entre hombres y mujeres se da puertas adentro de los hogares.
Un proyecto de la diputada por el ARI Marcela Rodríguez, de amplia difusión en los últimos días, apunta a “poner en pie de igualdad” a los esposos en las tareas del hogar.
La iniciativa ya obtuvo dictamen favorable de las comisiones de Legislación General y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara baja, y está en condiciones de ser tratada en el recinto.
Para la dirigente de Amas de Casa del País —una organización de defensa de los derechos de la mujer asentada territorialmente en distintas provincias— una norma sobre ese aspecto “no garantiza que se vaya a cumplir en los hechos, pero impacta porque el tema puede ser planteado a modo de discusión por cada mujer en su casa”.
“Los varones que no comparten ninguna tarea dicen que el proyecto es ridículo pero lo cierto es que la mujer sigue cargando sobre sus espaldas buena parte de esas tareas. El proyecto ayuda a poner sobre la mesa este tema”, señaló.
A su vez, Lubertino consideró que el tema “es muy importante porque también hace a un derecho de niños y niñas que sean cuidados tanto por su papá como por su mamá”.
De todos modos, consideró que más que con una norma lo más efectivo sería “propiciar estos cambios a través de la educación y campañas comunicacionales”.
Otra faceta de la desigualdad se vive también en las escuelas, más allá de la superioridad de las mujeres en las matrículas de todos los niveles educativos.
“Se percibe un alto nivel de discriminación sexual en cuanto a las carreras, orientaciones, incluso en la transmisión de conocimientos por parte de los y las docentes, que tienen prejuicios en cuanto a qué destrezas, habilidades, o aptitudes pueden ser más fácilmente desarrollados por varones y mujeres”, explicó Lubertino.
Según consideró, la nueva Ley de Educación y la Ley de Educación Sexual facilitarían la erradicación de esas prácticas en las escuelas, propiciando mayores niveles de igualdad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: