LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Chicago se dio el gran gusto ante River

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 4, 2006

Revirtió el resultado y le ganó por 2-1 en El Monumental, donde el local estaba invicto en el Apertura. Federico Higuaín y Jorge Martínez anotaron para el equipo de Motta, mientras que Farías había puesto en ventaja a los de Passarella. Con la victoria, los de Mataderos quedaron un partido arriba en el historial entre ambos.

FESTEJO. Todo Chicago es alegría. Los de Mataderos consiguieron un excelente triunfo de visitantes.

«Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera«, dice José Hernández en su Martín Fierro. Hoy, en el Monumental, Gonzalo y Federico Higuaín iban a vivir un partido muy especial para ellos. Por primera vez desde que juegan en Primera División se iban a enfrentar, en el estadio que los vio nacer con la camiseta de la banda roja. Pipita, autor de 7 goles y que se acerca cada vez más al Real Madrid, iba a intentar que su River termine el campeonato invicto como local. En cambio, Pipón, que metió 8, sumar para que su Chicago no se vaya al descenso.

La historia entre los dos equipos es muy particular. No son muchos los equipos denominados «chicos«, que tienen un historial súper parejo contra el Millonario. Justamente, Nueva Chicago es uno de esos. En los 14 partidos disputados previos al de hoy, ganaron cuatro veces cada uno y empataron las seis restantes. Desde que el Torito volvió a Primera, siempre fue una molestia para River. Los enfrentamientos mostraron una gran paridad, sea en la cancha que sea. Hasta acá, todo muy parejo. Todo, menos el comienzo del partido de la calurosa tarde de Nuñez.

River arrasó de entrada. Con el habitual esquema de 3-4-1-2, se llevó por delante al dibujo táctico recontra combativo que paró Rodolfo Motta. El 3-5-1-1, no fue suficiente para aguantar ese comienzo. Marcelo Gallardo, Jesús Méndez y compañía hacían y deshacían a gusto el juego en la mitad de la cancha. Y los delanteros estaban en una buena tarde, con mucha movilidad y el olfato intacto.

Y a los 3 minutos, llegó el primer gol. El duelo de los Higuaín, lo comenzó a ganar Gonzalo. El Pipita escapó por la derecha del ataque local y envió un centro perfecto, casi sin marca que se lo impida. Ernesto Farías, que de a poco recupera su capacidad goleadora, cabeceó y la mandó a guardar. Daniel Vega llegó a tocarla, pero la violencia del remate del Tecla vulneró la mano del arquero. 1-0, cuando recién se acomodaban.

El equipo de Daniel Passarella, siguió con la iniciativa. Con Gallardo movedizo y con los delanteros en un buen momento, River llegó dos veces más en dos minutos y ya justificaba la ventaja. Primero, Federico Lussenhoff se arrojó cual si fuera Superman y cabeceó por arriba, cuando era más fácil hacerlo que errarlo. Después, el Muñeco la acarició en un tiro libre y la pelota se fue muy cerca.

De a poco, el Torito comenzó a emparejar el trámite. La presión que proponía desde un principio el esquema de Motta, ya daba algunos resultados. Los suficientes para recuperar de a ratos la pelota y llegar hasta el arco de Juan Pablo Carrizo. Algo es algo. Peor es nada. El enfrentamiento entre los hijos de Jorge Higuaín, seguía favorable para Gonzalo, aunque el otro, de a poco aparecía con toques de calidad que lo alzaron hasta el punto de convertirse en la revelación del campeonato.

Se acercaba el final de la etapa y Chicago crecía. A los 34 minutos, Nico Sánchez, quedó solo frente a Carrizo, pero el arquero estuvo impecable. Mientras tanto, en el otro arco, el uno de los de Mataderos, se convertía en figura. Una tapada a Gallardo en el comienzo y un centro de Pipita, bien cortado, le llevaron hasta el podio de los mejores del primer tiempo. 45 minutos en los que River fue más y mereció irse arriba en el marcador.

En la segunda etapa, el duelo familiar se dio vuelta. Con eso también, el trámite del partido. River lo dejó llegar a Chicago y sufrió. Carrizo quiso salir jugando desde abajo con Lussenhoff, pero el Colorado se equivocó muy feo. La pelota se le escapó por debajo de su pie izquierdo y le quedó servida a Mariano Donda. El mismo que sobre el final de la primera etapa había amenazado el arco local. El mediocampista encaró y cuando tenía la chance de definir, lo vio al Pipón.

Federico, quedó con el arco casi libre y la mandó a guardar. Empate para el Torito y ventaja para el mayor de los hermanos. Llegaba a los nueve tantos en el campeonato y ya confirmaba que no es una promesa sino una realidad. River, dueño de su pase lo sufría y Chicago lo disfrutaba. El jugador de mejor pie, quizás junto con Cristian Pellerano era el responsable de que su equipo sume en la tabla de los promedios y que el historial se mantenga igual: 4 a 4.

A pesar de que River intentó reaccionar inmediatamente, el visitante fue el que se adueñó del juego y las situaciones. ¿Gallardo? En el segundo tiempo, desaparecido. El podio de los mejores de a poco se poblaba con jugadores con la camiseta negra y verde. Vega, que tapó todo lo que le tiraron, Donda que se convirtió en el más desequilibrante de la cancha y el público que se fue en caravana desde Mataderos, para llenar la tribuna visitante del Monumental.

Justamente, todo ese público recibía su premio. Donda lo vio picar a toda velocidad a Jorge Martínez por la derecha y le puso una pelota estupenda. El Negro, la paró, encaró y definió, entre las piernas de Carrizo. 2-1. Chicago se floreaba y hasta tocaba con aires de goce ante la desesperación de los jugadores Millonarios. A los 20 minutos, la historia se daba vuelta. El Torito pasaba arriba en el historial y salía de la zona del descenso directo. Además, ganaba por segunda vez en El Monumental. ¿La primera? 23 años atrás. Y así terminó. Con un equipo que supo reaccionar y otro que se durmió, a pesar de que sobre el final empujó, casi sin ideas.

Tarde negra para River. Perdió el invicto en su propio estadio, volvió a caer en la irregularidad y encima fue derrotado por un equipo de los que pelean el descenso. Gallardo desapareció en el segundo tiempo y el menor de los Higuaín quedó muy opacado ante la actuación de su hermano. El público insultó. Todo mal para el Millo. Encima en Córdoba, Boca… Bueno, mejor no hablar de ciertas cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: