LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Estudiantes todavía sueña

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 4, 2006

Fue un final tremendo en La Paternal, donde terminó 2 a 2 con Argentinos Juniors. El equipo de Simeone estaba ganando y se ponía a sólo un punto, pero sobre la hora llegó el gol de Choy González. También marcaron Quinteros, Pavone y Verón. En la próxima fecha recibirá a Arsenal.

HABILIDAD. Mariano Pavone se lleva la pelota ante la atenta mirada de los defensores de Argentinos. Pese a su gol, el Pincha sólo empató con Argentinos.

Una multitud acompañaba a Estudiantes. Una multitud de platenses que seguían prendidos a una ilusión. Una ilusión que condena, como reza la canción de Pier. Condena porque la posibilidad de lograr el Apertura estaba lejos y cerca a la vez. A sólo cuatro puntos de la cima, pero con dos fechas por jugar y con Boca arriba. Pero Estudiantes ya ganó su campeonato. Ha realizado una campaña inmensa y su gente está feliz. Pero su entrenador, ambicioso, no se rendía. «El que piense que todavía podemos salir campeones, que venga a La Paternal», había pedido Diego Simeone en la semana. Y los hinchas, convencidos, coparon el Diego Armando Maradona.

Argentinos Juniors era el anfitrión. Con sus necesidades y urgencias latentes (la Promoción acecha y el descenso directo está a la vuelta de la esquina), no iba a recibir con honores a su invitado. Tenía que amargarle la fiesta. Porque necesitaba los puntos, porque en casa nadie puede festejar, según los códigos de las hinchadas; porque hay que ganar siempre y porque había que despedir a un ídolo: Jorge Quinteros.

Estudiantes salió a jugar como lo hace siempre. Con una mentalidad ganadora, no importa si es La Bombonera, El Monumental, el Estadio Unico; o el Diego Armando Maradona. Atacaba por todos los frentes en los primeros minutos. José Sosa le daba mucha movilidad al equipo de Simeone. Siempre la pelota bien distribuida por Juan Sebastián Verón. Braña atento para cortar todo en el medio; y los dos tanques arriba: Pavone y Calderón. A los 10, llegó la primera clara para el Pincha. Braña recuperó, encaró, tiró la pared con Pavone, entró al área con pelota dominada, y definió ante la salida de Pontiroli. El balón, como si fuera un chiste, negó el golazo del Chapu y se fue al lado del palo.

La siguiente fue de Verón. El líder del equipo adentro del campo. Encaró de izquierda a derecha, y sacó un remate violento a la carrera. La pelota dibujaba un recorrido perfecto. Pero se escapó besando el ángulo superior izquierdo del arco de Pontiroli. Jugaba mejor Estudiantes.

Argentinos trataba de salir rápido de contra. El circuito Hauche-Choy González, es de lo mejor que muestra El Bicho en cada presentación. Sumaban Leonel Núñez con desbordes y el Polo y su presencia en el área. Con poquito (en realidad, con menos que Estudiantes), el equipo de Adrián Doménech conseguía mucho. A los 25 se abrió el marcador. Núñez mandó un centro milimétrico desde la derecha. Dirigido con mucha precisión a la cabeza de Quinteros. El oficio goleador del Polo no perdonó. Se elevó y metió un cabezazo bárbaro, con movimientos armónicos. Frentazo, pique en el suelo y gol, junto a un palo. No estaba mal para Argentinos, pero sí era injusto para Estudiantes.

Sin embargo, desde Córdoba, todavía había una luz de esperanza. Boca no podía con Belgrano, igualaban 0-0, y el equipo de La Volpe no la pasaba bien. Las orejas, pegadas a las radios. Comiéndose las uñas, todo Estudiantes se fue al descanso, preocupado, pero sin perder la ilusión.

Párrafo aparte para el último minuto del primer tiempo. Martín Bogado ingresó por Jorge Quinteros. Un goleador que se despidió como se tienen que despedir los goleadores genuinos: con la boca y la panza llena de gol. Aplausos y homenaje.

Había que seguir. No podía regalar nada Argentinos. Por eso para el segundo tiempo, la actitud del local poco tuvo que ver con la resignación y cuidar el resultado. Salió a buscar el segundo, con actitud. Dominaba la pelota en el medio y creaba chances. Y estuvo cerca de meter un golpe de nocaut a los 5 minutos. Una jugada rara, de un lateral (esos detalles no se le escapan a Simeone), fue largo el envío. Al área. Choy González (un ex Gimnasia) se tiró en palomita, conectó de cabeza. La pelota pegó en el travesaño y despertó el «uhhh» de la gente, con las manos en la cabeza.

A partir de allí se empezaron a vivir distintas sensaciones. Desde Córdoba llegaba la noticia del gol de Pepino, Boca estaba perdiendo. Entonces Simeone, rápido y vivo, quemó las naves. A la cancha Leandro Benítez, Pablo Piatti y Ezequiel Maggiolo; afuera Pablo Alvarez, Angeleri y Calderón. Por momentos Estudiantes atacaba con Pavone, Calderón, Piatti, Maggiolo, Galván, Sosa, Verón , que se tiró más arriba; y hasta Braña que se sumaba. No había caso. El gol no llegaba. El Pincha

Hubo dos claras, casi seguidas. A los 21, Benítez se lo perdió de cabeza, apareció solo por el segundo palo. Y después, Calderón (que todavía estaba en cancha) se perdió un gol increíble de cara al arco. Estaba al caer y llegó. Sobre los 33, en la segunda jugada Sosa mandó el centro. Pavone anticipó a todos y estampó la igualdad. No había tiempo para festejar, Boca no podía en Córdoba y había que ganar. Pavone fue a buscar rápido la pelota adentro del arco y se la llevó para el medio.

El final estuvo cargado de adrenalina. Emocionante. A uno del final, obligaba y Argentinos se metía cada vez más atrás.Verón se agigantó (más gigante de lo que ya es) y puso el 2-1. El delirio en la tribuna visitante era increíble. Atenazaba la victoria Estudiantes y en Córdoba sólo había caras largas en el rival por el título. El Pincha quedaba solamente a un punto. Completamente impensado horas antes, cuando todo el mundo esperaba un tricampeonato como cierre de un domingo lleno de fútbol.

Fútbol. Por algo es el deporte más precioso de todos, el que mueve más sentimientos. El partido estaba terminado… Pero apareció el fantasma del Lobo platense, para sacarse un poquito la mala espina de la goleada en el clásico, de la mala campaña, de las acusaciones y las amenazas. Choy González, el uruguayo que pasó por La Plata y es tripero clavó el 2-2 a los 47 minutos, cuando el partido se consumía.

Estudiantes no pudo mantener la racha de triunfos consecutivos (quedó en 11), pero prolongó la definición del campeonato y todavía sueña. Aunque pudo haber quedado a uno de Boca, tiene que estar contento, logró lo impensado en la fecha. Argentinos sacó pecho en la difícil, encontró un empate agónico y festejó los puntos para el promedio.

Una respuesta hasta “Estudiantes todavía sueña”

  1. nanu said

    cuando consigan unas fotos de leandro armani mandemenla por favor!!! un beso nanu de rosario argentina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: