LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Insólita situación en un colegio- (ESCUELA DE ADULTOS Nº 8, EN VILELAS, CHACO )

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 5, 2006

Dieron clase todo el año conviviendo con 12 familias refugiadas por falta de techo.

Los docentes deberán organizar sus actividades de modo de afectar lo menos posible la privacidad de adultos y niños. Los jefes de familia intentarán ordenar la rutina de ellos y de sus hijos de modo de no afectar el dictado de clases. Cuando los maestros trabajan, la música debe estar a bajo volumen. Si hay conflictos, se deben resolver hablando. Los anteriores son algunos de los ingredientes del “acta de convivencia” que debieron firmar en una escuela del Chaco los docentes con doce familias que se pasaron todo el ciclo lectivo viviendo en aulas del establecimiento.

“Decidimos hacer esto al ver que el Gobierno prácticamente se olvidó de esta gente, y conscientes de que ellos no tienen la culpa de la situación y que además padecen el tener que estar acá. Si seguíamos esperando una solución oficial, nuestros alumnos hubieran perdido el año”, le dijo a Clarín uno de los docentes de la Escuela de Adultos número 8, de Vilelas, escenario de la increíble historia.

Todo comenzó el 5 de enero de este año. Ese día, la Policía del Chaco desalojó brutalmente a un centenar de familias que habían ocupado por la fuerza viviendas Fonavi terminadas pero sin entregar. Lo hicieron porque un temporal les había destrozado sus ranchos, y ni el Gobierno provincial ni el municipio de Vilelas los asistieron con chapas —todo lo que pedían— para volver a tener un techo.

Las familias fueron luego reubicadas en varias escuelas. Antes del inicio del ciclo lectivo, en marzo, el Gobierno se apresuró a darles otros albergues a quienes estaban ubicados en colegios comunes. Pero de la escuela para adultos nadie se ocupó.

“Los días iban pasando, ya se había inaugurado el ciclo lectivo y nosotros seguíamos sin poder dar clases. Desde el Gobierno nos decían que iban a resolver el tema, pero nos dimos cuenta de que no iba a pasar nada”, dicen los maestros, que prefieren hablar en grupo y sin exponer los nombres de ninguno en particular, por temor a represalias.

Finalmente, los docentes y las familias optaron por el “acta de convivencia”, que les permite disimular las incomodidades mutuas de la situación en la que quedaron calzados. Pero nada fue fácil. Como quedaron sólo dos aulas libres, se redujo la cantidad de horas de clases para cada grupo. Del total de 200 alumnos, muchos desertaron. Las clases de educación física se suspendieron porque los estudiantes sentían vergüenza de hacer ejercicios frente a los albergados.

Ahora, en el colegio, el panorama es ambiguo. Chicos de todas las edades juegan en el patio, mientras sus madres, sentadas en bancos escolares, los miran con cierto aburrimiento. De algunas aulas salen llantos de niños; y de otras, lecciones de matemáticas. En el Gobierno no hay aún ninguna respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: