LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

El boom del silbato

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 8, 2006

Con la intención de encontrar una rápida salida laboral o con el sueño de pitar en las grandes ligas; cada vez más personas se inscriben en las escuelas de árbitros.

PARA POCOS. Aunque estudiar arbitraje está de moda, son los menos los que llegan a dirigir encuentros internacionales.

 

Siempre se dijo que, en Argentina, Guillermo Vilas inventó el tenis. Que acá, sus títulos se traducían en más canchas de polvo de ladrillo y en una avalancha de personas que se volcaba a practicar un deporte, hasta entonces, elitista. Pero, sobre todo, se remarcó que los éxitos de «Willy» agregaron la palabra tenista a la oferta de múltiples respuestas que permite un clásico interrogante de la infancia: ¿qué querés ser cuando seas grande? Claro que, el de Vilas, es apenas un ejemplo de cómo la coyuntura deportiva es un imán de vocaciones. Por eso, a la patria futbolera no le resultó extraño que, después de que diez millones de argentinos vieran a Horacio Elizondo dirigir la final del mundial de Alemania, aumentaran las consultas e inscripciones en las escuela de árbitros. «Cuando terminó el mundial tuvimos varios llamados. Ahora muchos se entusiasman y vienen a anotarse», asegura Pablo Zechillo, rector de la escuela de la Asociación Argentina de Árbitros (AAA).

En el Instituto de Árbitros de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) también se evidenció el boom. Según uno de los instructores de la entidad, Miguel Daruich, para marzo superarán los 150 inscriptos que registraron este año. En el Sindicato de Árbitros de la República Argentina (SADRA) creen que «Elizondo despertó la inquietud de los chicos», aunque vinculan estos incrementos al carácter vocacional y a la televisión. «Antes no pasaba. Tiene mucho que ver con que la mayoría de los partidos ahora se televisan», se prende en esa dirección el juez de Primera División, Sergió Pezzota.

En las seis escuelas homologadas por AFA –además del Instituto, la AAA y el SADRA están la del Gobierno de la Ciudad, el Instituto de La Plata y la de la Municipalidad de Tres de Febrero-, otro de los aspectos que esgrimen para justificar el panorama es que se trata de una carrera de sólo dos años de duración y que muchos piensan que tiene una salida laboral automática. «No se puede vivir del arbitraje, sólo algunos internacionales lo logran. De todos los que estudian van a llegar muy pocos -los que arriban a la elite de nuestro fútbol demoran entre 8 y 10 años luego de recibirse-, es un embudo muy chiquito. Uno siempre recomienda que se vayan formando en otras cosas», suelta Juan Baba, director del Instituto de AFA. Para el único árbitro argentino que participó en dos mundiales –74 y 78-, Angel Coerezza, la realidad es que «e n este momento hay tres carreras que todos quieren hacer por las presuntas posibilidades de trabajo que brinda: cocinero, periodista deportivo y, en menor medida, árbitro. Aunque todavía no es una salida laboral». Lo cierto, es que a Elizondo su participación mundialista no le dejó un premio millonario, ya que el premio para todos los jueces fue el mismo: 40 mil euros. De todas formas, ahora se le abrieron ótros caminos y se especula con que podría ir a dirigir a la liga de los petrodólares, es decir, a Qatar.

Ellas también se quieren vestir de negro

Las mujeres cada vez ganan más terreno en el ámbito del fútbol y el arbitraje no queda afuera. A muchas chicas, la idea de entrar en ese mundo las seduce y, a pesar de los prejuicios, muchos creen que tienen mayores posibilidades de hacer carrera porque cuentan con menos competencia que los hombres. «La ventaja para ellas es que son muy pocas y la FIFA las pide. Entonces, tienen un amplio campo para llegar con más facilidad», destaca Miguel Daruich. Sin embargo, y a pesar de que algunas como Salomé Di Iorio poseen el rango de internacional, ninguna pudo hasta hoy sacar tarjetas en Primera. » Las chicas que están de cuarto árbitro o en la reserva tienen que rendir las mismas pruebas que nosotros. Están preparadas física y técnicamente», afirma Pezzota.

«A veces me sorprenden los técnicos. Algunos son muy respetuosos, pero otros no se miden y te encaran de muy mala manera. Nos tenemos que ganar el lugar en la profesión, siempre tenemos que hacer las cosas bien», cuenta Romina Medina, alumna de segundo año del Instituto de Árbitros de AFA. Su compañera Sabrina Acosta agrega: «Siempre te mandan a lavar los platos. No toleran a la mujer dentro del campo de juego». Según los convenios de cada escuela, los estudiantes realizan pasantías en torneos de Futsal (fútbol de salón) o, en el caso de los alumnos del Gobierno de la Ciudad, en campeonatos internos de la Secretaría de Deportes.

¿Qué querés ser cuando seas grande? Lo dijimos: la pregunta es inevitable. Sólo habrá que esperar que el deporte, sea cuál fuera, entregue otra página de gloria. Entonces, se podrá sumar una nueva respuesta a la lista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: