LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Entrevista a Cacho Buenaventura

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 8, 2006

“El escenario es mi paraíso”

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.lavoz.com.ar/anexos/imagen/06/8316.JPG” porque contiene errores.

Antes de actuar en el Festival de la Solidaridad en Villa Allende, adelanta detalles de su temporada en Carlos Paz y dice que tiene ganas de escribir su biografía.

Menos de un mes pasó desde su última pancreatitis y ya tiene preparada la temporada teatral en Carlos Paz, una gira nacional en el invierno y el proyecto de desembarco en calle Corrientes yMar del Plata a fines de 2007. El sábado será, además, una de las figuras de la segunda noche del Festival de la Solidaridad de Villa Allende y la agenda no deja afuera a la radio, la tele y las ganas que le entraron hace poco de escribir sobre sus primeros 50 años de vida.

Sigue imparable, a pesar del alto obligado que le marcó su salud, pero apunta al pie quea Dios le deben causar mucha gracia sus planes. A esa conciencia le debe también la necesidad de agradecer lo conseguido, lo que considera una vida de privilegio y el entusiasmo por devolver a la gente un poco de todo lo que le llega. «Tengo más de lo que he deseado y se lo debo a la gente;y desde el lugar que tengo siento el compromiso de alentar a la gente a volver a las buenas costumbres».

El regreso a escena, después de la internación, fue la semana pasada en Laguna Larga. «Me tomé el azúcar y la presión antes de empezar y cuando terminé tenía todos los valores mucho mejor. Es que para mí, estar en el escenario es mi paraíso, me quedaría a vivir ahí», cuenta y apunta que su compromiso está hoy en estar bien para la gente que lo ayudó a seguir. «Amanecer con vida es un buen capital y no lo estamos considerando. En este país hay chicos y viejos sin un vaso de leche, entonces no me puedo quejar por tener mucho trabajo o por enfermarme por comer de más».

El tema será recurrente durante la charla. A la hora de los balances, Cacho se describe más que satisfecho con la vida y ahora le preocupa llamar la atención sobre las que considera asignaturas pendientes: la calidad del trabajo, las perspectivas de los jóvenes, la salud, la familia, el tránsito violento, el vértigo de la ciudad, el cansancio, el ejemplo a los chicos. «El otro día me preguntaron si me jodía ponerme insulina todos los días. Hay tipos que se bajan de la cama a una silla de ruedas y arrancan el día. ¿Cómo me va a joder ponerme insulina?», cuenta y el tono autobiográfico sigue: «Me dieron un librito para aprender algunas cosas sobre el tema y en una parte dice que la risa baja la glucosa en la sangre, entonces a lo mejor estoy ayudando a alguien con eso también. Siento que hay gente que se pone bien viniendo a mis espectáculos y yo no tengo otra ambición. No me interesa ser el número uno, ni el que tenga más premios, porque no creo en los premios ni en la crítica».

-Sin embargo es una carrera competitiva, ¿no siente presión por mantener el éxito?

-Estoy lejos de que me angustie o me importe. La única competencia que tengo soy yo, el éxito es una consecuencia, no una casualidad. Supongamos que soy exitoso porque va mucha gente a verme, pero eso es porque hace 30 años que hago esto y la gente no se puede equivocar tanto tiempo.

-¿Cómo encuentra el equilibrio entre lo que la gente espera y lo que usted quiere hacer?

-El éxito me obliga terriblemente, pero no me presiona. Es una obligación satisfactoria, voy a hacer lo que me gusta. Gano más de lo que me hubiera imaginado y me doy el gusto de a veces hacerlo gratis. Ycuando termino, la gente me espera para decirme cosas maravillosas, ése es el mejor premio.

-¿Sigue siendo válido el humor sobre los contrastes entre el pueblo y la ciudad, con la tecnología democratizada y los celulares?

-En realidad es un gran disparador de monólogos. Me acuerdo cuando estaba de novio con mi señora, que para llamarla por teléfono tenía que pedir turno en la cooperativa telefónica y esperar seis horas. Ahora es todo ya. Algunas distancias por suerte no existen, y otras por suerte se mantienen. Tenemos que ser recuperadores de esos valores, la gente tiene tendencia a bajar los brazos o a acostumbrarse a lo menos peor, a aceptar lo frívolo. Dios me libre de la vanidad y la estupidez.

A la hora del autodefinido, Cacho juega para el humor cotidiano. «Hablo de lo diario, de lo que nos malhumora y propongo la risa como defensa propia. No me considero un contador de cuentos sino un tipo gracioso. La gente festeja mis alegrías, algunas ironías, como cuando el banco me dice que confía en mí y después voy al mostrador a llenar una ficha y la lapicera está atada con una cadena», cuenta y agrega que el ejercicio de la tolerancia, terapia de por medio, marcó su evolución personal en los últimos años. Crecer, dicen, es cosa de grandes .

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: