LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Habilitarán industrias en casi toda la Capital

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 8, 2006

La Legislatura lo sancionó anoche Con el propósito de incentivar la producción y crear empleo registrado en la ciudad, la Legislatura porteña sancionó anoche una ley que habilita la instalación de nuevas industrias en casi toda la Capital, incluso en barrios donde hoy están prohibidas, con la excepción de ciertas áreas privilegiadas.

La iniciativa despertó tanto críticas como adhesiones de distintos sectores y anoche provocó una fuerte discusión en el recinto. Sus defensores aclararon que la norma no incluye industrias pesadas o contaminantes, y recordaron que por el dictado del actual Código de Planeamiento Urbano, en 1977, las actividades productivas fueron expulsadas de la ciudad, al fijarse para ellas una limitación en superficie imposible de salvar.

Los detractores advirtieron que con esta modificación al código -de eso se trata la ley aprobada anoche- las industrias, aunque todavía deban pasar el estudio de impacto ambiental, podrían llegar a los barrios para complicar la vida de los vecinos con sus ruidos y camiones.

Casi todos los integrantes del bloque de ARI y algunos kirchneristas defendían esa posición, reflejada en un despacho de minoría -encabezado por la arista Teresa de Anchorena- que sólo autorizaba a las industrias ya existentes a ampliar sus instalaciones, más allá de los límites hoy previstos. Pero no eliminaba el cuadro de los usos industriales permitidos según la zonificación.

Por su parte, los partidarios de la iniciativa -impulsada por el macrismo y respaldada por buena parte del kirchnerismo- sostenían que sólo así pueden impulsarse la modernización y el desarrollo tecnológico de las industrias limpias y no contaminantes radicadas en Buenos Aires.

Y recordaban cómo, por el dictado del actual Código de Planeamiento Urbano, en 1977, las actividades productivas fueron expulsadas de la Capital, al fijarse para ellas una limitación en superficie imposible de salvar.

Dos reconocidos urbanistas consultados  consideraron la medida positiva y apuntaron que permitirá regularizar la situación de miles de pequeñas y medianas industrias que, de hecho, ya están radicadas en la ciudad y que funcionan con habilitaciones precarias o ilegales.

«Considero que es muy positivo, porque va a permitir que miles de pequeñas y medianas industrias, más cercanas a talleres familiares que a pasteras o a petroquímicas, regularicen su situación. Hoy, como muchas funcionan con habilitaciones precarias, no pueden solicitar créditos ni modificar su instalación eléctrica y terminan yéndose de la ciudad», apuntó Manuel Borthagaray, ex decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires.

En tanto, Sonia Berjman, vicepresidenta del Comité de Paisajes Culturales del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos, opinó: «Las industrias pesadas o altamente contaminantes no se van a poder instalar. En cambio, la medida aportará nueva vida a los barrios que hasta los 70 fueron tradicionalmente industriales y que hoy están muy venidos a menos».

«El que quiera crecer va a tener que seguir yéndose», expresó  Alvaro González (aliado al macrismo), presidente de la Comisión de Planeamiento. Según González, la flexibilización proyectada no alterará la vida de los barrios. «No van a aparecer chimeneas por toda la ciudad. Estamos apostando a las micro, pequeñas y medianas empresas», aclaró.

Apoyos

Precisamente, un listado que abarca al 97 por ciento del sector apoyó la propuesta. Entre ellos, la Cámara de las Manufacturas del Cuero y Afines. Su presidente, Raúl Zylbertesztein, opinó que si la Legislatura sancionaba la ley «la regulación de las industrias porteñas contemplará el impacto ambiental de las tecnologías que usan y la respetuosa convivencia con los vecinos». Y recordó que de las principales 600 empresas manufactureras que operaban en la ciudad en 1993 diez años después sólo quedaban 364. De los predios de las 236 que cerraron, 121 están desactivados, 39 abandonados, 8 son baldíos, 21 se transformaron en vivienda y 46 cambiaron de rubro. «El código, lejos de crear una ciudad bella y cultural, generó un cementerio de galpones pese al déficit de lugar para la industria urbana», concluyó.

Entre quienes dieron batalla contra la llamada ley Buenos Aires Ciudad Productiva el argumento preferido fue: «A la luz de la reactivación industrial a esca al es necesario adecuar el viejo código a las nuevas tecnologías de menor impacto ambiental. Pero bajo ningún punto de vista podemos permitir la cuasi eliminación de los cuadros de uso que regulan la localización y la superficie ocupada por cada fábrica o taller, sin dañar irremediablemente la convivencia con los vecinos», protestaba la diputada kirchnerista Ana María Suppa.

Según esa legisladora, el despacho de mayoría no guardaba «el necesario equilibrio que debe mantenerse entre el deseable estímulo a la producción y al empleo y el debido respeto por los derechos de los vecinos a vivir sin olores ni ruidos».

El dictamen criticado permite la instalación de industrias en casi todos los distritos residenciales en los que hoy no pueden funcionar, con excepción de los catalogados como área de protección histórica, urbanización parque (los Bosques de Palermo), urbanización futura (la zona de la avenida Lugones), urbanización determinada (Belgrano R y un sector de Colegiales) y E4 (los hospitales).

Algunos urbanistas señalaban anoche la semejanza entre la zona residencial de Villa Devoto y las mencionadas de Belgrano y Colegiales. Y se preguntaban si no era injusto que en Devoto, por no ser U20, sí pudieran instalarse y en los otros vecindarios no.

El proyecto también fue criticado por la asociación Luchemos por la Vida. «No tiene en cuenta la relación del tránsito vehicular con la operatoria de fábricas y talleres. Será cada vez más peligroso, entre otras cuestiones, por el creciente número de camiones y camionetas que atravesarán la ciudad. Cuando se permite la instalación de fábricas o depósitos en cualquier parte se desconocen estas temibles consecuencias: peligro para los peatones, contaminación sonora, polución, rotura de pavimentos y conflictividad del flujo vehicular»,  María Cristina Isoba, directora de Investigación y Educación vial de la entidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: