LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

«Los médicos comienzan ahora a contar sus errores»

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 17, 2006

JUAN MANUEL BALIELLAS

JUAN MANUEL BALIELLAS

Responsable de una web sobre fallos clínicos, que visitan seis mil usuarios al mes, cree que el médico que declara un tropiezo ayuda a otro a no repetirlo.

Aunque el miedo a reconocer los fallos sigue predominando en el entorno sanitario, están surgiendo iniciativas que desafían a esta cultura de la culpa. Una de ellas es un portal pionero (‘www.jeder-fehler-zaehlt.de’) liderado por Ferdinand Gerlach, director del Instituto de Medicina General del Hospital Universitario Johann Wolfgang Goethe de Frankfurt (Alemania). Cualquier profesional puede entrar y, anónimamente, consignar un error clínico que otros usuarios comentan luego. El resultado es una base de datos creciente que permite diseñar estrategias preventivas. Este reconocido experto en calidad asistencial y seguridad del paciente asistió a la 5th Invitational Conference celebrada en Barcelona para presentar la web.

Pregunta.- Inició este sitio en internet hace dos años. ¿En qué consiste?

Respuesta.- Es muy sencillo: si yo declaro mi error, otros pueden aprender de él y no cometerlo. En su diseño hemos buscado expresamente que no haya forma de identificar los datos del que ha entrado para reflejar un fallo o para comentar el de otro. Un médico se encarga de leer la declaración para confirmar que es imposible reconocer al autor.

P.- ¿Puede entrar cualquiera a la parte en la que se refieren los errores que han causado lesión en el paciente?

R.- No. Esa base de datos está limitada a los médicos que declaran. El resto puede acceder a dos nuevas secciones: el error de la semana y el del mes, que se seleccionan según su interés. Con el consentimiento informado de los internautas, los casos y las valoraciones más instructivas se publican en revistas especializadas de Alemania y Austria. De hecho, la difusión más importante se consigue a través de publicaciones dirigidas a médicos y personal de enfermería.

P.- Está claro que piensa eso de que «del error se aprende».

R.- La admisión del fallo es un peldaño que hay que subir para gestionar el riesgo eficazmente. La mera existencia de esta página sirve para que los sanitarios tomen conciencia de que no se puede pasar por alto algo que es inevitable, pero que también puede reducirse.

P.- ¿Cree que el hecho de la confidencialidad anima al galeno a compartir sus desaciertos?

R.- No. Aunque tenemos una media de seis mil visitas al mes, el porcentaje de médicos que se anima a declarar es más bien bajo. En estos dos años se han registrado 260 errores clínicos y 500 comentarios, pero el objetivo no es acumular fallos, sino disponer de un registro del que podamos extraer alguna enseñanza futura.

P.- ¿Qué han aprendido hasta ahora?

R.- Que más que de grandes desastres, hay que hablar de pequeños fallos que forman parte de una cadena y que elevan el riesgo de cometer un error grave. El 75% tiene su origen en algún problema de organización. El resto pueden englobarse en una formación insuficiente o en una falta de conocimientos del profesional. En ambos grupos son frecuentes los errores relacionados con la prescripción de fármacos. Por eso, el programa es muy exhaustivo cuando interroga sobre este aspecto.

P-. ¿Se han consignado equivocaciones fatales?

R.- Se registran desde fallos potenciales que no tuvieron consecuencias hasta aquellos que provocaron la muerte del paciente.

P-. Tras un error grave hay médicos que se plantean dejar la profesión. Además, describirlo, ¿el facultativo confiesa sus temores?

R.- No es habitual pero existe esa opción en la página y algunos sí manifiestan sus sentimientos.

P-. La receta electrónica o la historia clínica informatizada han contribuido a garantizar la seguridad del paciente.

R.- La informatización no está libre de problemas, pero está claro que permite desde imprimir el mensaje que estás dando hasta entender una letra que resulta ilegible en una receta. Hemos desarrollado aplicaciones que ayudan a prevenir errores. Por ejemplo, contamos con un sistema para el control renal. Según los niveles de creatinina, debe ajustarse la dosis de un medicamento y esa tarea la calcula el ordenador.

P-. ¿Faltan guías centradas en la prevención del error?

R.- Para los equipos de Atención Primaria, aconsejamos que tras cada sesión clínica se haga un listado de errores. Cada miembro del equipo anota los suyos y periódicamente se reúnen, seleccionan una equivocación y discuten cómo evitar que vuelva a producirse. También es preciso formar al paciente, sobre todo a que aprenda a estar atento a cualquier cambio en la medicación. Pero lo que realmente faltan son más investigaciones, que no han hecho más que empezar. Si comparamos el estudio del error en el ámbito médico con los trabajos que se hacen en el sector de la industria aeronáutica o en la de la energía atómica comprobamos que éstas disponen de más protocolos de seguridad en su rutina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: