LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Teatro. Mónica Ayos: «Tengo un ego bien colocado»

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 17, 2006

A los 33, Mónica Ayos protagoniza «Doña Flor y sus dos maridos» en Mar del Plata y termina de filmar «Tres de corazones» de Sergio Renán. Aquí repasa lo difícil que le resultó todo: de niña tímida y esquiva a mujer que discute con su hijo adolescente y se desnuda en la revista «Playboy».

DE ENTRECASA. Fue anoréxica, pero ya no se obsesiona con su imagen.

 

Victoria tiene algo más de dos años y se asoma a la cocina para ver a su madre. Mónica Ayos, sentada sobre una pequeña mesa, hace muecas y posa bajo una lámpara. Sobre ella, se derrama un suave haz que se alterna con la violencia del flash que no da respiro. Vicky, sin embargo, no entiende qué hace su madre sentada sobre la mesa. Piensa que a esa altura corre peligro y tímidamente empieza a pedir que baje. La sesión de fotos sigue y Victoria interrumpe con urgencia: bajá de ahí mamá. Vení acá, al piso.

Ayos está en su plenitud. Transita esa larga reinvención de sí misma que empezó hace unos años y Victoria es parte fundamental de ese proceso. «Mientras estaba embarazada de ella —recuerda— generé los proyectos más importantes de mi carrera: Doña Flor… y mi trabajo en cine con Sergio Renán». Se refiere a su protagónico en Tres de corazones, basada en un cuento de Juan José Saer, con China Zorrilla, Luis Luque, Luciano Suardi y Nicolás Cabré. «Pero de alguna manera —prosigue— la actriz llegó y le ganó a todos los géneros que transité y me fueron descascarando en el camino…»

Pero a los 33 años, Mónica Ayos siente que la recuperación de la imagen es vertiginosa. Anoche llegó de México, donde presentó su portada de la revista Playboy y aprovechó para pasar unos días junto a su marido, Diego Olivera, que protagoniza la versión azteca de Montecristo. Hoy grabó desde las ocho de la mañana Sos mi vida y dentro de unas horas cargará en el auto a sus dos hijos, Victoria y Federico, y saldrá rumbo a Mar del Plata para estrenar Doña Flor y sus dos maridos. Ahora, comienza la entrevista en su departamento de Palermo, de jeans gastados y remera con leyenda, sobre su pecho: Atrice.

Ayos es una mujer cuya esencia le permite atravesar, no sin heridas ni marcas indelebles, sus propios fantasmas. «Te puedo asegurar que si abro el placard de mi vida no tengo un muerto sino un cementerio. Viví al límite, tuve una adolescencia brava, un hijo a los 18 años, enviudé al poco tiempo y en teatro hice buenas, malas y tremendas. Siempre me tiré a la pileta sin saber si había agua y me di frentazos y frentazos. Pero de todo aprendí y no me arrepiento de nada. Soy visceral y en algún momento tuve que aprender que la cabeza va antes que el corazón. No podía ser la loca de siempre, ahora tengo hijos y un marido con los pies en la tierra».

En esta obra, hay actuación, sensualidad y un desnudo. ¿Lográs una síntesis de tu carrera?

Sí, porque elegí las cosas durante los últimos años para llegar a este momento. El personaje de La Turca en Sos mi vida es tierno y sin embargo es una mujer avasallante. Fue muy importante hacerlo, al igual que Tres de corazones donde aparezco despojada de todo. Todos mis personajes tienen extremos ya que mi carrera ha tenido esos vértices. Doña Flor no tiene un estigma de teatro serio ni de revista pero sí está presente el abanico de cosas que fui. El desnudo de la obra y el de Playboy, los encaré desde la actriz. En la revista, quería jugar frente a la cámara y era el momento justo para hacerlo. Si lo hacía unos años atrás iba a empalagar.

Tuviste una relación bastante dura con tu cuerpo, anorexia entre otras cosas. ¿Cómo te reconciliaste?

Sí, ese fue un «temón» que me movilizó muchísimo. El no comer para que la sociedad te acepte. Hoy mi relación con el cuerpo se reduce a verme en el espejo y que me devuelva una buena imagen, porque eso es parte de mi trabajo. Me hago, sí, tratamientos como todas las mujeres que pasaron los treinta años.

También algunas operaciones.

Bueno, Federico tomó teta hasta el año y medio entonces los pechos me quedaron a una altura que los pateaba. No me puse una medida voluptuosa, me las levanté un poco. Después, obviamente, mis rodillas no me gustan porque retienen líquidos y algo tenía que hacer con eso. También hice tratamientos para la piel porque tengo muchos granitos. Pero nada para volverme loca, ya pasé por eso en la adolescencia donde no me entraban los «By deep» y me gritaban Maradona cuando iba por la calle por mis piernas. El cuerpo es una herramienta más de laburo y si da para mostrarlo, se lo muestra. Si no, se le pone un poncho.

¿Cómo tomó tu hijo el desnudo para la revista «Playboy»?

En eso, lo acepto, todavía adolezco. Fuimos dos adolescentes discutiendo. Costó, pero él la tiene clara y entendió. Lo único que le rompe las pelotas es que no falta algún compañero que lo gasta.

Cada tanto necesitarás bajar la guardia. ¿Qué te pasa en esos momentos?

Lloro mucho pero no de tristeza sino porque me sobrepasa la necesidad de seguir haciendo cosas sabiendo que se van a terminar. Cuando alguna vez te faltó para comer a vos y tu hijo, se te incorpora ese miedo a que se repita y empezás a juntar y juntar imparablemente. No por la fama, tengo el ego bien colocado, y con Diego sabemos que este momento en los medios es algo pasajero. Este medio es cruel pero es el que elegí y amo y en el que sé moverme porque nací en cuna de artistas.

Sus padres fueron bailarines profesionales de tango. Trabajaron como pareja, entre otras, con la Orquesta de Mariano Mores. Sin embargo, la relación de Mónica Ayos con ellos tardó décadas en asentarse.

«Con mi mamá tuve una relación más de amiga. Creo que sentirme hija es todavía una materia pendiente. Mi papá falleció el año pasado y pude decirle, por suerte, todo lo que sentía, entre otras cosas, que Victoria se llama así por él. Esa confesión fue algo tremendo para mí porque estaba bloqueadísima con ellos. Mi papá se tuvo que morir para que yo pudiera acercarme un poco a él. Los dos marcábamos el cariño desde otro lugar y remontar con eso fue duro. Justo cuando murió papá estaban rehaciendo la vereda de El Viejo Almacén donde trabajó años. Entonces pedí depositar sus cenizas mientras construían la nueva vereda. Y ahí está, falta que le haga una placa. Todavía estoy pensando qué poner».

Ahí está, Ayos curtió un abanico de propuestas bizarras hasta que logró permanecer en este instante de luz en el trabajo y en la vida. Bromea y dice que como actriz es el eslabón perdido entre Susana Giménez y Andrea del Boca. Pero también hay un recuerdo, con contrastes, de Mar del Plata. Cuando ella tenía apenas seis o siete años y sus padres la dejaban, allí, en la casa de su abuela Juanita durante meses. «Heredé sangre de artista pero también viví ese abandono cuando ellos se iban de gira por el mundo. Necesité anclar y por suerte me casé con un hombre emocionalmente estable. Que Diego se fuera a México lo viví como otro abandono. Me costó pero fue algo que, finalmente, potenció nuestro matrimonio».

Si en alguna de tus vueltas a esa casa de tu abuela, tuvieras la oportunidad de reencontrarte, por cinco minutos, con la niña que fue Mónica Ayos. Y la vieras venir a tu encuentro, ¿qué le dirías?

La abrazaría muy fuerte porque fui tan boluda de chica. No era la viva de la clase, era tan introvertida y tan vergonzosa. Mirá, me acuerdo de algo clásico mío: mientras hacía la cola para los juegos del Ital-Park siempre me pasaban por arriba. Se cansaron de decirme María Mónica, reaccioná. Pude revertir eso con mucha fuerza de voluntad. Siempre pienso que la vida me dio la bofetada en el momento justo.

2 respuestas hasta “Teatro. Mónica Ayos: «Tengo un ego bien colocado»”

  1. niko said

    esta buenisima la obra q tengan muchos exitos|||||||||
    10
    ADMINISTRADOR Saludos NIKO para tí y toda LA PAMPA

  2. niko said

    esta buenisima la obra q tengan muchos exitos|||||||||
    10 me llamo nikolas altamiranda y soy de la pampa saludos y besos
    ADMINISTRADOR: Saludos a la Pampa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: