LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

La danza que lleva por todo el mundo la imagen argentina

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 18, 2006

El autor analiza el carácter del tango

El siguiente texto es un fragmento de la obra El tango, un sentimiento integrador (1917-1956), que obtuvo el Premio LA NACION-Sudamericana de Ensayo 2006, al ser seleccionada entre 187 trabajos.

La palabra Tango se ha presentado generalmente como la que más rápidamente se asocia con lo argentino fuera de nuestras fronteras.

Más allá de los esfuerzos de los gobiernos por fomentar la producción, aumentar las exportaciones, mejorar la enseñanza e impulsar el arte y las ciencias, y más allá de los éxitos deportivos y los premios Nobel con que nos solemos engalanar cuando nos ponemos jactanciosos, ha sido en realidad esta danza de dudosos orígenes la que se ha encargado de llevar nuestra imagen por el mundo durante más de un siglo.

«El tango argentino es un consulado abierto en cada puerta de las calles del mundo», afirmaba Discépolo luego de uno de sus viajes. Enfatizaba la condición de representante del país que asumía el tango y también aludía al carácter de ayuda que representaba para sus connacionales en el exterior.

El Tango es un ritmo, una música, una poética y durante la primera mitad del siglo pasado también fue una forma de vida en la ciudad de Buenos Aires. Tal vez esto fue difícil de percibir para quienes estuvieron inmersos en un medio social teñido de tango, o de entender para quienes tratamos de representárnoslo seis o siete décadas después, pero no pasaría inadvertido para quien pudo enfrentar al Buenos Aires de aquellos años con ojos de recienvenido.

Dice Ramón Gómez de la Serna a poco de llegar: «Por la ciudad se convive con una cosa que no es mujer ni hombre ni perro, sino tango. La novela de la ciudad está intermediada por los tangos. La historia del tango es la historia nerviosa de la urbe. La tufarada del tango está en la calle como una ráfaga que se pasea».

El norteamericano Waldo Frank también se sintió impactado por el tango y trató de definir sus sensaciones. «Toda la ciudad de Buenos Aires late con el tango. Hay que ir allí para sentirlo, como hay que acercarse a un cuerpo para sentir el pulso de su corazón. No se localiza en ninguna parte. Es tan típicamente personal como el cuerpo de la mujer que lo baila.»

Muchos han sido los observadores que anotaron sus impresiones frente a aquello que parecía inundar la vida de la ciudad en la primera mitad del siglo XX.

A medida que el tango se expandía en la sociedad y se evidenciaba la masiva aprobación popular fueron apareciendo estudios, comentarios e hipótesis que registraron el fenómeno y trataron de encontrarle un sentido. Junto al creciente volumen del género fueron haciéndose nítidas algunas características de esta música popular que comenzaba a ganar todos los espacios de la comunicación.

La primera era comprobar su originalidad; era diferente de todo lo conocido; segundo, comenzaba a ser aceptada por la mayoría de la población más allá de los primeros tropiezos debido a su nacimiento en las orillas; por último, nadie ponía en duda su origen local y la especial relación que establecía con quienes habían comenzado a adoptarla.

Esto le hizo decir a Macedonio Fernández que el tango era nuestro representante más fidedigno, porque era la única cosa que los argentinos no consultaban con Europa. Ironizaba acertadamente sobre cierta actitud de dependencia intelectual, pero señalaba al mismo tiempo el notorio carácter autóctono del tango. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: