LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Una noche con todo el fuego, César Andino

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 19, 2006

Fue el regreso a la banda de César Andino, su cantante, quien se recupera del tremendo accidente que sufrió en marzo, con Gabriel Ruiz Díaz, de Catupecu.

EL REGRESO El show de Andino y compañía fue también su primer recital propio en Obras.

Nueve meses después de un gravísimo accidente de auto, y tras un duro período de rehabilitación por las fracturas en sus piernas, César Andino cumplió dos de sus sueños: volver a cantar al frente de su banda, Cabezones, y, al mismo tiempo, celebrar el Primer Obras del grupo. Luego de doce años de trabajo y casi una decena de discos, el quinteto santafesino (Andino, Esteban Serniotti, Alejandro Collados, Gustavo Martínez y Leandro Aput) lo logró, y demostró con creces que lo merecía.

Si en la calle la sensación térmica orillaba los 40ø C, adentro del estadio podía cocinarse un bife en cada butaca de la platea, y una parrillada completa en cada metro cuadrado del campo. Abanicándose a ritmo con los pequeños talones remanentes de sus tickets de entrada, 3.800 personas esperaron estoicamente el «otro fuego»: el de la vuelta de Andino. Y lo que encontraron fue un concierto poderoso y conmovedor, que desató una de las fiestas más inolvidables de los últimos meses.

Ayudado por dos bastones, a veces ocupando una silla, César supo capitalizar su temporaria limitación de movimientos: los bastones se convirtieron en batutas que cruzaban el aire y señalaban a su público; «Ustedes son tan hermosos, tan hermosos…», se emocionó una vez.

Sin embargo, el show, lejos de convertirse en una ceremonia lacrimógena, transcurrió como lo que debía ser: un impecable espectáculo de rock de una banda tan eficaz y arrasadora como sensible, con el espacio justo para el agradecimiento de Andino hacia la vida y los amigos queridos, y el recuerdo y los buenos deseos de la multitud para con el bajista de Catupecu Machu, Gabriel Ruiz Díaz (la otra víctima del accidente), quien aún continúa internado y en proceso de rehabilitación neurológica.

Fueron ellos, los buenos amigos, quienes compartieron la escena. Primero subió Ricardo Mollo, de Divididos, para una estupenda versión de Lejos es no estar; hacia el final del concierto, Fernando Ruiz Díaz, hermano de Gabriel y frontman de Catupecu, cantó Silencia y luego, con el remanente de su propia banda y el bajo de Zeta Bosio, ex Soda Stereo (y «padrino» de Cabezones a la hora de su primera grabación en una multinacional, en 2000), prendió más fuego al estadio —si esto fuera posible— con Pasajero en extinción.

Para entonces, César hacía arrojar botellones de agua a la monada descompuesta que boqueaba al borde del escenario en una de las noches más tórridas y enfermantes de la historia de Buenos Aires.

¿Querés algo fresco? No hay. Bueno, sí hay: la voz de Andino.

La reconocida excelencia de esa garganta sigue intacta, y quizá mejor aún de lo que se recuerda. Entre los mejores momentos del show se contaron Mi pequeña infinidad (mezclada con When the Streets Have No Name, de U2); Inmóvil y Mi camino es ningún lugar. Un sonido inusualmente prístino acompañó el demoledor desempeño de la banda, que no olvidó la versión de Sueles dejarme solo (Soda Stereo) ni su desconcertante lectura de Lullaby (The Cure), aparecida en el EP Negro (2001).

Justo al final, el diluvio bienhechor llegó casi por cálculo, como una plegaria, a la ciudad. Todo el mundo, por fin, empezó a respirar. Y, sin embargo, no fue suficiente tanta agua para apagar aquel otro fuego.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: