LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

La Corte tratará de parar antes de enero los juicios por la pesificación

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 23, 2006

eplAD(“Left1”, “kw_busqueda=GDA”);

La Corte Suprema intenta dar por cerradas todas las heridas abiertas por el corralón: antes de fin de año, si se ponen de acuerdo sobre algunos detalles, los ministros podrían resolver que ni los ahorristas ni los bancos conservan derecho alguno para seguir reclamando la devolución de dólares por los depósitos que quedaron atrapados en las entidades financieras en 2002.

El fallo que prepara la Corte parte de una premisa: ni los ahorristas pueden pedirles a los bancos saldo alguno en dólares ni los bancos pueden pretender que los ahorristas les devuelvan los dólares que hayan retirado a una cotización de la divisa mayor que la actual.

Hoy, el corralón es un recuerdo de una crisis que parece lejana, pero que estalló hace apenas 5 años, a fines de 2001. Luego de la caída de Fernando de la Rúa, el Congreso sancionó la ley de emergencia 25.561, y el ex presidente Eduardo Duhalde dictó el decreto 214/02. Así se pesificó la economía y se dispuso que los depósitos bancarios en moneda extranjera fuesen devueltos en pesos, ajustando la suma por un coeficiente de referencia (CER).

Los ahorristas se volcaron masivamente a los tribunales, para reclamar la devolución de unos 24.000 millones de pesos por medio de unos 330.000 amparos, que inundaron todos los juzgados civiles y contenciosos del país.

A través de los años, muchos tribunales inferiores declararon inconstitucionales la ley y el decreto, y ordenaron devolver los depósitos en dólares. Pero la Corte, en octubre de 2004, dictó el fallo del caso Bustos, donde varios ministros se inclinaron por confirmar la pesificación de la economía.

Desde entonces, ese principio de la pesificación ya no fue puesto en duda. Pero todavía quedan en el alto tribunal unos 60.000 amparos sin resolver. Por eso, ahora, la Corte podría decidir que los ahorristas no sufren daño alguno si, en lugar de pretender recuperar dólares aceptan cobrar, por cada dólar depositado, un peso actualizado por CER y una tasa de interés. Es la fórmula de la legislación de emergencia que en 2002 parecía gravosa pero que, con el correr de los años y la influencia de la inflación, terminó por dar un resultado similar al precio de la divisa.

Hoy, aquella crisis de 2001 parece remota y la mayoría de los ahorristas la superó, sea porque se conformaron con la pesificación o porque lograron retirar parte de sus depósitos dolarizados gracias a medidas cautelares dictadas por la Justicia o porque aceptaron bonos que hoy cotizan en el mercado.

En el ínterin, mientras los jueces inferiores se oponían a la pesificación, la Corte tuvo sus vaivenes: primero, en el caso Smith, y luego, en la causa San Luis, se inclinó por devolver dólares. Pero, luego, la composición del tribunal fue paulatinamente cambiando y en el caso Bustos convalidó la pesificación de los depósitos. Tres de los jueces aún están en el tribunal: Elena Highton, Juan Carlos Maqueda y Raúl Zaffaroni.

El problema, sin embargo, en algún modo sigue en pie. Por un lado, en la Corte hay miles de ahorristas que reclaman una sentencia sobre la suerte de sus depósitos. Otros, en cambio, discuten sobre la pesifacación de las hipotecas y de otros documentos. La Corte pretende apurar la definición del primero de los asuntos.

En estudio

En la sentencia que tienen en preparación, los ministros pretenden cerrar todas las heridas económicas abiertas por la pesificación de los depósitos bancarios y clausurar todos los reclamos. Se trata de consolidar la situación actual de los ahorristas y de los bancos, de modo que ni los unos ni los otros conserven la posibilidad de hacerse planteo alguno.

El último acuerdo del año se realizará el miércoles próximo.

Anteayer, el futuro presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, relativizó la posibilidad de que se dictara el fallo y dijo que en la Corte no tienen tiempos para pronunciarse.

El tribunal está molesto con la expectativa que generó el periodismo sobre ese tema y no puede descartarse que finalmente decida postergar la decisión para febrero.

Pero lo cierto es que Lorenzetti y sus colegas se encuentran abocados a ultimar algunos detalles que le permitan llegar a una sentencia.

Esta semana se publicó la ley que redujo la composición de la Corte y cambió el régimen de las mayorías, por lo cual se podría dictar una sentencia con cuatro firmas.

Abstracto

De todos modos, seis de los siete jueces -el único que está excusado es Enrique Petracchi- estarían de acuerdo en considerar que las demandas presentadas por los ahorristas tratan sobre un conflicto que, a estas alturas, se volvió abstracto.

Todos los jueces estarían de acuerdo en considerar que los ahorristas no sufrirán daño si reciben pesos en lugar de dólares. Pero quedan algunos detalles muy importantes por pulir:

  • Es conocida la posición de Juan Carlos Maqueda de considerar que la pesificación de los depósitos fue constitucional. Así lo dijo cuando votó en el caso Bustos. Es previsible que Maqueda, en el nuevo fallo, insista en esa definición, que ya nadie pone en duda.
  • Un segundo tema es la fórmula que podría incluir el fallo para congelar todos los reclamos entre bancos y ahorristas. Algunos jueces bucean en el caso Bustos, donde Zaffaroni sostuvo un criterio que le dio a las medidas cautelares en favor de los ahorristas una fuerza que las hace definitivas. En otras palabras, los bancos no podrían demandar a los ahorristas.

Hasta ahora, los bancos amortizaron en los balances, como pérdida, 6000 millones de pesos, según datos del Banco Central, y lograron varias compensaciones. Pero tienen reclamos pendientes contra el Estado.

  • Finalmente, otro aspecto de peso es quién paga las costas de los juicios: todo hace prever que las soportarán los bancos.

Difícil relación

  • El corralón dio lugar a uno de los momentos más tensos de la relación entre los bancos y los ahorristas. A raíz de una decisión del gobierno del ex presidente Eduardo Duhalde, los ahorristas debían conformarse con recibir pesos en reemplazo de dólares. Ninguno quedó conforme. Los ahorristas se volcaron a las calles y a la Justicia y, en miles de casos, los jueces ordenaron reintegrarles los dólares. El Estado les reconoció a los bancos una compensación. Hoy, con menos fuerza, los reclamos siguen, aunque la relación entre bancos y ahorristas mejoró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: