LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

LOS DIEZ HECHOS CULTURALES QUE HICIERON DE 2006 UN AÑO DISTINTO

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en diciembre 24, 2006

Literatura y geopolítica

 

Anuncian al escritor turco Orhan Pamuk como ganador del Premio Nobel de Literatura.

No se puede mostrar la imagen “https://i1.wp.com/www.clarin.com/diario/2006/12/24/thumb/t054dh33.jpg” porque contiene errores.

12 de octubre

Pocas veces había sido tan precisa, tan explícita, la Academia Sueca. Más allá de sus méritos literarios, la elección del turco Orhan Pamuk fue hecha con un ojo en los títulos de los diarios. En diciembre de 2005, Pamuk enfrentaba un juicio por insultar a su país. Había reconocido el genocidio armenio de 1915. No es un formalista, Pamuk, es un escritor que describe su mundo y en ese mundo ha trabajado la tensión oriente-occidente dentro de la sociedad turca, su atracción hacia el Oeste y también la sensación de ser menospreciados por Europa. El impulso nacionalista y modernizador que imprimió Mustafá Kemal, “Ataturk”, en los años 20 y las respuestas que los jóvenes empezaron a buscar en el Islam a fines del siglo XX.

Ahora, cuando la entrada de Turquía a la Unión Europea es tema del día, Pamuk, el moderado, es premio Nobel. La Academia Sueca parece estar diciendo que Turquía en Europa sí, pero ésta Turquía, la que reconoce el genocidio y reflexiona sobre su vínculo con el Oeste y hasta puede explicar e incluir a las jóvenes que se cubren la cabeza. Si la Academia no tiene en cuenta nada fuera de las letras, todos los demás lo haremos.
Borges, el que se volvió visible

 

Editan el voluminoso libro “Borges”, diario de Bioy sobre la larga amistad entre ambos.

No se puede mostrar la imagen “https://i1.wp.com/www.clarin.com/diario/2006/12/24/thumb/t054dh02.jpg” porque contiene errores.

5 de noviembre

Durante años, los más creativos y productivos, los de más brillantes y profundos textos, Jorge Luis Borges fue, entre nosotros, un escritor medianamente conocido y una persona ignorada o, como él mismo dijo que lo deseaba, “el hombre invisible”. Pero a partir de los 60, de la mano de la consagración oficial del post-peronismo y por la repercusión que su literatura estaba teniendo fuera, comenzó a ser leído con interés y curiosidad crecientes.

Al principio, un sector de nuestra crítica se ocupó en difundirlo y consagrarlo, deslumbrado ante su lenguaje y sus recursos técnicos. Solían también maravillarse ante planteos filosóficamente audaces, o simplemente celebrar coincidencias políticas y culturales. Frente a aquél se alzó, casi de inmediato, una crítica de tendencia opuesta, que abjuró de Borges y de sus textos en nombre de principios ideológicos aplicados mecánica e inmaduramente a la obra de arte. Más tarde, despejadas las ortodoxias, puestas también en tela de juicio la coherencia y seriedad de sus actitudes políticas, comenzó a aclararse el panorama y a reubicarse en función de ejes más cercanos a la producción textual.

Hoy, este libro de Bioy Casares (una buena semblanza biográfica por la verosimilitud de sus dichos, porque nadie compartió tanto con él, durante tanto tiempo, y a nadie apreció tanto Borges) contiene retazos íntimos, ciertas novedades que reflejan su pensamiento, valorizaciones y desvalorizaciones que desconocíamos, y multitud de opiniones sobre el mundo y la gente.

Subjetividades, arbitrariedades y comentarios que, en conjunto, agregan poco al conocimiento de la obra de Borges, a la cultura y la literatura argentinas. Y en los que de ningún modo es ajena la mirada del puntilloso “anotador” del “Diario”, empobrecida por prejuicios políticos y clasistas. Tal vez no sea prescindible conocer mejor sus gustos literarios (de los que, de todas formas, un lector atento tenía ya sobradas ideas); quizás sean útiles los juicios sobre algún autor, alguna reflexión cultural. Pero nada más.

A veinte años de su muerte, y a pesar de todo lo que sobre Borges se ha escrito, siguen faltando más y nuevas lecturas, interpretaciones y trabajos para comprender y afirmar una obra mayor que, acaso sólo con la de Franz Kafka, comparte la capacidad de representar (finalmente, en pocos textos) la literatura del siglo XX, sus interrogantes, sus inquietudes, su sentido.

Otra vida en Internet

 

La agencia Reuters reporta noticias desde el universo virtual “Second Life”.

22 de Octubre

Creado en 2003, a fines de 2006 Second Life pasó de tener de un millón a dos millones de habitantes. A diferencia de otros éxitos de audiencia como MySpace y YouTube, Second Life hace ya rato que dejó de ser una red social o un sitio masivo de canje y uso, convirtiéndose en un universo digital inmersivo tridimensional, rompiendo con todas las ideas previas de interfaz y abriendo una venta única de oportunidades para el desarrollo de la vida virtual.

Inspirado en la noción de Metaverso de Neil Stephenson, Second Life es mucho menos un juego (como ocurre con otros entornos virtuales como World of Warcraft o EverQuest), y se ha convertido en lo que su nombre prometía, una segunda (o enésima) realidad en la que centenares de miles de personas encuentran un mundo mas real que el cotidiano y en donde habilidades, creencias, economías e interacciones inéditas generan mundos de experiencia fascinantes.

Todo y mucho más que lo que vemos en el mundo real también puede suceder potenciado y amplificado en el virtual. Los avatares multiplican nuestras identidades. Los tímidos pueden convertirse en descocados en Second Life. Habilidades que en el planeta tierra no pagan gran retorno, allí generan una nueva economía, pero sobretodo lo que ocurre en este mundo alternativo es que el laboratorio metafísico que implica la creación ex nihilo y ab ovo de la realidad, se ha reinventado en su seno.

Usando herramientas ad hoc liberadas por los dueños reales del espacio virtual, todo lo que vimos en SimCity y en The Sims se ha potenciado a extremos inimaginables y muchos jugamos a ser dioses y en algunos casos a ganar plata de lo lindo. Con un cambio de 300 dólares Linde por dólar real las transacciones mensuales están llegando a los 10 millones de dólares.

Sus usuarios mas que coolhunters son trendsetters. Los músicos han convertido a muchos de sus rincones en áreas y salas de concierto, Desde Duran Duran a Celine Dion, desde Howard Rheingold a los profesores de la Red de Escuelas Medias de la Ciudad de Buenos Aires, desde el Monumento a la Bandera a un mate virtual cada día son mas las intromisiones del mundo real en Second Life. ¿Cuándo veremos la inversa convertirse en realidad? Estén atentos.

El rock como música oficial

 

La Secretaría de Cultura lanza una serie de estampillas con retratos de mitos rockeros.

No se puede mostrar la imagen “https://i1.wp.com/www.clarin.com/diario/2006/12/24/thumb/t055dh01.jpg” porque contiene errores.

12 de diciembre

“Soy libre y quieren hacerme/ esclavo de una tradición”. Por primera vez, el Estado reconoce al rock como un destacado productor de nuestra cultura. Por un lado, dos de los versos que forman parte de la primera canción del rock nacional, Rebelde de Los Beatniks, editada en junio de 1966. Por otro, las palabras con que el Secretario de Cultura de la Nación, José Nun, justificó en setiembre la salida de un disco doble auspiciado por el Estado, incluyendo versiones del rock argentino, bautizado Escúchame entre el ruido. Esa edición era el lanzamiento de “una serie de acciones” que incluyen muestras de pintura, libros, conciertos y la publicación de cuatro estampillas de correo (en la era del e-mail) con Tanguito, Luca Prodan, Pappo y Miguel Abuelo. Pero ¿qué sucede entre aquel manifiesto y este reconocimiento oficial con mucho de tradición? ¿Esta “estatización” del rock (no olvidar que el salón Blanco de la Casa Rosada ya casi devino un nuevo Obras) no corre el peligro de asfixiar una cultura que siempre intentó pulsear, a su manera (que no es la de la izquierda tradicional) tanto a la dictadura del Mercado como a las censuras y seducciones del Estado? ¿No estaremos siendo testigos del momento en que el rock argentino se ha convertido en una cultura controlada que homenajea a la contracultura que quiso ser en sus inicios?

Efectivamente, como en tiempos de la “tradición esclava” de Grandes Valores del Tango (contra la cual canta Moris en “Escúchame entre el ruido”), ahora el rock que auspicia el Estado sólo reinterpreta canciones del pasado. ¿Pero qué sucede entonces con grandes valores del rock como la rebeldía, la libertad y la independencia?

La ficción que hace historia

 

Arranca “Montecristo”, una novela que hace ráting con lo que el país no quiso ver.

25 de abril

Ya se habían olvidado de las novelitas románticas con galán en el sillón y largos desgarros ¿no? Bueno, este año dejamos de lado también el sexo tupido: Montecristo aportó una variante al género: la revisión de cuestiones políticas como columna vertebral de la trama. Y la aparición de actores políticos ficcionalizados —las Abuelas de Plaza de Mayo—, como personajes estables. Ni mucho amor ni mucho sexo: lo que hizo que Montecristo fuera Montecristo fue el haber dejado en evidencia que siguen a flor de piel la búsqueda de los hijos de los desaparecidos y el reclamo de Juicio y Castigo.

Sus seguidores pueden haber creído que la novela había terminado cuando se reestablecían las identidades y los responsables estaban presos. Montecristo no ofreció ese consuelo, en lo que tal vez fue su gesto más audaz. Su protagonista sostuvo que valía la pena aplazar el castigo a los culpables para salvar a sus nuevas víctimas. Sí, negociar el pasado como condición de posibilidad del presente. Con esto, la novela cruzó la raya del “recuerdo”: la discusión arde y arde hoy.

La escritura de la cumbia

 

Emecé edita “El curandero del amor” del escritor under Washington Cucurto

5 de diciembre

Enmascarado en la autopromoción de su personaje y en el lanzamiento editorial (“el hecho maldito de la literatura argentina”), la llegada de Washington Cucurto (alias del cada vez más borroso escritor Santiago Vega) a un sello grande como Emecé es apenas la punta de un iceberg.

Con su “realismo atolondrado” que registra un enmarañado nudo urbano que se desata por obra y gracia del ritmo apelmasante de la cumbia, Cucurto viene a in sertar en la literatura contemporánea de Argentina la figura del escritor “negro”. Su libro El Curandero del Amor no resalta tanto porque haya ido más lejos que en sus escaramuzas under sino porque, ahora sí, alcanza mayor visibilidad su épica. Que es la de redefinir ese troquelado de “cosmopolita” que pareciera corresponder a cualquier actor cultural de Buenos Aires. Marca orgullosa que despide cierta naftalina y que Cucurto ha venido a sacudir con su crisol de razas violento, siglo XXI.

Nam Jun Paik, que bien se TV

 

Muere el artista coreano que en los 60 hizo de la televisión una herramienta artística.

No se puede mostrar la imagen “https://i1.wp.com/www.clarin.com/diario/2006/12/24/thumb/t055dh00.jpg” porque contiene errores.

29 de enero

Antes de Nam June Paik la televisión era solamente televisión; fue él quien comenzó a distorsionar la señal emitida por un televisor mediante grandes imanes actuando como un verdadero hac ker en el año…1963.

Vació el contenido de la famosa caja boba—que en los años sesenta aún era un mueble y con el correr del tiempo se transformaría en un electrodoméstico— dejando la carcaza vacía para alojar en su interior una vela encendida que nos recordaba el funcionamiento de la luz.

El setentismo como fantasma

 

Tras la exhibición del mural “Ezeiza”, sobrevino el escándalo de San Vicente.

No se puede mostrar la imagen “https://i1.wp.com/www.clarin.com/diario/2006/12/24/thumb/t055dh02.jpg” porque contiene errores.

Octubre

El traslado agitado de los restos de Juan Domingo Perón a San Vicente fue como un flashback cinematográfico. En horas se recorrieron 33 años de historia humedecida por la sangre para ver en primer plano las corridas de Ezeiza y escuchar los gritos desesperados de Leonardo Favio pidiendo calma. Aquel retorno de Perón en junio de 1973, que fue tragedia para la historia y que se repetía esta vez como farsa.

El homenaje al líder muerto del 17 de octubre consistía en reubicar sus restos en el millonario panteón construido para su descanso eterno. Pero terminó en escándalo. No hubo rendición de honores, sólo golpes, palos y un pistolero perdido en el túnel del tiempo sindical.

Casualmente unos días antes era retirado del MALBA el mural “Ezeiza-Paintant”, una obra del artista Fabián Marcaccio que sintetizaba el miedo, el terror y la barbarie que desató el encuentro de todos los peronismos. La enorme obra es una mezcla de pintura, actuación, reconstrucción documental, fotografía, escultura, técnicas de impresión digital. Exhibía aquella actualidad y anticipaba el futuro que ya era presente, el del terrorismo de Estado.

En la versión siglo XXI del encuentro peronista, el sindicalismo exhibió su desmesura a través de esos combates cuerpo a cuerpo, un estilo aún vigente en los arrabales de la política peronista actual. Dirigentes y grupos de choque quisieron imponer un carnet de peronista más legítimo que el de cualquier otro y así ratificaron que su mutación no los movilizó al presente. Los devolvió al pasado de Ezeiza. A aquellas imágenes de desazón teñidas de rojo que, como el mural de Marcaccio, predecían el apocalipsis criollo.

El destape de Bellas Artes

 

El Museo Nacional compra su primer obra del siglo: una maqueta del grupo “Kiss”.

19 de mayo

Contrabando de imaginarios: al mismo tiempo que los fans del grupo Kiss manifestaban para que sus ídolos ingresaran al celebrísimo Hall de la Fama del Rock & Roll, en Buenos Aires Alberto Bellucci, entonces director de Bellas Artes, daba a conocer la noticia: Kiss Alive, obra de Dino Bruzzone expuesta en ArteBA, inauguraba las adquisiciones de la institución en el siglo XXI.

Además de las acaloradas polémicas sotto voce que provocó lo cierto es que Kiss Alive —compuesta por una maqueta y una fotografía en blanco y negro que remiten a los espectáculos del grupo— viene a subrayar una potente y a la vez soterrada trama que entrelaza íconos de la etapa psicodélica de Jorge de la Vega (su retrato de Jimi Hendrix) al Heavy Mental de Gastón Pérsico (Premio Petrobras de ArteBa).

Con tanta gente viendo la muestra de Fluxus en el Malba ¿para cuando una exposición del grupo argentino avant garde Reynols, cuyas performances (celebradas internacionalmente) resignificarían una tradición por demás electrificada?

Andy Warhol vive en YouTube

 

Pagan 1.650 millones de dólares por el sitio que sintetiza nuestra época.

13 de noviembre

A primera vista el diseño minimalista de YouTube no llama la atención. Una pantalla chica, de 14 por 12 centímetros, un buscador y un índice. Cualquier usuario puede registrarse allí para subir videos que cualquiera verá luego. En Octubre, pues, Google compró YouTube por 1.650 millones de dólares. ¿Sencillo?

La revista Time lo designó como el invento del año. Todos los días se suben más de 60.000 videos y actualmente el sitio almacena más de 100.000 videos que van desde lo sublime hasta lo surreal y escatológico. En el medio, todo: la historia de la TV, el jazz y el rock, diarios íntimos filmados con webcams, fragmentos de cine clásico, partidos de fútbol, ponencias universitarias y así.

Como una caja de Pandora cibernética YouTube ha contribuido más que nada a cumplir la profecía de Warhol: miles de celebridades de 15 minutos.

Pantalla, archivo digital, red. YouTube fusionó estas herramientas simbólicas de hoy. ¿Sencillo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: