LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA A CRISTI PUIU

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 6, 2007

El hipocondríaco


El director de «La noche del Sr. Lazarescu» habla de su notable filme y del ataque de pánico que le dio origen.

Al final de la proyección de prensa en Cannes de la película de Cristi Puiu, La noche del Sr. Lazarescu unas doce personas permanecían en sus asientos. Si bien la mayoría estaba entusiasmada con el filme, no daba la impresión que esta épica rumana de dos horas y media sobre la odisea nocturna a través de una serie de repletos hospitales de un alcohólico, impresentable y condenado anciano se iba a convertir en uno de los grandes éxitos festivaleros de 2005.

 

Sin embargo, esto es precisamente lo que sucedió. Desde su merecida victoria en la sección Un Certain Regard de ese festival, el filme no ha parado de cosechar elogios.

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.clarin.com/diario/2007/01/06/fotos/e012dh01.jpg” porque contiene errores.

Puiu, de 38 años, es una persona modesta, amigable y graciosa. Para un hombre obsesionado por la muerte y confeso hipocondríaco (no toma aviones), se lo ve más que saludable. Nacido en Bucarest, empezó a pintar a los 10 años y fue a estudiar artes visuales a Ginebra tras la caída del régimen comunista. Varios años después se decidió por el cine y cita a Extraños en el paraíso, de Jim Jarmusch como la película que lo introdujo a esos «filmes especiales» que lo fascinaron.

¿Por qué decidiste filmar la película con tomas largas y la cámara en mano?

Cuando estudiaba descubrí a autores y sus ideas, como la cita de Godard de que «el cine es verdad 24 cuadros por segundo»; lo cual no es verdad, pero es interesante tratar al menos de tomar una parte de esa verdad. Godard también dijo que «cada corte es una mentira», así que yo me dije: tal vez, entre corte y corte, podemos conseguir esa impresión de verdad. Más largos los planos, menos cortes, más verdad. Pero también es una cuestión de tiempo: para inducir al espectador la sensación del tiempo que pasa, tenía que ser así. Era importante que el espectador sienta ese tiempo que pasa y cómo la persona se acerca cada vez más a la muerte.

Alguna vez dijiste que te inspíraste en la serie de TV, «E.R.»…

Inspirarme es la palabra equivocada. Me fastidia esa serie. La forma es la que tratan a los pacientes me parece increíble. Lo que me disgusta de E.R. es cómo se muestra a los doctores, su nivel de interés en los pacientes. Hay una distancia que deben mantener: no deben involucrarse emocionalmente, tienen que ser como máquinas, protegerse para proteger a los otros. Suponé que en un año te vas a morir. Cuando vas al doctor, esperás que te cure y no que se ponga a llorar con vos. Ahí sí que sabés que estás liquidado.

No es un filme sobre doctores el tuyo…

No, tampoco es sobre mala praxis. El primer doctor le toca el hígado y siente que hay un problema: cancer. Aunque sea rudo, tiene razón. Lo mismo el doctor que le pide que firme una aprobación para ser operado. Podés entender sus motivos. La película para mí no es tanto acerca de lo social sino sobre algo metafísico. Todos estamos condenados de alguna manera. Es una película para la gente que se pregunta las mismas cosas que me pregunto yo: ¿Para qué estamos aquí? ¿De qué se trata todo esto? ¿Controlamos los eventos o ellos nos controlan?

«Lazarescu» tiene una dimensión filosófica pero su textura es realista. Muchos creen que es un retrato del sistema de salud en Rumania, pero es mucho más…

Sí, es también sobre las instituciones, pero más que nada es sobre la desaparición de un ser humano. El se va, así como así. Podría haber mostrado a un hombre durante dos horas muriendo lentamente en su sofá. Eso habría sido todo un desafío. Pero sería como un autoretrato. Y yo no me atrevo a filmarme a mí mismo. Soy muy tímido.

¿Qué hay de autobiográfico en el filme?

En 2001 me convertí en un hipocondríaco. Fue antes de llegar a Cannes con mi primera película. Me agarró terror de ir. Antes de salir fui a ver a varios doctores y a investigar por internet porque estaba convencido que tenía un problema de colon.y que tenía cáncer. Igual fui a Cannes, pero me la pasé casi sin comer. Fue durísimo. Todas estas preguntas surgieron de allí, lo mismo que mis investigaciones médicas. Desde entonces y hasta ahora ya tuve, en mi cabeza, muchísimas enfermedades más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: