LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Jorge Luz: «Pienso que voy directo al purgatorio»

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 13, 2007

on más de 60 años de carrera, siente que ya merece el utópico premio a «la gran trayectoria». Evoca los viejos tiempos en los que un chocolatín era más que una golosina. Y cuenta que conoció el mar de grande. Retrato de un artista.

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.clarin.com/diario/2007/01/13/thumb/espe24.jpg” porque contiene errores.

No se puso lo primero que encontró. Está claro que encontró lo que buscó. Gorra marrón, pantalón al tono, camisa color crema y un toquecito de delineador en los ojos. Sabe de fotos, sabe posar. Sabe de mucho el hombre que no ventila su edad, pero sí da cuenta de una carrera que superó los 60 años y trascendió todos los géneros. «Empecé en la radio y de ahí en más hice cine, varieté, revistas, opereta, ópera, zarzuela, comedias musicales, televisión… lo que se te ocurra. Lo único que me falta es domar leones», confiesa Jorge Luz, de mirada clara y picardía en los gestos. De un trayecto largo que lo pudo haber llevado lejos, pero él se muestra cerca, como a mano.

En uno de esos días que detesta, con la temperatura por arriba de los 30 grados, uno de Los cinco grandes del buen humor —emblemático grupo de comediantes— se entrega a la charla, bajo la sombrilla de un bar de su barrio. Uno podría decir, entonces, que todo aquel que pasa y lo saluda es porque lo sabe parte de Palermo. Uno debe decir que lo sabe parte del espectáculo argentino, no importa dónde esté sentado.

Conocedor de dónde está parado, no tiene pudores en compartir que «con el tiempo me arrepiento un poco de haber hecho tantas cosas y no haber disfrutado más de la vida. Corrí mucho durante mucho tiempo. En la época de Los cinco grandes, por ejemplo, votábamos. Las preguntas eran: ¿Y si además hacemos teatro? ¿Y si hacemos cine? ¿Y si hacemos los carnavales? Yo casi siempre votaba que no, porque era el que más cambios de ropa tenía y si hacíamos de todo me cansaba demasiado. Pero como valía el voto de la mayoría, igual íbamos. Ojo, no es que sea un haragán, pero me gusta hacer una cosa y gozarla».

Nacido Jorge da Lus un 8 de mayo —exagera al decir que ya cumplió 112 años, pero recién pasó los 80—, se define como «un gran optimista. No me gusta dar ni recibir pálidas. No es por zafar del bulto, pero si uno se aferra a las tristezas ya no vive. Yo tengo un espíritu jovial. Para que sepas, de chico me gustaba ver comedias. Odiaba las películas de guerra y de muertes. Me encantaban las cosas con humor. Aunque a mí, te lo juro, nunca me hicieron reír Los tres chiflados».

¿Y qué te hacía reír?

Los hermanos Marx. También me hacía mucha gracia Carlitos Chaplin. Pero eso de darse castañazos, tortazos y trompadas no me causaba ni un mueca.

En su ilimitada hoja de ruta, que comenzó envolviendo fantasías con su voz en los radioteatros de El Mundo y Splendid, se hilvanan cuatro comedias musicales, dos óperas (El barbero de Sevilla, en el Colón, por caso), más de 50 programas de TV (él rescata, entre otros, La Tota y la Porota), casi 40 películas y los escenarios de buena parte del mundo, como los de Italia y Francia. Tal vez por eso, franco y amparado en la tercera persona, conjuga: «Si hubiese un premio a la gran trayectoria, se lo merecería Jorge Luz. Y aclaro que lo digo sin ninguna vanidad».

¿No te sentís reconocido?

Sí, fundamentalmente por el público. Me han dado muchos premios a la trayectoria, pero alguno me gustaría más que otros. El Trinidad Guevara, por ejemplo, no lo recibí nunca.

Mientras no descarta la idea de volver a hacer comedia musical, le sigue sacando punta a su oficio con los personajes que interpreta en Las 40, el ciclo radial de Mona Moncalvillo en Nacional (él va los miércoles y viernes de 13 a 14).

Hijos de un ama de casa y un bioquímico, Jorge y sus hermanos fueron criados en Empalme San Vicente (hoy Alejandro Korn), en tiempos en los que «no teníamos plata. Eramos de clase baja, modesta. Hambre y frío jamás, pero lujos tampoco. A mí me compraban un chocolatín y me guardaba el papelito plateado… lo olía tres días». Los recuerdos lo emocionan, los dulces lo pueden. «Me encantan los merengues con chantilly, pero los de mi época. Los de ahora son blancos, parecen yeso. Nosotros comprábamos unos riquísimos en Santa Fe y Callao, que eran beige, como con caramelo adentro. Doña Petrona recomienda que hay que hacerlos con azúcar molida bien seca, ése es el secreto».

De aquellas mieles del recuerdo pasa, sin querer tal vez, a los sinsabores de las ausencias: «Somos cuatro hermanos. Bah, éramos. Ya no me quedan más. Bueno, sí, me quedan en la memoria. Tengo la idea de que algún día me voy a encontrar con ellos… Sólo espero que hayan ido a un lugar lindo».

Y vos, ¿a dónde creés que vas a ir?

Pienso que voy directo al purgatorio. ¿Quién es bueno del todo? Yo soy bondadoso, generoso y cariñoso, pero tengo mis berrinches. No se puede ser San Franciso de Asís todo el tiempo.

Su hermana Aída

A ocho meses de la muerte de su hermana, él dice que «para mí, la gente está muerta cuando no se la recuerda. Claro que no vas a vivir con la puñalada clavada toda tu vida, pero sí está bien elegir algunos momentos para no olvidar. Aída y yo fuimos… somos grandes compañeros, muy parecidos, pero diferentes en algunas cosas: yo soy taurino y frontal, ella es acuariana y sabe esperar».

Hombre de mar


«En mi casa no había un mango, así que en el verano, para bañarnos, íbamos a la laguna La Bellaca o a una zanja honda… Salíamos con olor a barro podrido, pero felices», cuenta ahora quien desconoció la playa en su infancia. «Yo vi el mar por primera vez ya de grande. Tenía unos 20 años y estaba de gira con Pedro Tocci y Malvina Pastorino. Llegamos a Mar del Plata en invierno, vi esa inmensidad de agua y me metí. Casi me muero de la emoción. Creo que lo valoré más que si hubiera visto el mar de chico», reconoce Luz, el hombre que también conoció «las montañas cuando ya era un grandulón».
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: