LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

A Cosquín con el apoyo de Mercedes

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 16, 2007

LA NEGRA SOSA RECIBIO EN SU CASA A RENOVADORES DEL FOLCLORE

El festival folclórico más importante del país comienza el sábado. Además de grandes nombres, como el Chaqueño Palavecino y Los Nocheros, también habrá oportunidad de apreciar a valores como el dúo Orozco-Barrientos, Franco Luciani, Juan Quintero y Luna Monti, Mariana Carrizo y Lucía Ceresani.

La escena podría ser de Almorzando con Mirtha Legrand. Pero a la hora del té y con una mesa temática: folcloristas que cantarán en Cosquín 2007. La anfitriona es Mercedes Sosa, su departamento hace las veces de estudio de tele y los invitados son Luna Monti, Mariana Carrizo, Franco Luciani, Lucía Ceresani y el dúo Raúl «Tilín» Orozco y Fernando Barrientos. La sesión de fotos es mucho más cálida que la de un estudio de televisión. «Es como sacarme una foto con mis hijos».

La mesa está servida. Como debe ser —y como decía María Elena Walsh—, la tetera es de porcelana, el mantel luce impecable y la mesa tiene manjares que los invitados elogian con urbana cordialidad. La Negra está sentada en la cabecera; alrededor de la mesa, circulan los representantes, agentes de prensa y su hijo Fabián.

No es del todo justo decir que Mercedes recibe a los «nuevos valores del folclore». Todos llevan años trajinando festivales y pequeños escenarios; todos editaron sus discos y se están forjando un camino; todos saben que en la cresta de la ola sólo se está un instante e intentan perdurar con otras armas. Y todos vienen ganando lugar en las playas del folclore, donde han hecho bronce gente como Mercedes Sosa, Eduardo Falú y León Gieco, por nombrar algunos. Con el té servido, los temas fluyen sin necesidad de preguntas. Las anécdotas de Mercedes van desde los encuentros con Cafrune —»él es un dios para mí»—, hasta el día que llevó a su mamá a conocer París y ella le dijo: «Es igual que Tucumán, pero con casas distintas». Y matiza todo con consejos y fragmentos de canciones que interpreta de sentada.

«Hay noches que llegué a llorar viendo Cosquín por TV. No podía creer lo que habían hecho con un festival que en su momento albergó a Eduardo Falú, Jaime Dávalos y Jorge Cafrune. En su momento, no cuidaron a los artistas y el festival se cayó. Quiero que sepa que siento gran respeto por Cosquín», aclara La Negra, que en la última noche del festival presentará Argentina quiere cantar, con Víctor Heredia y León Gieco.

Cuando la anfitriona habla, el resto de los músicos toman el té, asienten con la cabeza y juegan bien al juego de las visitas. Tratan a La Negra con respeto y admiración. Y cuentan sus propuestas, que conviven en la grilla de Cosquín junto a las de artistas que convocan multitudes como El Chaqueño Palavecino y Los Nocheros. «Algunos festivales se convirtieron en mercados persas. Nosotros necesitamos un mínimo de respeto para mostrar nuestra música. Creo que ahora se está tomando una dimensión del valor de nuestra música», analiza Orozco. «La programación del festival —agrega Monti— es una demostración. Hay variedad y muchos músicos pueden tener una oportunidad. Es un poco injusto que la prensa se refiera a nosotros como nuevos valores. Cuando yo era chica, sacaba en la guitarra canciones de Barrientos y Orozco». «Sos mala, Luna. Con esas declaraciones nos hacés quedar como viejos», dispara el dúo. Y Mercedes se ríe de la ocurrencia.

Cosquín es, a la vez, una vidriera y un lugar consagratorio; un espacio que, por las urgencias de la tele, también puede ser cruel. Como una tía consejera, Mercedes les dice que deben cantar y «también hablar de su tierra». Mariana Carrizo eligió a la copla —una canción que algunos consideran «poco festivalera»— como forma de expresión. «Me decían que la copla era para borrachos. Una vez, en Cosquín, me dieron 15 minutos; al ratito me soplaron que eran once. Y finalmente canté cinco. Son momentos difíciles».

El Merendando con Mercedes Sosa va pisando la noche. Las tazas de té y las porciones de torta se convierten en gaseosas y triples de miga. La anfitriona elogia a sus invitados: «Me gusta recibir a los artistas, porque les tengo una gran admiración. El folclore está hecho para pensar. Es una cosa muy seria. Y ellos se lo toman en serio». Trae otra anécdota y canta, con voz inconfundible, un fragmento de la bellísima Hermano, de Hamlet Lima Quintana. Fijate hermano cómo vas cantando, toda la tierra te escucha conmigo. Todos escuchan, con la taza en el aire. 

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.clarin.com/diario/2007/01/16/thumb/e006dh10.jpg” porque contiene errores.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: