LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA a JUAN CARLOS RULFO-

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 20, 2007

Panorama desde el puente

 

Hijo del escritor Juan Rulfo, dirigió “Desde el hoyo”, documental sobre la construcción de una autopista en México.

 

 Sundance, Guadalajara, el BAFICI, Biarritz, Miami, Karlovy Vary.

Juan Carlos Rulfo, hijo del escritor Juan Rulfo, ganó premios en estos festivales y en otros. Con un documental: En el hoyo.

Documental sobre la construcción, caótica, desmesurada, de una autopista en el caótico y desmesurado DF mexicano.

Rulfo fue de lo mínimo a lo monumental. Con paciencia de entomólogo, siguió, primero, a un grupo de obreros. A cada obrero: cada uno con su estilo, su identidad, su mirada del mundo.

Una reflexión sobre Marx; otra sobre Dios; otra sobre las almas de los muertos ahí. También sobre el lugar estratégico para mirar, desde la altura, los muslos de las automovilistas.

Ideas: serias o graciosas. El sentido del humor parece agudizado por el riesgo y las pobres condiciones de trabajo. Allá arriba, en un viga rodeada de vacío, o allá abajo, lejos: en el hoyo.

“Muchos me preguntaron: ¿Tú les dijiste lo que dicen en la película? Una especie de racismo: la clase media que masifica a la obrera. Que no ve matices de personalidad, que no se identifica. Esos obreros son como nosotros. Mejores: jamás se me hubieran ocurrido personajes así”.

Dice Rulfo. Y, también, que evitó el tremendismo.

“En los festivales se ven películas mexicanas como Amores perros (Alejandro González Iñárritu) o Batalla en el cielo (Carlos Reygadas). Cosas más bien duras, desgarradas: lo que se espera de latinoamérica. En el hoyo pone la vida cotidiana en primer plano, sin amarillismo. Después puedes pensar en las pobres condiciones laborales, los salarios míseros. Pero no es un documental sobre la lucha de clases”.

Corren tiempos de realizadores mexicanos que no hacen películas del todo mexicanas sino cosmopolitas. González Inárritu, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro. Tiempos de Babel, Niños del hombre, El laberinto del fauno.

“Hablamos de directores muy importantes: una camada de 5 o 6 que empuja en todo el mundo. Surgieron en México, hicieron lo que pudieron, se fueron a Los Angeles. Se salieron con la suya: están abriendo brecha. Diría que estamos exportando cineastas”.

¿Sólo elogios?

No tanto: “El cine mexicano está perdiendo identidad —opina después—. El mercado le impone ciertas leyes; vemos cine mexicano a través de Hollywood”.

El documental es el último refugio de la identidad nacional, agrega Rulfo, un hombre afable, de 42 años. Un tipo que no parece un intelectual ni, Dios nos salve de ellos, la caricatura de un intelectual, un snob.

El siente que En el hoyo capta la esencia de un país. Cierto concepto general, alcanzado desde la cotidianidad de un puñado de obreros.

Lo expresa al final del filme, con un travelling aéreo, un plano secuencia de ocho minutos, de la autopista a medio construir.

Ahí los hombres, que uno conoció en detalles en 80 minutos de película, parecen abejas —insignificantes y a la vez vitales— de un imponente panal.

Los constructores.

“Creo que los espectadores mexicanos, al principio reticentes, también sintieron que ellos representaban a nuestra sociedad. Un dato sintomático es que la película recibió su impulso inicial afuera. Ustedes, los argentinos le dieron un gran impulso. Mucho mayor que en México”.

En México, En el hoyo fue vista por unas 50.000 personas en 10 semanas. Puro boca a boca. Y chapa festivalera.

“La promocionamos como la película mexicana más premiada del 2006. No fue Batman, no tuvo un millón y medio de espectadores ni maquinaria publicitaria. Por momentos me sentí cansado, sentí que éste no era el lugar correcto para hacer cine. Pero ahora estoy safisfecho”.

Las críticas, adentro y afuera, lo respaldaron. A cambio tuvo que soportar una misma pregunta de tantos periodistas, incluido el de Clarín.

Una sola pregunta formulada con variantes. ¿Qué se siente al ser hijo del autor de Pedro Páramo? ¿Influyó su obra en la tuya?

El peso de ser hijo de.

“No me molesta. Lo único que me pesa es su ausencia. Querría tenerlo conmigo, poder pedirle consejos. El me dejó, desde la literatura y la fotografía, la herencia de su gran capacidad de observación. Sabía escuchar a la gente sencilla, captar las voces de los que no tienen voz. Somos distintos pero, en pocas palabras, me enseñó la vida”.

Somos distintos, repite, como si su padre aún viviera, Rulfo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: