LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Julio Bocca Entevista

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 20, 2007

El bailarín inició la prolongada gira de despedida por los escenarios que lo ovacionaron. Dará sus últimas funciones junto a Paloma Herrera, Maximiliano Guerra e Iñaki Urlezaga. Se reconcilió con el Colón y sueña con crear un secundario de orientación artística.
Se irá de vacaciones a la Antártida, en el Almirante Irizar, y pensará si adopta un hijo.

No se puede mostrar la imagen “https://i2.wp.com/www.diarioperfil.com.ar/edimp/0159/img/esp_005.jpg” porque contiene errores.

Al gran bailarín argentino se lo ve muy joven en sus 40; sin embargo, su mirada denota la sabiduría acumulada en años de experiencia. El miércoles viajó a París para arrancar el Bocca último tour que, durante todo 2007, recorrerá, en más de 180 funciones, escenarios tanto del interior como del extranjero, sobre los que alguna vez bailó en su larga trayectoria. A fin de año, dentro de los límites del solsticio de verano, día en que la Tierra se encuentra más cerca del Sol, Julio Bocca planea en Buenos Aires su despedida final de los escenarios y el retiro al podio, para ubicarse entre los astros, un sitio que se ganó con méritos. Para esta gran celebración, que será un encuentro con entrada gratuita, promete que habrá grandes figuras. “Quiero invitar a Maxi (Guerra), a Iñaki (Urlezaga) y a Paloma (Herrera), y eso es sólo el comienzo”, garantizó durante la conferencia de prensa del martes pasado, en la que detalló los pormenores de su prolongada despedida. Sin embargo, cuando se le pregunta por los detalles, aclara que probablemente no lleguen a bailar todos juntos: “Habría que armar algo y no tengo tiempo, la cabeza no me da. Más bien va a ser como una gala, donde cada uno hace una cosa. Sería lindo que el público pudiera ver a todos juntos en una noche”.
—¿Va a ser un encuentro popular?
—Sí, en la Av. 9 de Julio. En el Obelisco. Vamos a poner pantallas, calculo que va a venir mucha gente, eso espero (se ríe)…
Respecto a sus recientes últimas actuaciones por Centroamérica, comenta que fue increíble recibir el cariño de la gente. “Es emocionante. Cuando entrás a la función hay una atmósfera especial. Todos saben que es la última vez, entonces hay un calor, una energía diferente. Para mí fue muy especial la función de despedida en Cuba, porque se cumplían 20 años de haber ido al festival con mi primera representación de El lago de los cisnes. Hay lugares, como La Habana, que son muy importantes para el mundo de la danza y, como artista, hay cosas que son muy fuertes. Que venga Alicia Alonso hasta mi camarín, por ejemplo.” Allí mismo quería realizar la última función del repertorio clásico; sin embargo, hubo cambio de planes por un sorpresivo pedido de los integrantes del ballet del Teatro Colón, que le propusieron hacer cuatro funciones de El lago… en el Luna Park.
—¿Este pedido es un reconocimiento después de una relación distante?
—La verdad, me hizo muy bien y agradezco la propuesta. Sobre todo porque, aparte de los directivos, es lindo que venga del ballet. Yo he conseguido un montón de cosas para ellos y he trabajado un montón con ellos.

¿Qué cosas lo esperan en lo personal? Alguna vez dijo que quería adoptar un chico…
—Es muy posible. Todo eso sigue en pie. Pero ahora estoy con mi retiro. Cuando vuelva, ordene mis sentimientos y ponga mi cabeza en cero, ahí voy a volver a pensarlo.
—¿Contrató un tour a la Antártida?
—Sí, me voy un mes y medio, pero en el Almirante Irizar, no en un crucero. Calculo que no me van a hacer pagar, por lo menos.
—¿No le agarró la crisis de los 40?
—No, al contrario. Me siento bien y como tengo tanta experiencia, voy a disfrutar un montón de cosas de otra forma.
—¿Qué se lleva del mundo del ballet?
—El ballet me dio mi vida, mis cosas: una profesión, amores, felicidades y amigos.
—¿Cómo fue el día en que otro genio de la danza como Barysh-
nikov lo eligió para ingresar al American Ballet?
—Fue maravilloso que a los 19 años me dijeran: “Vení como primera figura del ballet”. Además, era la primera vez que alguien tan joven entraba a la compañía. Sobre todo viniendo del Sur.

Arte en la escuela

“Cuando yo comencé, muy poca gente sabía lo que era un bailarín. Hoy todo el mundo lo sabe. Además, hay más compañías y una cantidad de estudiantes que antes no había”, dice orgullosamente Bocca, y aclara que esa labor va a continuar. “Se fueron armando un montón de cosas mientras hacía mi carrera personal para tener otra base cuando se termine.” Se refiere al Ballet Argentino, uno de los pocos privados del país y la Fundación Julio Bocca, que otorga becas.
—¿Cuál es el próximo paso en esa línea?
—Estuve hablando con Telerman y Filmus para armar una escuela educativa de arte que no hay en el país. Hay actores, músicos y bailarines excelentes, y a veces no tienen la posibilidad de complementar la educación artística con el Polimodal, en el mismo espacio.
—¿Qué piensa de la cultura K?
—Culturalmente el país se sigue manteniendo, porque los artistas luchan y porque la gente siempre quiere alimentarse de arte. Lo que existe acá se da en muy pocas partes del mundo. Lo bueno es que no se pierde, con crisis o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: