LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA A CAROLINA PAPALEO, por Hernán Firpo

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 21, 2007

Carolina Papaleo: «No quiero ser más batichica» 

Tiene un hijo de ocho años y hace siete que, del padre, ni noticias. Hoy, admite que es difícil criar sola a un hijo y que se ha puesto menos exigente con los hombres. También, menos obsesiva con el trabajo.

Después de media hora de entrevista, el centro de gravedad de la charla es su boca —no exactamente lo que dice, sino sus labios—. La curvatura de la sonrisa en el tamaño de esa boca ancha, grande, podría darle trabajo el resto de su vida. Quizás ella no sepa que desde ese agujero perfectamente instalado en su cara sería capaz de vendernos cualquier cosa, lo que sea, desde dentífricos hasta confianza. Hay tiempo de pensar este tipo de cosas porque Carolina Papaleo viene dando directivas por el celu sobre unas cremitas que piensa sacar al mercado —»productos de belleza para mujeres», dirá— by Carolina Papaleo. Los envases llevarán su figura, la firma y un nombre de fantasía que el grabador no retuvo.

Mientras hablabas por teléfono pensaba en tu boca y lo de la línea de belleza me da pie para preguntarte cuánto le debés a esa boca.

A-mi-boca (repite despacio, tratando de dar con el cifrado, con la supuesta parábola).

Tu boca, digo. Me refiero nada más que a eso que se ve ahí.

Ah… Mi mamá siempre decía que como era bajita tenía que hacer mucho esfuerzo para llamar la atención; por eso mucha sonrisa, hablar y todo eso. Pero sí, es verdad, yo te duermo ahí.

Tenés que andar bien de autoestima para sacar una línea de belleza con tu nombre. Parece esa clase de iniciativa típica de las modelo o las divas…

Tengo una excelente piel. Todos me lo dicen y siento el feedback desde hace años.

Vittorio Gassman dudaba de la salud mental de los actores. Creía que prestarse un poco a cada personaje era una especie de esquizofrenia.

Coincido con ese hombre… Bah, no, porque estaría jajaja, estaría dudando de mi propia salud.

Pero el hecho de que muchos actores se repitan haciendo telenovelas debe ayudar a resguardarse de la enfermedad…

Yo luché mucho contra el encasillamiento. Siempre fui muy ecléctica. De la heroína de Una voz en el teléfono me fui a poner en pelotas con Gerardo Romano en Zona de Riesgo, ¿y sabés por qué hago eso? Porque me aburro. Soy de aburrirme.

Tuviste muchas parejas, convivencias, matrimonio. Tanto cambio…

Sí… (interrumpe) mi tema es el aburrimiento, yo no te miento.

Y tanto probar terminaste casándote con un profesor de gimnasia.

Ayer estaba hablando justo de eso. Mi hijo Matías tiene ocho años y él (nunca nombra a Mario Río, su ex) hace siete años que no aparece ni nada… Yo no hice la de Madonna porque mi modelo mental no me daba para ir a un banco de semen… Mi deseo era tener un hijo, no una familia. El otro día leí en una revista que las mujeres, para tener un hijo, buscamos a quien genéticamente pueda ser potable para que nazca un pibe sano. Raro, ¿no?

Raro, sí. Y vos dijiste «quién mejor que un hombre saludable»

La explicación me cerró. Matías me salió perfecto, muy sano.

¿No son aburridas esas parejas entre actores?

Siempre salimos los cuatro: los dos actores y sus egos… El problema es que yo tengo un nivel de adaptación muy grande. Puedo relacionarme con gente que no tiene nada que ver conmigo. Así apareció mi ex.

¿Las primeras citas tienen algún valor? ¿No te pasa que nombrás a Herzog y al otro día te alquilás una de tiros?

Nada que ver. La primera salida es fundamental. Si yo al chico con el que me casé le nombraba a Herzog, iba a preguntarme cómo se escribía. Hay que prestar atención a lo que se dice y a lo que no se dice. Una vez estábamos hablando de Kandinsky…

¿Con tu ex?

¡No seas turro! El no sabría en qué rubro de las páginas amarillas buscarlo.

Esto lo decís ahora…

Siempre fui consciente de sus limitaciones, pero no me burlaba. Te decía que hablaba de Kandinsky con otro chico y cuándo me preguntó ¡¿quién?!, bué, listo. Pero soy una chica amplia.

Ahora, separada, te conformás con que el candidato sepa cómo llevar el nene al zoológico.

No quiero ser más batichica. No es fácil criar a un nene sola. Ya no me interesaría que el otro sepa de cine ruso. Antes quería que el otro tuviera un acceso al conocimiento que yo ya tengo.

En «El camino a la Meca» (que protagoniza con China Zorrilla) te vi llorar con notable convicción. En esos casos, ¿dónde te lleva la memoria emotiva?

No uso ese recurso. La memoria emotiva se gasta. Si te contás la historia miles de veces ya no sirve. Mi disparador es la obra en sí. Me emociono viendo a China.

En un tiempo fuiste la heroína de Raúl Taibo, trabajaste con Gerardo Romano. En «Doble venganza» estás a los besos con… ¿cómo se llama?

Gabo Correa.

Cuando te dijeron que ibas a besarte con Gabo Correa, ¿qué dijiste?

Nada, no lo conocía, pero es un placer trabajar con él.

Contame de dónde te salió la fama de «chica conflicto».

En mi vida cambiaron las prioridades. Estoy mucho más relajada. La novela es un trabajo. Antes me abocaba todo el día, era muy exigente conmigo y con el resto. Después aprendí que debía diversificar mi atención para no volverme obsesiva. Entonces actúo en tele, hago teatro, lo que te decía de la línea de belleza, y así voy sintiendo mejor…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: