LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Vestigios de otros tiempos, por ALICA DE ARTEAGA

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 21, 2007

Qué tienen en común el puente Nicolás Avellaneda en el corazón de La Boca, y el Palacio Hume, emplazado en la zona más cotizada de Recoleta?

Ambos integran el patrimonio arquitectónico de Buenos Aires, recurso no renovable, parte de la trama histórica que vuelve más interesante a las ciudades y meca de los visitantes de todo el mundo que buscan en cada destino turístico las huellas de la identidad.

El puente y el palacio tienen la categoría de Monumento Histórico Nacional y como tales exigen la custodia de las autoridades y la mirada atenta de los vecinos. Casi contemporáneas, ambas construcciones responden a un modelo de país, y reflejan la transformación vertiginosa de la Gran Aldea en metrópoli, impulsada por las fuertes olas inmigratorias de comienzos del siglo XX.

El Ferrocarril Sud compró la gigantesca estructura de hierro a una empresa inglesa, y los cimientos se construyeron en el mismo lugar para dar forma a uno de los ocho transbordadores que quedan en el mundo, bajo el actual protectorado de su majestad el rey Juan Carlos de España.

El palacio de los Hume se levantó con tejas y ladrillos importados por el ingeniero de los ferrocarriles, a quien se le atribuye, entre otras innovaciones, la de haber traído la costumbre de tomar el whisky con hielo, on the rocks .

La esquina de Rodríguez Peña y Alvear está marcada por un destino cultural. No sólo porque allí se concretó la primera muestra de arte en Buenos Aires, como señala oportunamente el arquitecto Grementieri en estas columnas, sino porque a metros se levanta el edificio que ocupa la Secretaría de Cultura de la Nación, que, entre otras áreas, tiene asignada la defensa y protección de nuestro patrimonio.

El entorno cultural compite con un escenario fashion que ha cambiado de manera radical desde que la ola de turismo receptivo adoptó a la avenida Alvear como la Bond Street argentina, dado que allí sentaron sus reales las etiquetas de alta gama, que valorizan el espíritu afrancesado de la calle enriquecido por su noble arquitectura. En este paisaje cuidado con tanto esmero llama la atención el deterioro del Palacio Hume, abandonado a la voracidad vegetal de la gigantesca magnolia que se cobra cada día más centímetros de mampostería, y amenaza la fachada como las gramíneas de la inolvidable “Casa de Campo” del chileno José Donoso.

Con la demolición de la casa que fue de los De Ridder, en Alvear y Parera, donde se levanta hoy una torre enriquecida por la belleza de la tipa centenaria del portal, la última cuadra palaciega de la ciudad es la que va de Rodríguez Peña a Montevideo, definida por la sucesión de los palacios Maguire, Duhau y la Nunciatura.

Luego de una rencilla de vecinos, que pudo haber terminado en serio problema diplomático, el Duhau y la Nunciatura han reverdecido sus laureles por efecto de un círculo virtuoso de inversiones que no parece haber llegado hasta la otra esquina. Con los últimos detalles a punto de finalizar, la Nunciatura recuperó las fachadas del palacio que la viuda de Hariláos de Olmos regaló al Vaticano tras la visita del cardenal Pacelli, luego Pío XII, para el Congreso Eucarístico.

La refuncionalización del Palacio Duhau, convertido en hotel cinco estrellas, ya mereció la atención del público y la bendición de los turistas. Resta saber ahora cuál será el futuro del misterioso palacio victoriano, la perla más antigua del collar patrimonial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: