LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Alcón y Peretti brillan en un Miller de insospechada vigencia

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 24, 2007

Las excelentes actuaciones de ambos actores y la inteligente visión de Rubén Szuchmacher de la obra -una lacerante crítica a la sociedad norteamericana, publicada en 1949- hacen de ésta una versión atractiva vibrante y actual.

Una impactante versión de “Muerte de un viajante”, de Arthur Miller, se estrenó anoche en la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza con un memorable trabajo de Alfredo Alcón como Willy Loman y un Diego Peretti como Biff que no le fue en zaga, al servicio de la inteligente visión del director Ruben Szuchmacher.

Precisamente, el rasgo que distingue al espectáculo es la excelente lectura que hizo Szuchmacher de un texto publicado en 1949 y que, visto con ojos actuales, podría considerarse literario, pero que sin embargo logra sacudir visceralmente a la platea.

La intención del autor en su momento fue hacer una crítica lacerante de la sociedad norteamericana que cambiaba sus valores tradicionales y se encaminaba a una enceguecida búsqueda del poder identificando el éxito con el dinero sin importar el valor del ser humano.

Szuchmacher respetó fielmente el texto y no desmintió la intencionalidad inicial del autor pero resaltó otros aspectos que ponen de manifiesto la sorprendente vigencia de la obra. Al referirse a la pieza, el autor sostiene que “como muchos mitos y dramas clásicos, es una historia sobre la violencia en el seno de las familias”.

La figura de un padre que vive la ilusión de un mundo que ya pasó y que impulsa a su hijo a ser un “triunfador” en los términos en que la sociedad lo exige, sin intentar desentrañar quién es realmente esa criatura y cuáles son sus deseos profundos, conduce inexorablemnte al fracaso y a la aniquilación del individuo.

El espectador de hoy reconoce en esa incomunicación, en esos duros mandatos, elementos que sin dudas resultan familiares. Todos tenemos algo que ver con esa presión, que es una manera de disfrazar la violencia.

Esta inteligente lectura de la obra alcanza a concretarse en el escenario a través de un sólido elenco en el que sobresalen las figuras, por momentos colosales, de Alfredo Alcón y Diego Peretti.

A lo largo de más de dos horas de función, Alcón sostiene con intensidad creciente a un ser que se va desangrando paulatinamente intentando sostener el sueño de una realidad que ya murió y forjando castillos en el aire condenados a desmoronarse y a aplastarlo en su caída.

El cuerpo, la voz, cada uno de sus gestos da testimonio de ese fracaso. Con actitudes casi imperceptibles pero claramente expresivas, el personaje transita entre el pasado y el presente, entre los sueños y la realidad, sin solución de continuidad.

Sin puente alguno que le facilite al actor los cambios, Alcón pasa de un presente agobiante a un pasado donde todo parecía ser posible en la dorada adolescencia de sus hijos.

Peretti, como Biff, convence plenamente en cada uno de los matices de un personaje que sostiene una difícil relación con su padre signada por fuertes sentimientos de amor-odio, incapaces de comunicarse, de dar rienda suelta al cariño y de aceptarse tal como son.

Las escenas de enfrentamiento entre ambos dan lugar a un contrapunto tan intenso que sacuden al espectador sin permitirle mantenerse como un pasivo observador. Luciano Cáceres, en el rol de Happy, el otro hijo de Willy, da constantes muestras de estar destinado a seguir los pasos de su padre y repetir su mismo modelo en el futuro. Menos feliz fue la interpretación de María Onetto como Linda, la esposa de Willy, con una actuación sobria pero que no alcanza los decibeles de sus compañeros de elenco.

El elenco se completa finalmente con los nombres de Roberto Castro, Mónica Santibáñez, Carlos Bermejo, Javier Lorenzo, Pablo Caramelo y Francisco Civit. La escenografía de Jorge Ferrari, recurre a mínimos elementos que encuadran la acción aportando el clima que las situaciones requieren pero permitiendo el despliegue actoral sin generar ningún tipo de distracción a los ojos del espectador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: