LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

El arte de lo mínimo

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en enero 25, 2007

En el Malba sucede un ciclo de este género portátil, que proliferó en Japón durante la posguerra de 1945.

Qué tienen las cosas mínimas que conmueven más que el tamaño real? Es la pregunta que se impone frente a un formato teatral cuyo soporte es una caja de no más de 40 cm de largo por 32 de alto.

Por estos días el Malba presenta un ciclo de Kamishbai o Teatro de papel, creado por distintos escritores y artistas plásticos.

Jueves seis de la tarde. Pequeñísima biblioteca del museo. La escritora Amalia Sato explica la tradición de este arte portátil que proliferó en Japón durante la posguerra de 1945.

A su lado una cajita cerrada está iluminada como si fuera la estrella o joya del lugar. Cuando la función comience y se abra, desfilarán por ella, distintas láminas, según el relato.

“Ah, cómo, ¿no son figuritas de papel moviéndose?”, exclama alguien entre el público que había alucinado con una especie de origami en movimiento.

Ajena a la desilusión, Sato explica que sus orígenes se remontan a las imágenes religiosas utilizadas en los templos para instruir a los monjes o atemorizar a los creyentes y, también, al teatro de sombras del siglo XVIII.

Ya en la posguerra del 45 el género se popularizó como arte callejero. El teatrista llegaba con su bicicleta, convocaba a los niños, disponía el teatrito y vendía golosinas con formas tan bonitas que a los chicos les daba pena comerlas.

Para entonces el público arde en deseos de saber qué hay en la cajita, réplica de la que usaba el abuelo de Sato.

Silencio total. En la próxima hora se sucederán tres relatos. El primero Susano-wo y la serpiente de ocho cabezas, a cargo de Damián Blas Vives y Nicolás Prior. Basado en una leyenda japonesa, las violáceas imágenes de Prior remiten a un animé japonés. De hecho, muchos de los dibujantes de láminas pasaron al mundo del manga en la década del 50.

El segundo, Trampa de amor, está escrito por Sergio Pángaro, con imágenes de Pablo Fusco, unos collages fotográficos con reminiscencias de Grete Stern, pero sin su fuerza expresiva. El último, un homenaje a los viejos ilustradores. Para ver más, hoy a las 19 habrá nuevas historias. Lo mismo que el 8 y 22 de febrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: