LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA A LUCIA CEDRON

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en febrero 3, 2007

«Hablo de algo cercano»

 

El lunes 12 comienza el rodaje de «Cordero de Dios», su opera prima, con Mercedes Morán y Jorge Marrale.

Es conmovedor», dice Lucía Cedrón, sentada en el living de su casa en Belgrano, rodeada de libros («tuve que traerlos en barco desde Francia», cuenta) y de películas, algunas alquiladas especialmente para analizar recursos visuales que utilizará a partir del lunes 12, cuando empiece el rodaje de su opera prima, Cordero de Dios.

Lo conmovedor del caso tiene que ver con que, pocos minutos antes de la entrevista con Clarín, Lucía —cuyo corto En ausencia ganó el Oso de plata en Berlín en 2003— estaba ensayando escenas de la película con el elenco, que integran, entre otros, Mercedes Morán, Jorge Marrale, Leonora Balcarce, Malena Solda, Juan Minujín y la niña Ariana Morini. «Me conmueve ver al elenco comprometerse, desnudarse de a poco, prestarse al juego —dice—. Ver cómo escenas que tuviste tanto tiempo en tu cabeza cobran vida».

El esperado rodaje se acerca después de un largo proceso de trabajo en el guión, que duró más de dos años y que tuvo una etapa en la Argentina y otra en Francia, y terminó con 21 versiones hasta ésta que está aquí, sobre la mesa, llena de marcas, notas y subrayados. «A pesar de la vorágine y de la locura, lo estoy disfrutando —dice Lucía, de 32 años, verborrágica por naturaleza y desbordante de entusiasmo—. A pesar de la angustia, lo gozo».

Cedrón acaba de volver de Sundance, donde le dieron un premio de 10 mil dólares que, sumados a los subsidios ya conseguidos, lograrán cubrir «un 80%» del costo del filme. «Estuvo buenísimo —dice—. El premio permitió confirmar el rodaje. Era muy raro ver a los japoneses (de la cadena de TV, NHK, sponsors del premio) emocionados».

Cordero de Dios, dice, es «una ficción que está atravesada por cosas que me pasaron. Si bien la historia es totalmente ficcional, de lo que habla es de algo muy cercano, profundo y doloroso». Lucía es hija de Jorge Cedrón, el director de Operación Masacre que fue asesinado, en circunstancias nunca del todo aclaradas, en París, en 1980. La familia se había ido a Francia tras el golpe y es allí donde Lucía vivió desde los dos años (con largos períodos de viajes por el mundo) hasta que se reestableció en la Argentina del corralito, allá por 2001.

«Es una historia que va cruzando entre 2002 y 1978 —dice—. Por un lado, el presente tiene que ver con un secuestro por motivos económicos. Y en el pasado hay un secuestro ligado a lo político».

Guillermina (Balcarce) es una joven que debe negociar con los secuestradores que raptaron a su abuelo (Marrale) y para eso contacta a su madre (Morán), exiliada en Francia y que no quiere volver. «Hay muchas asperezas que limar entre ambas —dice—. No se termina de saber bien qué pasa entre ellas dos. Es como si el silencio fuera un acto de amor. La madre opta por no contar para no herirla. Aunque yo dudo sobre los efectos benéficos de eso».

Eso que la madre no cuenta tiene que ver con la infancia de Guillermina, con la Argentina de 1978, con la dictadura y los desaparecidos. «Ella sabe que su padre murió en circunstancias poco claras, pero tiene en su cabeza un rompecabezas al que le faltan piezas. Esas fichas hay que deducirlas. El cine, a veces, tiene el tupé de contarte todo. Pero en la vida uno debe convivir con el misterio». En síntesis, Cordero… «es la historia de tres generaciones que intentan reunirse, entender el lugar del otro —agrega—. Con los muertos ya no hay mu cho que se pueda hacer, pero con los vivos todo es posible».

A Lucía le gusta describir a la película como «la punta de un iceberg». Dice que «es una historia de familia, muy singular», pero que le gustaría que «pueda ser universal. Como estuve muchos años sin vivir aquí, voy sumando todo lo que me aportan. Tardé tanto con el guión porqué sentí que no sólo tenía que entender el ’78 y el 2002, sino todos los años que hay en el medio».

Lucía estudió Historia y Letras en la Sorbona, y aunque también estudió Cine allí, prefiere restarle importancia a eso. «Estudié teoría, semiótica —recuerda—. Tuve grandes profesores, pero me siento como una principiante en cuanto a lo técnico. Igual, estoy trabajando con gente impresionante en los que confío plenamente. De cualquier manera, la película tendrá una puesta sobria, al servicio de la historia».

Si se le piden referencias citará a El Padrino, de Coppola; El Decálogo, de Kieslowski, y nombres como Truffaut, Costa-Gavras y Ken Loach. Pero, claramente, la sombra que recorre el filme de punta a punta es la de su padre, cuya obra fílmica Lucía ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a reconstruir y rearmar «lata por lata»

«Estoy encantada de poder contar esta historia», dice cuando se le pregunta por lo que significa enfrentarse a la herencia paterna a través de una cámara. Es entonces cuando las palabras se le entrecortan por la emoción y el vano esfuerzo de contener las lágrimas. «No sé —dice, tras un largo silencio—. Tal vez, después de hacer la película, pueda dormir un poco mejor por las noches».

Una respuesta hasta “ENTREVISTA A LUCIA CEDRON”

  1. […] Para ver una exclusiva entrevista a Lucía Cedrón, directora de la película haz click aquí […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: