LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

La dramática carta que escribió Blas Coelho, el chofer de “Gaby” Álvarez: “Yo estoy encerrado, pero ellos sin vida”

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en febrero 2, 2008

El ex colaborador del RR.PP. escribió un mensaje en el que asegura estar “muy triste por lo ocurrido”. Cómo es la vida en el penal de Las Rosas, donde les dicen “El pelado” y “El peludo”.

No se puede mostrar la imagen “https://i2.wp.com/www.perfil.com/export/sites/diarioperfil/img/2008/sociedad/0202_carta_g.jpg_1288780879.jpg” porque contiene errores.

“Querida Marisa, no te voy a ver x un tiempo, ni a vos ni a mamá, son las que más quiero en la vida. Estoy triste y dolorido de cuerpo y alma, se perdieron 2 vidas inocentes, pienso en la pareja q’ hiba en la moto y tengo mucha tristeza, pienso en la flía de ellos y en la mía”, escribió a su familia Ariel Coelho de Oliveira, el colaborador del relacionista público “Gaby” Álvarez que conducía el vehículo que terminó con la vida de dos turistas argentinos en un fatal accidente.

Yo estoy encerrado pero ellos sin vida, acá valorás hasta lo más mínimo q’ tenía cuando estaba en libertad, hasta el amor verdadero de mi flía y mi novia. Las quiero. Ariel”, culmina la misiva.

El jueves el horario de visita terminó temprano para Ariel Coelho de Oliveira: su madre Margarita y su hermana Marisa tuvieron que salir antes del penal de Las Rosas para llegar a tiempo al aeropuerto.

Sabiendo que mañana no irá a verlo su familia, Ariel pidió prestado un anotador a otro preso y escribió una carta. Antes, su jefe había hecho llegar a los medios unas líneas que alguien envió desde su casilla de correo, tipo gacetilla de prensa. “Sentí ganas de morir y me puse a llorar”, expresó respecto a los años de trabajo destruidos con el choque. Ni una palabra sobre los dos jóvenes muertos.

La vida en el penal. Ya en los inicios, Blas cayó mejor entre la población carcelaria. Después de las primeras noches, sus compañeros se quejaban del llanto y nerviosismo constantes del relacionista. Pasó largos días sin dejar el pabellón y cubrió una ventana con frazadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: