LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Soledad trajo la fiesta revoleando el poncho

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en febrero 2, 2008

En el escenario también se bailó al ritmo del cuarteto, con temas de Rodrigo y de la “Mona” Jiménez.

No se puede mostrar la imagen “https://i0.wp.com/www.lagaceta.com.ar/fotos2/2008%5C1%5C29%5C255271-_-s-100-telam-cortada.jpg” porque contiene errores.

Frente a una entusiasmada multitud que acompañó incondicionalmente sus arengas fiesteras y sus desbordes atléticos, Soledad Pastorutti ofreció el número central de la última jornada del 48º Festival Nacional de Folclore que se desarrolló durante nueve noches en esta ciudad serrana. Cuando terminó su recital, con un bis forzado por la insistencia del público y que tuvo que improvisar frente al telón ya cerrado, la plaza comenzó a vaciarse, hasta que menos de la tercera parte quedó cubierta por quienes decidieron esperar por la presentación del conjunto chileno Illapu, que cerraría la cartelera en horas de la madrugada.
Esta última luna de Cosquín fue, tal vez, la menos felizmente planificada de todas las del Festival, con una extensa cartelera de artistas de variada calidad, que se intercalaron con la entrega de premios y reconocimientos diversos. La velada se había abierto con un homenaje a Córdoba, organizado y animado por el humorista “Negro Alvarez”, los 4 de Córdoba y el ballet Camín, de Cosquín. El espectáculo, “Córdoba cuenta, canta y baila”, que aspiraba a reunir todos los íconos de la cultura cordobesa, incluyó música y baile cuarteteros, con temas de la “Mona” Jiménez y Rodrigo, y una estilizada coreografía basada en las murgas carnavaleras cordobesas. El momento más emocionante fue sin duda el tributo a Horacio Guarany, que contó con la participación de los 4 de Córdoba, Canto 4, Alberto Oviedo y la propia Soledad, pero que fue principalmente animada por el canto de Guarany mismo, quien fuera una figura permanente y querida del festival de Cosquín desde sus inicios. “El mejor homenaje es que ustedes se acuerden la letra de las canciones que cantábamos juntos”, dijo emocionado el popular cantautor, que regresó para esta presentación de su retiro como artista y culminó su esforzada actuación con una versión de la más difundida de sus creaciones, “Si se calla el cantor”, acompañado por los otros participantes del homenaje.
Luego de presentar un par de sus temas más exitosos, Soledad reconoció el apoyo y el cariño de su público, al que agradeció el haberla aceptado con todas las limitaciones de la adolescencia, y anunció sus aspiraciones a seguir creciendo y madurando. Tal vez como símbolo de esa voluntad, introdujo pausas en el ritmo desenfrenado durante la primera parte de su recital, en una de las cuales compartió dos temas con la propia Mercedes Sosa, retribuyendo la invitación que la cantante tucumana le había hecho la noche anterior y sellando un encuentro que años atrás parecía inimaginable. El estilo característico de la Sole volvió a imponerse luego, acompañada por su hermana Natalia, con el aplauso y el baile del público, que la acompañó agitando sus abrigos, cuando, casi sobre el final, las dos hermanas reeditaron su característico revoleo del poncho.
La inserción del recital de Soledad en la mitad de la programación privó de buena parte de público no sólo al excelente cantante mendocino Pocho Sosa, que la seguía inmediatamente, sino incluso a quien se hizo merecedor del premio Camín de Oro. La honorífica distinción es entregada cada año, y esta vez le fue destinada a Vitillo Abalos, miembro de los legendarios hermanos Abalos. Junto a un grupo de jóvenes, Vitillo intentó reeditar aquel histórico estilo e incluso bailó el palapala, una danza tradicional santiagueña que rara vez puede apreciarse en escena.
La 48a edición del más importante festival del folclore argentino se iba extinguiendo así en la madrugada del lunes. El terreno ya comenzaba a quedar al descubierto en los campings y los puesteros desarmaban sus stands. En la terminal de ómnibus y en las rutas de salida se hacía visible el éxodo de los miles y miles de visitantes que partían.
Más allá de esta lenta caída en el letargo que durará hasta el próximo enero, más allá de ausencias y presencias, de debates entre tradición y modernidad, entre esencias y contaminaciones, entre arte y mercado, todo el desarrollo del festival fue una muestra palpable de la vigencia continuada del folclore argentino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: