LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

ENTREVISTA A CANDELA PEÑA

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en septiembre 30, 2006

Sobre la profesión más antigua


La española encarna a una prostituta en «Princesas», estreno de ayer. Aquí cuenta cómo se preparó para el papel.

DESNUDO. «Me he tenido que desnudar en bastantes películas. A medida que pasa el tiempo te das cuenta más de quién eres», dice Candela

El recuerdo le provoca carcajadas y Candela Peña no puede dejar de compartirlo en cada entrevista: durante su infancia en Gavé (Barcelona), un «castigo» le era frecuente. Apenas comenzaba a «molestar» a sus padres, era «metida de prepo en el cine de al lado». Sin percibirlo, la penitencia fue tomando forma de recompensa y Peña encontró en la actuación el «mundo» que buscaba: «Al principio me hice actriz para convencer al acomodador que me permitiera quedar. Luego, lo hice por las miles de películas que vi», bromea la protagonista de Princesas (de Fernando León de Aranoa).

Ganadora de un segundo Goya este año tras haber interpretado a Caye, una solitaria, frágil e infeliz prostituta en el filme que se estrenó ayer, Peña (33) también colecciona un par de títulos más con destacables actuaciones. (Ver Un largo camino).

Esta vez, le prestó el cuerpo a una historia de dos mujeres (una española y una inmigrante dominicana ilegal en Madrid), que en principio sólo parecen compartir el oficio más viejo del mundo (y su lado más brutal). Pero terminan en una amistad que mitiga tanta amargura y tanto rechazo. «Lo bueno es que la historia se centra en el vínculo, al margen de que esas mujeres sean putas. Habla de encontrar el refugio que estás buscando en alguien que al principio es lo opuesto», detalla la española. «Zulema (Micaela Nevárez) primero es la enemiga de Caye, la que viene a quitarle el pan. Después ambas encuentran refugio a sus penas, la primera persona, a la que le abren la puerta de su castillo imaginario», completa.

¿Qué pensás de la intención del director de retratar el mundo de dos prostitutas como el de dos princesas?

El derecho a ser princesas y príncipes lo tenemos todos. Al margen de lo que a uno se dedique. Las princesas son mujeres sensibles que notan cuando la tierra gira, que tienen nostalgia de lo que no ha pasado aún, que viven en castillos fabricados. Si buscas en un diccionario la definición de princesa, dice mujer del príncipe. Ellas, justamente, sueñan con él.

Hace tres años dijiste que las escenas de sexo y desnudez te generaban gran pudor. ¿Cómo resolviste el tema para afrontar esta película?

No me ha quedado otra que soltarme. Me he tenido que desnudar en bastantes películas ya. Y a medida que pasa el tiempo te das cuenta más de quién eres. Yo era más pequeña y pudorosa. Ahora sé lo que soy, lo que tengo, lo que cuento. En ese momento eran complejos. Ahora si están, están asumidos. En este cuento yo era una mujer con una herramienta de trabajo; el cuerpo. Y esa mujer debía ser muy libre. Lo logré.

¿Cómo te metiste en el mundo de las prostitutas para esta composición?

Tuvimos la suerte de asesorarnos con una asociación madrileña que ayuda a las «princesas» en su lucha. Normalmente los políticos hablan de eso, pero nadie se para a escuchar a estas mujeres. Nosotros fuimos a una casa de campo de Madrid donde ellas ejercen su trabajo.Y encontramos mujeres de todo el mundo. Gracias a esta asociación pudimos escuchar qué les preocupa y entender su lucha. Son mujeres como una.

Hay un tema muy latente que se aborda también en «Princesas», que es la inmigración desenfrenada en tu país…


Si, algo de lo que se habla mucho en el filme. Para mí es super respetable la gente que cruza el mundo entero por una mejor vida. Y desde ese lugar lo entiendo. Sé que la inmigración indiscriminada afecta a los países y que debe regularse, pero no puedo posicionarme en contra. No soy quien.

La historia es cruda pero parecer soltar un mensaje de esperanza. ¿Lo ves así?

Sí. La metáfora apunta a que aún a miles de kilómetros y de quien menos lo imaginas puedes encontrar a alguien afín, con quien rescatar tus entrañas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: